11.8 C
Paraná
viernes, mayo 20, 2022
  • Nosotros
Más

    El Club Social de Paraná, la mirada de un experto

    Por Fernando Ponce

     

    Hacia principios del Siglo XX en la mayoría de las ciudades importantes de Entre Ríos se empezaban a levantar Clubes Sociales, de gran esplendor, y fueron con el paso del tiempo convirtiéndose  en centros de la vida social, política  y cívica.

    Los Clubes Sociales representaron la forma de apropiación de lo simbólico-cultural que tiene una ciudad; y ellos, salvo excepciones, han perdido su prestigio pues la sociedad no coincide hoy día con ese modelo de proyección socio-cultural y de ahí la  escasa repercusión o distinción que encuentran en sus acciones.

    La ciudad y las ciudades cambian, se transforman; la ciudad se va recreando y redimensionando y eso implica resignificar y reconstruir el sistema complejo de relaciones sociales, su dimensión histórica y los procesos de identidad.

    El 22 de agosto de 1904  se funda el Club Social de Paraná. En más de cien años de vida algunos de sus presidentes fueron: Faustino Parera, Samuel Parera Denis, José Pedrolini, Juan Chiara, Fortunato Parera, Filemón Díaz de Vivar, José Carlos Predolini Parera, Miguel Laurencena, César Blas Pérez Colman, Alfredo Giandana, Oscar Izaguirre, Mariano Iturriza, Fortunato Parera, Luis M. Iribarren, Francisco M. Ibañez, José M. Laurencena, Carlos Ferrari, Eduardo Salgado, José Carminio Castagno, Luis Goncebat Uranga, Enrique Mihura o Ángel Luis Moia.

    Desde lo arquitectónico, la fachada del Club Social es sobria y elegante.

    En 1814 Eusebio Hereñú, Comandante General de Entre Ríos dispone del solar que perteneció a Doña Gregoria Josefa Pérez Larramendi de Denis para ubicar su cuartel de tropas.

    A finales del Siglo XIX perteneció a Don Toribio Ortiz y hacia principios del Siglo XX era propiedad por sucesión de Doña María Parera Denis de Ortiz y también sede del Club Gimnasia y Esgrima. Toda la propiedad la compra la primera Comisión Directiva del Club y desde ese momento nucleará a la “alta sociedad” paranaense.

    La alta sociedad paranaense se convocaba para los grandes acontecimientos en los bellos salones del Club Social.

    El edificio provisoriamente se adapta a las nuevas funciones y se lo convoca al Arq. Bernardo Rígoli para la construcción y proyecto, donde también participaron los arquitectos de Buenos Aires Facciolo y Storti. Entre 1919 y 1931 el Club Social adquiere otros terrenos para ampliar sus instalaciones.

    Desde lo arquitectónico su fachada sobria y elegante presenta siete paños iguales, enmarcados por arcos de medio punto que conforman su frente. Luego aparece una logia, un espacio de transición entre exterior e interior y que servirá también como galería techada para observar el paisaje de la Plaza 1° de Mayo.

    La fachada remata en el centro con un frontón curvo, que acentúa el ingreso, que propicia lo que se llama “fachada telón” con un claro lenguaje italianizante.

    En el interior aparecen salones en torno a un vestíbulo principal. El salón de fiestas presenta una agradable y elaborada ornamentación al estilo francés en su decoración y donde se destaca la obra de Cesáreo Bernaldo de Quirós, “El payaso”, donada por su autor en 1934.

    También sobresalen otros salones como el salón comedor, la sala de bridge, sala de esgrima o el gran patio andaluz, hoy lamentablemente casi en desuso.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave