El trabajo barrial y la solidaridad de los vecinos en medio de la pandemia

119
EL DIARIO recorrió la vecinal que abarca a cuatro barrios de la ciudad entre las calles López Jordán, Francia, Almafuerte y Gobernador Crespo.

Como le sucedió a la mayoría de las vecinales, la pandemia afectó los planes de trabajo proyectados para este año; la Comisión Vecinal que comprende los barrios Paraná XX, Jauretche, Paraná XXI y 72 Viviendas no es la excepción.

REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

 

EL DIARIO recorrió la vecinal que abarca a cuatro populosos barrios de la ciudad entre las calles López Jordán, Francia, Almafuerte y Gobernador Crespo.

Si bien durante este tiempo la mayoría de las actividades se debieron adaptar a la virtualidad, la realidad de las vecinales demuestra que todos los días se debe trabajar en los barrios para poder seguir sosteniendo desde un alimento todos los días como así también el cuidado y mantenimiento de los espacios públicos.

En diálogo con EL DIARIO, el presidente de la Comisión Vecinal, Nelson Alarcón, expresó que “se viene trabajando muy bien con la Dirección de Servicios Públicos de la municipalidad con una asistencia permanentemente a toda la vecinal”.

López Jordán es una de las calles que bordea la vecinal, con importantes deterioros y muy descuidada en los últimos años, principalmente entre Almafuerte y Francia.

Lo más importante que EL DIARIO pudo rescatar en su recorrida fue la solidaridad de los vecinos y el compromiso por parte de los integrantes de la comisión vecinal para mantener en condiciones el barrio.

Dentro del barrio Paraná XX se encuentra el comedor comunitario “Los Conejitos” que entrega la vianda a más de 160 familias todos los días.

Sobre la transitada López Jordán, a escasas dos cuadras de avenida Almafuerte, se encuentra el Salón de Usos Múltiples de la vecinal que es sede de distintas actividades culturales y talleres que se desarrollan en ese lugar. Durante este tiempo, la pandemia perjudicó el desarrollo de algunas propuestas que estaban programadas, aunque hay muchas expectativas de poder volver en un tiempo no tan lejano.

Nelson Alarcón asumió a la presidencia de la vecinal el pasado mes de diciembre y explicó a EL DIARIO que todavía no se pudieron reactivar las actividades en el salón.

SERVICIOS.

Consultado sobre los servicios municipales con los que cuenta el barrio, Alarcón señaló que “en lo que es recolección de residuos estamos bastante bien, aunque nos estarían faltando unos cinco contenedores para el barrio Jauretche y después en todo lo que es el barrio Paraná XX tenemos 14 contenedores y estamos bien”.

Según indicaron los vecinos, desde el municipio se prometieron nuevos contenedores de residuos que serán distribuidos en la zona para poder armar un circuito de recolección dentro del barrio y fundamentalmente para que la gente deje de tirar basura en el arroyo.

En relación al servicio de agua potable y cloacas, el entrevistado expresó que “se encuentran bien sin inconveniente y el servicio de cloacas está funcionando perfectamente”.

“En lo que es iluminación pública creo que tenemos una de las mejores unidades en ese sentido, se puede ingresar a la noche y parece que estuviera de día con la iluminación led en su totalidad”, subrayó.

Nelson Alarcón, presidente de la Vecinal. FOTOS: Marcelo Miño

El arreglo de las calles que rodean a los barrios, como así también de las calles internas, es una de las necesidades inmediatas que sufre la vecinal, con reclamos permanentes de los vecinos. “Hay calles que se encuentran muy deterioradas y necesitamos su arreglo o bacheo” reclamó Alarcón y agregó: “Estamos en lista de espera de algunas garitas para que sean colocadas en algunas paradas de colectivos que tiene el barrio”.

Durante los últimos meses el mismo presidente de la vecinal, en conjunto con otros integrantes de la comisión viene realizando tareas de limpieza y mejoras en las distintas calles y veredas del barrio con el objetivo de mejorar su aspecto.

INSEGURIDAD.

Es uno de los problemas históricos que tiene esta zona de la ciudad, si bien se realizan operativos y controles permanentemente la tranquilidad para todos los vecinos sigue siendo una deuda pendiente. Si bien la inseguridad no tiene que ver fundamentalmente con robos, en la mayoría de los casos se producen enfrentamientos entre vecinos de los diferentes barrios.

“Estuvimos complicados en algunos momentos por rivalidades de bandos de los distintos barrios y tratamos siempre de apaciguar los conflictos que se producen. Estamos para el servicio de la comunidad pero es lamentable que por ahí tengamos rivalidades entre los barrios”.

Mucha historia

Los Conejitos es uno de los centros comunitarios más antiguos que tiene la ciudad de Paraná, con mucha historia por contar. La familia Alarcón lleva más de 26 años realizando un trabajo permanente en ayuda a los vecinos de distintos barrios que se acercan a buscar la vianda todos los días.

El comedor Los conejitos es un símbolo para el barrio en donde miles de gurises pasaron por el lugar para realizar diferentes actividades o compartir un lindo momento en las fechas especiales.

“Tenemos una trayectoria familiar de más de 26 años al servicio de acción social y tenemos más de 160 familias que vienen a retirar la comida todos los días y no solo de nuestro barrios sino también del Lomas del Mirador, 4 de Junio, entre otros”, destacó Nelson, hijo de “Pelusa” Alarcón, uno de los fundadores del comedor comunitario.

Lamentablemente este fue otro de los lugares que se vio muy afectado por la pandemia ya que antes de que aparezca el Covid-19 se dictaban diferentes talleres con una posibilidad de aprendizaje y formación para los jóvenes. De todas maneras, se sigue proyectando, y en ese sentido, Alarcón adelantó que “tenemos un proyecto de gimnasio para lograr que los chicos vengan a realizar deportes, puedan comer y se puedan bañar en el mismo lugar. Somos más de 14 personas quienes trabajamos en el merendero y todos tratan de colaborar para poder servir la comida todos los días”, concluyó.