24.8 C
Paraná
miércoles, octubre 28, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Vecinos de Sauce Montrull, preocupados por agresiones al ambiente

    Residentes de Sauce Montrull, agrupados en la ONG Asamblea por la salud y el ambiente de la cuenca Las Conchas se han comunicado con EL DIARIO para manifestar su inquietud por una serie de situaciones que ponen en riesgo la calidad del medio ambiente, del que las comunidades humanas forman parte. El desmonte y las fumigaciones están entre ellas.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    “No estamos en contra de los productores, que además son nuestros vecinos; sino que nos oponemos a que se afecte mediante un determinado sistema productivo el espacio que comparte una comunidad grande, como la de Sauce Montrull”, dijo Laura Folonier una integrante de la asamblea.

    La vecina se comunicó con EL DIARIO a través del envío de fotos y videos en los que explicaba las distintas situaciones problemáticas en el paraje.

     

    “Somos un grupo de vecinos autoconvocados que nos constituimos como asamblea en abril del 2019”, explicó Laura Folonier a EL DIARIO.

    –¿Qué es lo que están denunciando?

    –Realizamos una denuncia pública en torno a un desmonte en La Picada. Le exigimos al Estado, y al área de aplicación que le corresponda, que tenga una forma rápida y eficaz de intervención. Como se sabe, hay leyes que protegen nuestros bosques y nuestros árboles nativos; sin embargo están siendo arrasados. No entendemos por qué no se aplica la ley; por eso solicitamos que vayan al lugar y constaten que hay personas que están infringiendo la ley, y que se tomen las medidas correspondientes al caso.

    –¿Los productores son vecinos?

    –Sí; es la primera vez que hacemos una denuncia pública; porque no creemos que sea la mejor forma. No es lo que nos gusta, porque los productores son nuestros vecinos y preferiríamos no tener conflictos, pero lamentablemente no nos queda otra alternativa porque el Estado no cumple con su parte.

    Necesitamos que se tomen las medidas necesarias para construir espacios para el tratamiento de estos temas.

    De nuestra parte, estamos dispuestos a acompañar a aquellos vecinos que estén atravesando este tipo de perjuicios, ya sea por desmonte, pulverizaciones, u otras consecuencias de este modelo productivo. Estamos dispuestos a buscar las mejores formas de resolverlo, evitarlo, y exigirles a las autoridades que hagan lo que les corresponde hacer.

    En este caso, el desmonte fue cerca, dentro de la cuenca, pero si el incidente se produjera fuera de ella, del otro lado del curso de agua, y alguna persona de ahí nos pidiera ayuda estaríamos presentes igual. Porque entendemos que el ambiente es uno solo y no conoce de este tipo de límites y mucho menos de propiedad privada. Tenemos una responsabilidad frente a él todos los ciudadanos.

    –¿El problema abarca a todos los productores?

    –No, de hecho en el grupo hay vecinos que eligieron otras formas de producir, que tal vez estén más invisibilizadas, quizás porque no representan tantas hectáreas o su poder económico es menor. La misma realidad confirma que la tradicional no es la única manera de producir: hay que entender que no es la única alternativa para el campo el desmonte, los venenos, la producción de materia prima que se transforme en alimento para animales de otros países. También hay que decir que cada vez son más los que apuestan a este modelo sustentable.

     

    “Realizamos una denuncia pública, que afecta la cuenca del arroyo Las Conchas”, explicaron los vecinos. Foto: Mauricio Garín

     

    TRANSFORMACIÓN

    –¿Este problema que ustedes detectaron es el primero o hay una serie de situaciones similares?

    –El diagnostico que nosotros hacemos es que en estas últimas décadas se ha visto una transformación en la forma de producir en el campo asociada a la existencia de un paquete tecnológico. Es un combo por el que una misma empresa te provee semillas, fertilizantes y agroquímicos. El caso es que la contracara de esa comodidad es el enorme daño sobre el medioambiente.

    Todo esto también le da otro valor al campo y la producción; como todos estos insumos se pagan en dólares cada vez es necesario producir más cantidad, extraer más recursos del suelo, y expandir también la frontera agrícola; es decir lograr que más campos o que más lugares sean de uso agrícola, para lo cual se producen los desmontes que estamos denunciando.

    Todo esto nos afecta no sólo a nosotros sino también a los que viven en otras áreas.

    Toda esta pérdida de riqueza es una irresponsabilidad para con las próximas generaciones; por eso entendemos que es un momento en donde hay que repensar las prácticas agrícolas.

    –¿Qué otras preocupaciones plantean?

    –Otro tema que nos preocupa es que los cursos de agua también están afectados porque la erosión de los campos y los tóxicos que traen terminan en la cuenca de los arroyos y finalmente en el río. Por eso insistimos desde la asamblea en que debe parar el desmonte, la fumigación y las quemas en las islas.

    No puede ser que sea más importante la rentabilidad de algunos sectores que la salud de toda la población y que la única respuesta que nos den es que nos vayamos del campo.

     

    Identidades

    “¿Por qué se formó la Asamblea de vecinos por la salud y el ambiente de la cuenca Las Conchas?”, quiso saber EL DIARIO. “Somos un grupo de vecinos autoconvocados que nos constituimos como asamblea en abril del 2019”, indicó Folonier, antes de explicar que “nuestra mayor preocupación en ese entonces eran las derivadas de las fumigaciones y las pulverizaciones que sufríamos en nuestros terrenos donde vivíamos”. Luego recordó que “fue un año bastante intenso porque coincidió con el debate por la reglamentación de las distancias y condiciones para fumigar cerca de las escuelas”.

    Por último, precisó que “entonces fue cuando entendimos el problema no era solo local, nuestro, sino que involucraba a un montón de personas en distintos puntos de la provincia”.

     

    Lo más leído