13.9 C
Paraná
miércoles, octubre 28, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Remiten a juicio por jurados una causa por tentativa de homicidio

    La jueza de Garantías Nº 6 Paola Firpo resolvió el martes 22 remitir a juicio una causa en la que se investigan los delitos de tentativa de homicidio y portación ilegal de arma de fuego.

     

    La causa se encuentra comprendida en el artículo 2 de la Ley de Juicio por Jurados, que establece la obligatoriedad de dirimir mediante jurados los delitos cuya pena máxima sea de 20 años, incluso en “su forma tentada y junto con los delitos conexos que con ellos concurren”.

    El artículo 2º de la Ley de Juicio por Jurados establece la obligatoriedad de aquel instituto y su competencia: “Deberán ser obligatoriamente juzgados por jurados, aún en su forma tentada y junto con los delitos conexos que con ellos concurren, los delitos cuya pena máxima en abstracto sean de veinte (20) o más años de prisión o reclusión.

    En el caso de concurso de delitos deberán ser obligatoriamente juzgados por jurados, cuando al menos uno de ellos tuviere prevista una pena máxima en abstracto de veinte (20) o más años de prisión o reclusión.

    La integración con jurados es obligatoria e irrenunciable, sin perjuicio de que son admisibles las formas alternativas de resolución de los conflictos hasta el momento inmediatamente antes de la fijación de la audiencia de voir dire para seleccionar al jurado”.

    Rafael Valentín Martínez, de 28 años, será juzgado por un jurado por los delitos de Homicidio en grado de tentativa y Portación ilegal de arma de fuego. El delito de Homicidio prevé penas que van de ocho a 25 años de prisión.

    En este sentido, la pena en abstracto a la que se enfrenta el imputado, sin perjuicio que en el debate se solicite una menor, habilita el acceso a aquel sistema en virtud de que éste comprende los delitos “aún en su forma tentada y junto con los delitos conexos que con ellos concurren”.

    Firpo resolvió remitir la causa a juicio “por entender que la Investigación Penal Preparatoria (IPP) se ha llevado adelante con regularidad y se han cumplido con los requerimientos legales o requisitos de la acusación”, tal como lo requieren las normas; también dispuso la prórroga de la prisión preventiva bajo la modalidad de arresto domiciliario, con tobillera electrónica, y las medidas coercitivas que le fueron impuestas el 12 de agosto de 2020, hasta la realización del Juicio por Jurados.

    Además ordenó el traslado de Martínez al hospital Gerardo Domagk, en Bajada Grande, “bajo segura y efectiva custodia, y por el término estricto que dure la entrevista”, para ser atendido por una psiquiatra.

    Fondo

    En la audiencia que se realizó el martes 22, la jueza le informó al imputado que no se iba “a discutir el fondo del asunto, ni el hecho y las pruebas, ya que eso va a ser juzgado en juicio por jurados conforme establece la Ley 10.746”.

    El hecho que deberán evaluar los ciudadanos que integren el jurado consiste en que el 11 de mayo de 2020, aproximadamente a las 20, Martínez increpó a NDE cuando éste se dirigía a la casa de su hermano DE, en calle F del barrio Bajada Grande.

    Según la acusación, como NDE hizo “caso omiso” al “llamado” de Martínez y continuó “su recorrido hacia la casa de su hermano”, Martínez lo interceptó armado con una pistola calibre 11.25, “sin ningún tipo de autorización legal, con numeración adulterada no legible y en condiciones inmediatas de uso”.

    La jueza Firpo resolvió remitir la causa a juicio por entender que la Investigación Penal Preparatoria se ha llevado adelante con regularidad.

    En esas circunstancias el imputado “gatilló en dos oportunidades apuntando a la cabeza de la víctima con intención de quitarle la vida. Así, por circunstancias ajenas a su voluntad, el proyectil no salió”.

    En la dinámica del violento hecho, NDE “intentó defenderse tomando un machete que estaba a su alcance en la finca de su hermano y poder quitarle el arma, y es allí en que resultó abordado por JMP, quien con la finalidad de atentar contra la integridad física de la víctima, le arrojó una piedra -tipo ladrillo- a NDE que impactó en su cabeza, ocasionando lesiones que requirieron el traslado al Hospital San Martín donde recibió cuatro puntos de sutura.

    Finalmente, los agresores se dieron a la fuga, abandonando Martínez el arma de fuego antes mencionada, que resultó secuestrada en la vía pública por los funcionarios policiales que habían concurrido por llamado de los vecinos que denunciaban disparos de armas de fuego».

    La teoría del caso de la defensa es que Martínez no tuvo la participación en el hecho tal como lo describe Fiscalía, sosteniendo en consecuencia su inocencia.

    No se opuso a la remisión solicitada por Fiscalía puesto que señaló que no fueron violentadas las garantías en la IPP, se evacuaron todas la peticiones, respetaron los derechos de su defendido, como así también se cumplieron con los requisitos que prescribe el Código Procesal Penal (CPP).

    Hizo “reserva de los planteos respectivos ante el juez que llevará el juicio por jurado” y respecto del ofrecimiento de pruebas “realizará el planteo que sea necesario en la audiencia de admisibilidad de juicio por jurado”.

    Dirimirán en un juicio por jurados una causa por violencia de género

     

    Lo más leído