Rural

Coembotá, una pasión de 50 años

La cabaña de Calderón cumple medio siglo de vida y lo celebrará a puro remate. La subasta se desarrollará el sábado 1 de julio.
Agrandar imagen
Los ganaderos suelen decir que la ganadería es una pasión. Y esa pasión, las más de las veces, es difícil de entender para quienes están fuera de esa actividad y sólo ven ella una cuestión económica.
Andrés Francisco Calderón, Pancho, es uno de esos apasionados por la ganadería. El hombre, profundo conocedor de la producción pecuaria y experto en la raza Aberdeen Angus, puede hablar horas y horas de una actividad que en los últimos años atravesó momentos difíciles pero que, hace un tiempo, recobró fuerza y tiene un horizonte esperanzador, con nuevos desafíos por delante.
Pancho, su hermano Aldo y sus sobrinos Francisco y Magdalena Calderón viven en este 2017 un año muy especial dado que la cabaña Coembotá, ubicada en el departamento Victoria, cumple las bodas de oro. El aniversario será celebrado, como corresponde, con un remate especial el 1 de julio próximo en la feria María Dolores, de General Ramírez, en donde saldrán a la venta vientres y reproductores bajo el martillo de Etchevehere Rural SRL.
Los inicios
Coembotá, voz guaraní que significa amanecer, cumple 50 años como cabaña criadora de Angus, una de las principales razas carniceras del país, y Pancho Calderón, en diálogo con EL DIARIO RURAL, hizo un repaso de la historia de la cabaña, que es la historia de la familia Calderón.

– ¿Cómo se llega a estas bodas de oro?
– Desde muy joven abracé esta pasión por la ganadería, por criar animales. Me gustan las vacas. Me encanta ir para un lado y para otro buscando genética para mejorar y obtener planteles de calidad.
Para eso, claro, hay que estar encima de los animales.
Manejo
– ¿Cómo es el manejo de los rodeos en Coembotá?
– El manejo de los toros es el mismo que el de los novillos, es el mismo inverne. Después nuestro objetivo es buscar siempre la eficiencia tanto en los novillos como en los toros. Tratamos de vender los novillos a los dos años, diente de leche, dos dientes.
En esta actividad hay que tener mucha paciencia, mucho orden en el manejo de los rodeos y de los campos.
Mi familia me apoyó mucho, sobre todo mi hermano Aldo, que es mi socio. Nos apoyamos mutuamente porque también él tiene mucho que ver en esto. Desde hace dos años, además, están mis sobrinos –Francisco y Magdalena– que me ayudan y también están al frente de todo este trabajo.
Y, por supuesto, el personal –el que menos tiempo hace que trabaja con nosotros lleva 20 años– que ya es parte de la familia, y día a día están en todo: viendo los novillos, viendo si las vacas están en celo, y cuidando los terneros.
Esto nos entusiasma cada vez más y, por eso, creo que llegamos a los 50 años… Me parece mentira…

– Y los festejan con un remate especial en María Dolores.
– Sí, es el tercer año de remate con la familia Etchevehere. Son nuestros amigos y no tengo más que palabras de ponderación para ellos porque, aparte de ser amigos, tenemos una confianza bárbara. Ellos serán los encargados de hacer el remate del 1 de julio en la feria María Dolores, de General Ramírez. Ojalá mucha gente vaya a María Dolores para ver la calidad de lo que estamos produciendo.
Eficiencia
– Cuáles son los índices de preñez en Coembotá?
– Para tener buenos índices de preñez lo principal es poner atención en los rodeos de cría. Creo hay que estar sobre el rodeo, siempre.
Este año tuvimos el 85% de preñez, pero los índices nunca bajan del 80%. Y no se trata de tener buenos campos porque acá en las mejores tierras están la agricultura y los novillos, y los toros invernando.
Hay un cuidado permanente y un manejo sanitario con nuestros dos veterinarios que siempre están encima de los animales: el doctor Leonardo Gallino –que empezó en 1967 con papá– y el doctor Fabián Reggiardo que hace 10 años está con nosotros y es el encargado de toda la parte de reproducción. Es gente muy minuciosa, el semen que compramos es de primera y los toros son evaluados constantemente en el campo.
Otro punto relevante es la sanidad. Gallino y Reggiardo están continuamente al tanto de lo que pasa con los rodeos. Tener buenos índices de preñez no es otra que estar siempre atentos.
Lo peor
– En 50 años seguramente pasó de todo, ¿cuál fue el mejor momento de la ganadería y cuál el peor?
– Estos últimos años fueron un desastre porque no tuvimos apoyo de nadie. Los que seguimos en la ganadería somos los que tenemos pasión por esto y tratamos de cuidar nuestros recursos porque, discúlpenme, me parece que esto es hacer patria. La genética no se hace de un día para el otro, lleva años, hay que mantenerla, hay que invertir. Si en esos años uno liquidaba todo, perdía todo, y después no se puede volver.
Hoy la cosa mejoró.

– ¿Cómo está hoy la ganadería?
– A mí me parece que los precios de la ganadería están bien, lo que pasa es que los costos se fueron a las nubes y hay que manejar toda esta ecuación para que cierren los números. Y la clave, para mí, está en la eficiencia.
Ante estas situaciones cada vez hay que ser más eficientes porque si una vaca no queda preñada y un novillo no gana kilos es tiempo perdido. Por eso la eficiencia es fundamental.

– Los aniversarios redondos invitan a repasar todo lo que se ha hecho, a reflexionar. ¿Qué momento fue el más importante en estos 50 años?
– El momento más importante fue cuando empiezo con la cabaña y me pica el bichito de salir a las exposiciones, algo con lo que mi padre (Carlos Calderón) no estaba de acuerdo. Me dijo: “Me parece que es una locura lo que querés hacer, pero date el gusto”.
Salí entonces, en 1974, con cuatro animales a la exposición de Concordia, que era la segunda del país. Recuerdo que unos días antes había venido acá Marcos Aguirre, inspector de Angus, y me dijo “tenés un toro que anda bien, animate y andá”. Y marchamos hacia Concordia.
El jurado era Ignacio Corti Maderna, un gran profesional, y el primer día ganamos el primer premio; al otro día saco el campeón dos años y al tercer día saco el gran campeón de la exposición. Para mí fue una sorpresa muy grande y me alentó a seguir con esto y hoy llegar a los 50 años.

– ¿Qué dijo Calderón padre después de ese logro?
– Lo llamé a Victoria para darle la noticia, se fue a Concordia para las ventas y me felicitó. Pero me dijo que “ganar no es saber, no te vayas a creer que te vas a llevar todo por delante… y espero que también aprendas a perder porque te metiste en algo bravo”.
Pero yo tengo pasión por esto, por el campo, por ver las vacas y los terneros nacidos, ver un buen lote de vaquillonas e ir a los remates, comprar animales.
Tuve una gran mano, en 1970, cuando Horacio Gutiérrez me regala cien dosis de semen del mejor toro padre que él tenía. Y ahí arranco y llego a tener el puro controlado que tengo hoy.

– ¿Cuál es mejor la raza? ¿Angus o Hereford?
– ¡Qué pregunta! Las dos son buenas. ¿Y sabe por qué? Porque como invernador no tengo que discriminar ni una ni otra.
El remate
Mientras, Arturo Etchevehere, socio gerente de Etchevehere Rural SRL –la firma encargada del remate especial del 1 de julio en María Dolores– le dijo a EL DIARIO RURAL QUE “la amistad con Pancho (Calderón) son los 47 años de Etchevehere Rural. Pancho es un producto bien de campo adentro, vivió siempre en el campo. Y Coembotá, que en guaraní significa amanecer, para Pancho es la historia de su vida. Y lo merece porque es uno de los hombres que más sabe de Aberdeen Angus en el país”.

El éxito del remate, a juicio de Etchevehere, “está garantizado porque vienen amigos de todas partes y en consecuencia nuestra tarea como consignatarios se ve aliviada. Le gente viene sola al remate, no hay que buscarla”.

– ¿Cómo van a andar los precios el 1 de julio?
– Los precios, me parece, van a mejorar. La torada está mejor presentada que el año pasado, tiene mayor desarrollo. Es muy superior a la del último remate.
Creo que a pesar de que los campos de cría están castigados por el exceso de lluvias, el cambio de reglas de juego –la eliminación de retenciones, el fin de las restricciones a las exportaciones y el tipo de cambio libre– modificaron el escenario para la ganadería. El dólar, es cierto, está achatado, pero son situaciones de mercado.
La subasta del 1 de julio
El sábado 1 de julio próximo, desde las 14, se realizará en la feria María Dolores de General Ramírez el Remate Aniversario 50 Años de la cabaña Coembotá, de Calderón, y saldrán a la pista 40 toros Angus –PP y PC de 2 años y 2 años y medio– y 250 vientres Angus –PC y MAS con garantía de preñez–. Participarán como invitadas las cabañas Unity SA y El Calá.
Las vaquillonas y vacas que serán subastadas están todas preñadas, y algunas con cría al pie y preñadas.
Se van a vender a 90 días de plazo y con un aliciente: quien compre 30 vaquillas pagará 29.
El manejo del rodeo
Fabián Reggiardo, uno de los dos médicos veterinarios de Coembotá, explicó que en la cabaña se trabaja con un plantel de puro controlado y de pedigree.

En materia reproductiva, precisó, se hace inseminación artificial a tiempo fijo a la totalidad de las hembras, con semen reconocido, y luego se hace un repaso con toros de pedigree, de la cabaña. Por eso todos los vientres tienen garantía de preñez. Al remate del 1 de julio va un lote que va a parir en primavera y otro lote de vaquillas que va a parir en otoño. Van con todas las garantías sanitarias.

Reggiardo, además, señaló que “se compran los terneros al destete, se hace un manejo intensivo –a campo pero intensivo– con silo de maíz, verdeos de trigo y raigrás, y se suplementan con rollos de alfalfa. Se venden para consumo alrededor de los 400 kilos.

– ¿Cómo se llega al 85% de preñez?
– Pancho, toda la familia y el personal están muy encima de la hacienda. Hay pasión. En la época de servicio, la hacienda generalmente está en buen estado, desparasitada, con la vacunas al día. Entran en buen estado a hacer la inseminación a tiempo fijo, que es muy importante, porque si no se fracasa. Después se hace un repaso con toros, pero la clave es estar encima de la hacienda todo el año. Este año logramos 85%.
La vaca que por alguna razón no queda preñada se evalúa y va a un servicio de invierno para parir en el otoño del año siguiente.


Danilo Lima
dlima@eldiario.com.ar
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.