Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Policiales, Sociedad

“Cuento del tío”: la confianza, muchas veces, nos juega una mala pasada

La Policía compartió detalles de la modalidad, a fin de prevenir la comisión de estos delitos económicos.

 

El método más frecuente para estafar a adultos mayores es hacerse pasar por alguien conocido, lo que comúnmente se llama “el cuento del tío”. Establecida la relación, el delincuente abusa de la víctima y le sonsaca información clave.

 

Néstor Belini | coordinacion@eldiario.com.ar

 

“Allanamientos por estafa. Personal policial de la División Delitos Económicos, en la ciudad de Paraná, realizó dos allanamientos, en la tarde de este lunes. Secuestraron elementos de interés para el proceso investigativo. Los pesquisas realizaron diferentes tareas para esclarecer causas de estafas, modalidad cuento del tío. Con orden judicial requisaron dos viviendas de la zona oeste de la capital provincial, donde secuestraron aparatos telefónicos y prendas de vestir, por ser de interés para la investigación. En relación a los procedimientos, se identificaron a tres jóvenes mayores de edad quienes quedaron supeditados a la causa”. Así, escuetamente, el miércoles 14 se informó desde la Policía sobre una nueva estafa cometida con el clásico cuento del tío. Sin embargo, la modalidad exhibe rasgos que le quitan el candor o la inocencia que quedan velados por la denominación que le imprimió el saber popular a un delito que tiene como blanco preferencial a los adultos mayores.

EL DIARIO dialogó con Javier González, subjefe de la División Delitos Económicos, dependiente de la Dirección Investigaciones de la Policía de Entre Ríos. En la nueva sede ubicada en la intersección de Montevideo y Pellegrini, a tres cuadras de la peatonal de Paraná, la División comparte oficinas con otras dos áreas de importancia en la fuerza: Trata de Personas y Homicidios. Inmerso en la dinámica propia de la instalación en una nueva casa y la relacionada con delitos de la competencia del área, González reseñó que “la modalidad es la históricamente conocida como cuento del tío, le llaman así porque se hacen pasar por un familiar de la víctima, en este caso la víctima fue un jubilado de 85 años, ferroviario, que percibe una jubilación nacional. Recibió un llamado cerca de las 15, en la que quien llamó se hizo pasar por el hijo. Le dijo que estaba en el banco y que se estaba interiorizando porque se estaba devaluando el dinero, por lo que había que cambiarlo por dólares. Así comenzó el ardid, el engaño para tratar de convencerlo para que reúna el dinero que tenía en la casa. Le dijo que tenía que entregárselo a un contador del banco que él iba a enviar para retirar el dinero para hacer el cambio”.

Javier González, subjefe de la División Delitos Económicos.

Puesta en escena

El efectivo añadió que “este es el ardid más común y lamentablemente tiene siempre el mismo guión teatral. La víctima en este caso, cuando le dijo ‘habla tu hijo’, le dio el nombre del hijo involuntariamente; ellos trabajan con la psicología de ir sacando la información de la familia, involuntariamente, porque hay un abuso de la confianza a través del engaño. Se aprovechan de la gente grande que tiene el valor de la palabra y vulnerado esto, la persona juntó sus ahorros de su casa un monto de ciento cincuenta mil pesos y ocho mil dólares, un ahorro importante. La víctima me dijo que venía comprando dólares desde que estaban a trece pesos”. En la dinámica del hecho, González indicó que “el contador se hizo presente, siempre bien vestido, elegante, siempre tratan de dar una imagen en la que psicológicamente se trata de una persona agradable, bien hablada; el objetivo de este tipo de estafadores es el convencimiento, convencer para que en ese abuso de confianza, tomar el bien”.

Clave

¿Cómo no caer presa de esa maniobra tan efectiva de convencimiento? Es la pregunta a responder. Para González “la clave principal para no caer en este tipo de delito es estar informado y saber que existen este tipo de engaños. Siempre hay que estar atento porque la información hace a la prevención. Es bueno dar a conocer la modalidad, que no es la única, existen otras como el secuestro virtual, el cambio de tarjeta de créditos. Lo importante es no brindar datos a personas desconocidas, tales como número de tarjeta, de CUIL, de PIN, todo eso es como entregar la llave de la casa a una persona desconocida. En este tipo de caso del cuento del tío tratamos de que los abuelos estén atentos e informados que este tipo de relato o guión teatral existe y hay que estar informados. La difusión de los medios de comunicación es fundamental como herramienta de prevención”.

Modalidades

El extendido “cuento del tío”.

“Podemos decir que existen otro tipo de estafas como el premio virtual, donde llaman y le dicen que se ganaron un auto, un televisor o dinero, por haber tenido la cuenta al día. Eso no existe, nadie gana un premio si no participa voluntariamente y en forma personal se inscribe para acceder a aquel. También suelen decir que llaman de programas televisivos. Si no hicieron el trámite personal y tuvieron voluntad personal de participar no se debe acceder a ningún tipo de regalo” advirtió González.

Tras haber atendido el llamado telefónico del familiar de una víctima del cuento del tío, González continuó explicando las distintas modalidades que adopta el delito de estafa. “También están los secuestros virtuales donde se informa del secuestro de un familiar. Es gente que solicita dinero para su liberación. Acá hay que tener en cuenta que esto existe, que llaman a cualquier hora de la madrugada o a cualquier horario. Hay que corroborar bien que el hijo o el familiar están bien, sanos y salvos, corroborarlo con otro teléfono paralelo como un celular, porque la mayoría de los llamados son a teléfonos fijos de la casa”. También aconsejó que “hay que mantener la calma porque el accionar es totalmente emocional, trabajan con la emoción de las personas, con la congoja de pensar que hay un familiar que está en peligro, eso vulnera muchísimo, cualquier padre daría cualquier cosa porque su hijo no esté en peligro. Hay que estar informado, y si llaman al fijo hay que cortar e inmediatamente llamar al familiar que supuestamente estaría en peligro y uno se queda tranquilo que solo se trató de un engaño”.

Cibermundo

González precisó que “también suelen llamar para informar que están cambiando las tarjetas de crédito, se hacen pasar por empelados que requieren el número de tarjeta para hacer el cambio y esto implica que al darle la numeración de la tarjeta pueden cometer otros delitos como compras ilegales por internet. En esto es importante tener en cuenta, que la mayoría de las personas compran por internet porque encuentran productos mucho más barato y eso hace que se masifique la compra por internet. Hay que tener cuidado con la página a la que se entra. Hay que buscar una segura, que tenga todas las reglamentaciones y de efectivamente que es actual, porque hay muchas páginas que se clonan pero tienen errores como teléfonos que no coinciden con la página original y eso hay que chequearlo previamente”.

En relación a las nuevas tecnologías, que así como son utilizadas con fines altruistas y solidarios también lo son para cometer delitos. En este sentido, González manifestó: “Siempre trabajamos en conjunto, el trabajo en equipo da muchos frutos. Inteligencia Criminal es un área a la que enviamos todas las llamadas telefónicas para que puedan establecer qué líneas impactaron en el lugar de la víctima, tratar de oficializar mediante oficios judiciales el envío de información a las entidades bancarias, como así también a las empresas de telefonía para intervenir el teléfono y hacer la escucha correspondiente para saber de donde surgieron las estafas. También tenemos ingenieros en informática que hacen pericias en celulares, computadoras,  notebooks, incuso en rooters porque en estos soportes también queda información. Estamos capacitando personal constantemente porque la tecnología avanza in parar, por lo que se hacen cursos de cibernética. Tenemos que estar preparados para lo que se viene”, advirtió.

Mejor, prevenir

González resaltó que desde la fuerza se trata de “apuntar a la prevención, la Policía es totalmente preventiva. No hay que lamentar el después sino que hay que tratar de prevenir el delito. En este caso de los abuelos, que han trabajado toda su vida y tiene sus ahorros para tratar de vivir su vida tranquilamente, hacemos una prevención consistente en dar charlas en distintas entidades como PAMI, clubes de abuelos, lugares donde se reúnan y podamos darles información. Queremos hacerlo con el gobierno, que nos dé una mano a través del área de acción social donde se trabaja con adultos mayores, dar publicidad sobre este tipo de delitos para que nuestros abuelos estén atentos y advertidos”.

¿Qué hacer, entonces?

El “cuento del tío” es una modalidad de estafa en la que las víctimas suelen ser los adultos mayores, solos o indefensos, son el blanco más fácil para ser engañados.

Con el objetivo de alertar a la población para prevenir este tipo de hechos, se recomienda no brindar datos a personas que aduzcan ser un familiar, o estudio de abogados, banco, etc., ya que se busca entablar alguna conversación para requerir información sobre si tienen o no dinero en el domicilio.

Sencillamente, hay que cortar esas comunicaciones y, naturalmente, no abrir la puerta a desconocidos. Tampoco deben aportarse informaciones sobre datos personales o de familiares, domicilios, movilidad, números de teléfonos, etc.

Si se presentaran algunas de estas situaciones, se sugiere comunicarse inmediatamente con la Seccional Policial más cercana a su domicilio, o al 911 Emergencias policiales.