22.8 C
Paraná
sábado, octubre 31, 2020
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Se sostiene con dificultad la atención de la salud sexual de los adolescentes

    Los consultorios y consejerías nunca cerraron, pero las chicas y los chicos no se enteraron y dejaron de concurrir. En los servicios públicos, el coronavirus impacta en la falta de personal. Pese a las complicaciones, se garantiza la atención integral y en urgencias y la entrega de anticonceptivos.

     

    LUCIANA DALMAGRO / [email protected]

     

    En el consultorio de adolescencia que funciona en el Hospital Materno Infantil San Roque en Paraná, la ginecóloga está en aislamiento preventivo, el obstetra está imposibilitado de concurrir desde el inicio de la pandemia y también están aisladas las enfermeras especializadas. Por estos días, sostienen el servicio una psicóloga y una enfermera del área de vacunación que se sumó a colaborar.

    Las dificultades generadas por la pandemia se repiten en todo el sistema sanitario y los dispositivos de atención de la salud sexual y reproductiva de los adolescentes no escapan a los problemas. No obstante, con esfuerzo y compromiso por parte de los trabajadores de salud y de las autoridades, la atención integral está garantizada, también las urgencias y no se interrumpió la entrega de anticonceptivos.

     

    MENOS CONSULTAS

    Romina Spoturno trabaja desde hace años en el consultorio de adolescencia del San Roque y es una cara conocida para el gran número de chicos y chicas de la ciudad que hicieron allí su primera consulta sobre su salud sexual, solos o acompañados por su familia.

    La profesional cuenta a EL DIARIO que está elaborando estadísticas sobre la atención durante la pandemia y comparte algunas impresiones. “Hasta ahora lo que voy viendo es que desde el 20 de marzo hasta el 31 de agosto se produjeron muchas menos consultas que el año pasado en el mismo período. Y, a diferencia de lo que ocurría antes de la cuarentena, ahora predominan las consultas sobre anticoncepción”, expone.

    La profesional atribuye esta merma lógicamente a la restricción de las salidas y a los problemas de movilidad, pero también a la falta de información. “El consultorio siempre estuvo abierto, pero los chicos y las chicas pensaron que solo se atendían urgencias y dejaron de venir”, explica.

     

    ATENCIÓN INTEGRAL

    Los adolescentes que llegan al San Roque, según relevó la profesional, son en su mayoría usuarios del sistema. Pero en esta época acudieron a la consulta muchos que no obtuvieron respuesta en los centros de salud de su barrio o incluso en su ciudad.

    “Vienen chicos y chicas que no son de la zona y hubo quienes viajaron desde el interior para la colocación o extracción de un dispositivo. Suponemos que son inconvenientes producto de la pandemia”, cuenta Spoturno.

    A los chicos y las chicas los recibe un enfermero o enfermera que abre una historia clínica y los orienta en la atención con los profesionales que corresponda. Se les brinda una atención integral interdisciplinaria. Nadie queda sin atención. Esa es la premisa.

    “Aprovechamos el contacto para ir más allá y los consultamos sobre la situación familiar, cómo van llevando el aislamiento, y buscamos soluciones para los problemas que plantean. También se observa su salud en general como puede ser salud bucal o la vacunación”, enumera la médica.

    Respecto a la entrega de anticonceptivos, explica la profesional que se busca evitar “el efecto kiosco”, con el paso previo por la consejería. Hasta el momento no hubo problemas de suministro de pastillas, dispositivos subdérmicos, dispositivos intrauterinos o preservativos.

     

    TRISTES Y FRUSTRADOS

    En el consultorio de adolescencia los chicos y las chicas encuentran un espacio privado y respetuoso donde se genera un vínculo de confianza. Además de sus dudas sobre salud sexual, en estos tiempos muchos cuentan que están tristes, que extrañan a sus amigos y hacer deporte o muestran frustración al no poder continuar con la escuela porque no tienen elementos.

    “También hemos dispuesto internaciones por sospechas de abuso, fuimos abordados por intentos de suicidio y se hicieron cirugías de urgencia. La interrupción legal del embarazo también está garantizada y con todos los dispositivos abiertos. Son derechos de los chicos y las chicas y el sistema funciona para garantizarlos”, cuenta Spoturno.

    Desde el servicio se alienta a los adolescentes a llegar hasta el hospital. “Los esperamos. No tengan miedo de consultar, no importa la orientación sexual que tengan. Vamos a acompañarlos y enseñarles cómo cuidarse para que puedan gozar de una sexualidad plena y responsable. Vengan que acá estamos”, concluye la profesional.

     

    Un sistema fortalecido

    El dispositivo de atención de la salud sexual y reproductiva de los adolescentes entrerrianos está compuesto por cuatro programas: Salud Sexual y Reproductiva y Salud Integral de los Adolescentes del Ministerio de Salud, Educación Sexual del Consejo General de Educación y Asesoría Territorial del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia.

    Así lo informa a EL DIARIO Lucía Grimalt, que está al frente del Programa de Salud Sexual y Reproductiva de la cartera sanitaria y cuenta también que trabajan en articulación con el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia, que incluye a las 12 provincias que presentan mayores índices de embarazos adolescentes, entre las que se cuenta Entre Ríos.

    “La pandemia nos encontró organizados, con la premisa de trabajar no desde el riesgo de contraer una enfermedad o de un embarazo no deseado, que es algo que aleja, sino con el eje en que las consejerías son lugares donde se brinda información sin tabúes y sin enjuiciar a nadie y donde se realiza un asesoramiento científico desde la perspectiva de derechos”, detalló la funcionaria.

    Con esa impronta se trabaja de manera articulada con los más de 300 efectores de salud que hay en la provincia, donde está presente el servicio de salud sexual y reproductiva y la dispensa de anticonceptivos y tratamientos de hormonización, acompañada de una consejería.

    Desde el inicio de la pandemia se definió a la salud sexual y reproductiva como un servicio esencial. “Esto habla de la transformación cultural e hizo que no se cerraran los centros de salud y se mantuviera la atención presencial”, explicó Grimalt.

    No obstante, informó que se tomaron una serie de decisiones acordes al contexto, como por ejemplo entregar anticonceptivos orales para dos o tres meses a quienes ya los venían usando, para disminuir la circulación, y también usar las redes sociales para mantener el contacto con los chicos y las chicas.

    También se trabaja en conjunto con los municipios, que se han encargado de coordinar traslados seguros para quienes precisaron atención fuera de su ciudad, y se continúa en formato virtual en las distintas capacitaciones que se imparten para personal de salud. “Por supuesto que por la pandemia todo se ve resentido, pero tratamos de sostener la atención y especialmente que no quede espaciada la dispensa de anticonceptivos. No es tanto el problema la falta de personal, sino que se instaló que estaba todo cerrado y se atendían sólo urgencias, pero es un servicio esencial y siempre está abierto”, completó Grimalt.

     

    Consejos por Facebook

    La disminución en el número de consultas impulsó a la médica Romina Spoturno a suplir en parte esta falencia con la publicación en su cuenta personal de Facebook de videos explicativos de algunos temas. Los chicos y las chicas que ingresan al perfil de Romina Spoturno pueden encontrar abundante material. También por ese medio recibe y responde consultas de los chicos y las chicas.

    La ginecóloga Romina Spoturno publica videos explicativos sobre métodos anticonceptivos en su Facebook personal.

    Anticonceptivos orales. “Siempre hay que usarlos con preservativo. Ante un olvido en las dos primeras hileras conlleva mayor riesgo de embarazo. Tomás la pastilla que te olvidaste cuando te acordás y la que te toca ese día a la hora que te toca. Ante un olvido de más de tres pastillas, tomá anticoncepción de emergencia y seguí con las pastillas más preservativo”.

    Implante subdérmico. “Alta eficacia, te cuida del embarazo. El éxito está en la colocación que se hace en la parte interna del brazo. Una vez colocado se puede palpar, pero no hay que generar fricción en la zona. Inhibe la ovulación actuando sobre la orden que libera el cerebro en forma de sustancias para que se libere el ovulo maduro en uno de los ovarios. Es importante saber que luego de la colocación te queda un hematoma que dura una semana. El implante te cuida tres o cuatro años. La extracción suele ser dificultosa. Se considera una cirugía y persiste un hematoma que debe ser controlado”.

    Anticoncepción inyectable. “Se aplica en el músculo del glúteo, es decir intramuscular. Es práctica de usar, ya que no depende de tu memoria, salvo una vez al mes. Es segura, tiene 99% de eficacia y evita 99 embarazos cada 100 mujeres. Se coloca del 1º al 5º día de menstruación la primera vez y luego continuamos con la misma fecha de colocación. La menstruación te viene aproximadamente 10 días antes de que te las vuelvas a colocar. Siempre hay que continuar el mismo día. Y siempre hay que usar preservativo para prevenir infecciones de transmisión sexual”.

    Fuente: Facebook Romina Spoturno

     

    Contactos

    En el Hospital San Roque se habilitó un número telefónico para consultas sobre salud sexual.

    El consultorio de adolescencia del Hospital Materno Infantil San Roque atiende todos los días de 7 a 13 en calle La Paz 453 en Paraná.

    Los chicos y las chicas pueden ir sin turno y se recomienda que lleguen lo más temprano posible.

    El área reclama desde hace años una línea telefónica propia. Actualmente, la comparten con el servicio de Otorrinolaringología.

    Los adolescentes que necesiten consultar pueden llamar al 0343-4230460 interno 327 o llamar directamente a ese número y pedir con el área de Vacunación, pero explicando que tienen una consulta sobre salud sexual.

    También está habilitada a nivel provincial la línea gratuita 0800 222 3444.

     

    Lo más leído