18.7 C
Paraná
miércoles, octubre 28, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Laboratorio paranaense desarrolla producción de ibuprofenato de sodio

    Es una droga que se utiliza en el tratamiento de fibrosis quística pero que podría ser efectiva también para pacientes de Covid 19. Aún está a la espera de la aprobación de ANMAT pero en algunas provincias ya se autorizó su uso compasivo.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    El tratamiento con ibuprofeanto de sodio para pacientes con Covid está en una fase experimental a la espera de ser aprobado por el ANMAT. En algunas provincias se autorizó su uso compasivo, es decir bajo prescripción médica antes que haya una prueba científica de su eficacia, y en la Legislatura entrerriana está en estudio un proyecto en ese sentido.

    Mientras tanto, en el laboratorio paranaense Lafedar se viene desarrollando desde hace un tiempo un proyecto para producir una fórmula de ibuprofenato de sodio como una alternativa en el tratamiento a pacientes con Covid.

    Aún así, hay especialistas que advierten que todavía no hay ninguna evidencia científica que pruebe la efectividad de ese tratamiento.

    La alusión a “uso compasivo” hace referencia a aquellos medicamentos que se administran a un paciente antes de que el fármaco haya recibido su aprobación oficial para esa indicación, o estando aprobado oficialmente, lo sea para otras patologías o indicaciones y no para la situación clínica del paciente.

    Experimental

    Por su parte, Pablo Esnaola, director de Operaciones del laboratorio Lafedar explicó: “En el marco de desarrollo de un paquete de productos muy dinámicos hemos desarrollados algunos productos indicados para Covid, entre ellos éste. Que vale la aclaración lo venimos trabajando desde hace varios años atrás atendiendo a que el mismo está indicando en otra patología respiratoria como es la fibrosis quística”.

    En declaraciones a LT 14, Esnaola señaló que “el producto está en su fase experimental, es decir no está todavía aprobado por el ente regulador que es ANMAT. En otras seis provincias lo que tienen vigente es una herramienta de uso compasivo que permite dispensarlo a través de la receta de un médico, pasando por un comité de ética, todo eso avalado por el Ministerio de Salud Provincial”.

    Con respecto a cuáles serían los efectos de esa droga, el director de Lafedar indicó: “Este medicamento tiene una función antiinflamatoria y estaría demostrada la función bactericida y viricida, de hecho tenemos unidades elaboradas que son las que están corriendo las pruebas de laboratorio y han sido muy satisfactorias. Tiene que ver con distintas etapas experimentales y apunta a una solución a este grave problemas que vamos teniendo porque a través de este medicamento lo que se ha visto en las pruebas es que evita el uso del respirador. Eso es muy importante porque cuando la curva empieza a crecer exponencialmente las terapias y los respiradores colapsan en cuestión de días”.

    Sin evidencia

    En declaraciones a EL DIARIO publicadas en la edición de ayer, el neumonólogo Luis Larrateguy aclaró que “no hay evidencia científica sobre el uso de ibuprofeno inhalado en seres humanos, porque nunca se realizó un estudio randomizado y controlado siguiendo las fases de investigación en humanos con normas GCP (Good Clinical Practice) por sus siglas en inglés. Hay una hipótesis médica publicada donde los investigadores proponen el uso comentando que han hecho experiencias en humanos pero que no las han publicado”.

    Al ser consultado sobre si el uso del ibuprofenato puede ser riesgoso para los pacientes respondió: “No lo sabemos porque nunca se ha probado en seres humanos siguiendo los lineamientos de una investigación seria siguiendo las buenas prácticas clínicas, luego de buscar en la bibliografía publicada. Sin un ensayo clínico correctamente diseñado (como se está haciendo con las vacunas para coronavirus donde ya estamos en fase III de investigación) no se puede decir que tenga efectos positivos o negativos  ni que sea nocivo o inocuo. En el caso de usarlo en forma “compasiva” tampoco lo sabemos porque no se lo compara con nada y se utilizan mientras tanto otros tratamientos coadyuvantes que confunden a la hora de evaluar resultados positivos o negativos. Por lo tanto, me pregunto: ¿por qué autorizar un uso compasivo de una droga aun no estudiada como se debe y no autorizar su uso dentro de un protocolo de investigación como se está haciendo con las vacunas? ¿Cuál es el motivo de autorizar el uso de esa forma farmacéutica sin contrastarla contra placebo u otro tratamiento como se hace con todas las drogas de uso humano?”.

    Lo más leído