20.5 C
Paraná
domingo, octubre 25, 2020
  • Entre Ríos
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    El plan Antequeda, puntal de escolaridad pública

    El plan Antequeda fue una estrategia que territorializó el proyecto de masificación de la enseñanza y la ocupación del centro de la escena del Estado como promotor de un cambio. Con esa guía, sembró la provincia de inversiones en infraestructura escolar, que se mantienen como verdaderos hitos patrimoniales.

     

    Escuela de Diamante.

    Mariana Melhem/ [email protected]

    El proyecto de país moderno, basado en la producción primaria, la ocupación del territorio por parte de una población compuesta en un alto porcentaje de extranjeros, necesitaba de un sistema que pudiera dar identidad y sentido de pertenencia. Para lograrlo se recurrió a la educación como equiparadora de oportunidades, conforme los preceptos de la Ley 1420 de educación común, gratuita y obligatoria.

    Esta Ley, de orientación netamente positivista, establece el carácter obligatorio, gratuito y gradual de la instrucción primaria y para su cumplimiento debía existir una escuela pública al alcance de todos los niños garantizando el acceso a un conjunto de conocimientos, así dice el Artículo 6°: “El mínimum de instrucción obligatoria comprende las siguientes materias: lectura y escritura; aritmética (las cuatro primeras reglas de los números enteros, y el conocimiento del sistema métrico decimal y la ley de monedas, pesas y medidas): geografía particular de la República y nociones de geografía universal, historia particular de la República y nociones de historia general, idioma nacional; moral y urbanidad; nociones de higiene; nociones de ciencias matemáticas, físicas y naturales; nociones de dibujo y música vocal; gimnástica, y conocimiento de la Constitución Nacional. Para las niñas será obligatorio además el conocimiento de labores de manos y nociones de economía doméstica. Para los varones el conocimiento de los ejercicios y evoluciones militares más sencillos, y en la campaña, nociones de agricultura y ganadería”.

    Escuela Mixta de Nogoyá.

    En Entre Ríos, se destaca la figura del mendocino Manuel Antequeda. Llegó a estas tierras para estudiar en la Escuela Normal de Paraná, recibió el diploma de Maestro de manos del propio Sarmiento y durante la gestión del gobernador Enrique Carbó se hizo cargo de la cartera educativa produciendo la mayor transformación del territorio con un modelo de alfabetización que llegó con infraestructura a los lugares más alejados.

    Los lineamientos del Plan Antequeda fueron los caballetes desde los que se tendieron los hilos para cimentar un programa que hoy sigue siendo referencia y que en pocos años modificó sustancialmente paisaje provincial.

    De hecho, a más de 100 años de aquellas inauguraciones, las obras no solo siguen cumpliendo con su rol inicial, sino que continúan representan un espacio simbólico clave en cada lugar donde se aloja.

    Escuela Laprida, de Victoria.

    Espacial
    Un recorrido por la publicación producida en la época, denominada “Album de Edificación Escolar – Provincia de Entre Ríos 1903 – 1913”, permite conocer cada proyecto, su autor, la empresa constructora a cargo, el donante del terreno y el monto de obra estimado para cada caso.

    Impulsados por el texto de la Ley Nacional y con un principio clasificatorio de neto corte enciclopedista se organizó a los edificios escolares de acuerdo a: cantidad de alumnos, tipos de formación, localización, entre otras clasificaciones. Se recurrió a profesionales encumbrados que materializaran edificios fácilmente identificables por su escala y diseño; la idea de prototipo, que permitiera replicar las formas espaciales y las tecnologías arquitectónicas de acuerdo a la geografía.

    Así se diseñaron escuelas prefabricadas en madera consistentes en un módulo que podía repetirse a medida que surgiesen las necesidades. O escuelas barco destinadas a las comunidades de islas. Con un detalle: todos estos establecimientos contaban con aulas, una biblioteca, un patio de juegos y gimnasia, además de la vivienda del director.

    Escuela Azcuénaga, de Pueblo Brugo.

    Programa en marcha
    Si bien existían antecedentes educativos sobresalientes como el Colegio Nacional del Uruguay o la Escuela Normal de Paraná, la obra desarrollada por Manuel Antequeda al frente del Consejo General del Educación, desde el punto de vista de la cantidad, variedad y cobertura del territorio, permite que las escuelas del Estado desplacen a las de gestión local, a las confesionales y a las creadas por las distintas colectividades de inmigrantes.

    Vale destacar que prototipos se proyectan en base a indicadores que ponderan el número de alumnos a albergar, la categoría de la institución (elemental, infantil o superior), a la capacitación que instruye (normal, técnica, agropecuaria), a la localización (rural o urbana) y con una distinción de género: de varones, mujeres o mixta.

    Fachada del plano de la Escuela de Rosario del Tala.

    Las tierras
    Por otro lado, los terrenos para la construcción fueron donados por particulares o por los municipios. Algunos edificios se levantaron en estancias adquiridas por el Estado como la que perteneció a la familia Febre, adquirida en 1904 para la Escuela Normal de Maestros Rurales Juan Bautista Alberdi, encargada de formar a los formadores de otras cuatro escuelas rurales en distintos puntos de la provincia, que se destacaron por avances científicos para la producción específica.

    Una de ellas fue la Escuela de instrucción agraria de Concordia que contaba, entre otras producciones con un viñedo, aparatos para la enseñanza de la vinicultura que hizo que el Gobierno Nacional, se encargara de la creación y sostenimiento del instituto enológico y enotécnico para que se desarrolle de forma exclusiva.

    Escuela Saavedra, en San José de Feliciano.

    Tipos, materiales y formas

    El lenguaje adoptado está en estrecha relación con el carácter simbólico que se le imprime a la escuela como “templo del saber”; es por ello que el repertorio del eclecticismo historicista será la expresión más apropiada de esta manifestación. La tecnología utilizada, en general, será de tipo tradicional: construcción en ladrillos, con estructura en perfiles de acero, de azotea o inclinadas. Los tipos prefabricados son de madera de Misiones, de ellos hoy se conservan muy pocos ejemplares como la proveeduría de la escuela Alberdi o la escuela de tablas de La Paz.

    Fachada del plano de la Escuela de Pueblo Brugo.

    Hito urbano
    En algunos lugares ha sido clave el rol de estas instituciones en la construcción del espacio urbano y de referencia, es el caso de la Escuela Cornelio Saavedra de San José de Feliciano, caracterizada por su configuración en tira que inicialmente constaba de 6 aulas y un salón de actos, la dirección, portería y cocina articulados por una galería orientada hacia el patio. A lo largo de su historia ha tenido ampliaciones incorporando, la vivienda del director y más aulas.

    Otro caso interesante es el de la escuela Azcuénaga de Pueblo Brugo, para 200 alumnos, que es el edificio más relevante del pueblo.

    Plano de las escuelas Belgrano de Paraná y y Laprida de Victoria.

    Parecidas y diferentes
    La Escuela Laprida de Victoria y la Escuela Belgrano de Paraná, comparten el mismo prototipo pero a la hora de ejecutarlo hubo que realizar las adaptaciones a los terrenos. Viendo los planos originales, se descubre la existencia de una mansarda que oficiaba como coronamiento y que en ambos casos fue demolida al poco tiempo de la inauguración por problemas de filtraciones.

    Las propuestas para Escuelas Superior Mixta, de Nogoyá, de La Paz y de Rosario del Tala, entre otras, presentan la particularidad de un volumen central de dos niveles, mientras una tira de un nivel a cada lado de dicho volumen configura el espacio de aulas, retirado el conjunto de la línea de edificación para dar paso a una verja perimetral con un jardín que oficia de fuelle. En el caso de Diamante hay algunas diferencias respecto a como se plantea el jardín y el acceso.

    Además de las que responden a tipos específicos, se destacan los casos singulares como la Escuela Castelli en Gualeguay, la Moreno en Paraná, la Belgrano en Concordia, Viamonte en Concepción del Uruguay.

    Plano de las escuelas de Paraná y Victoria.

     

    Lo más leído