Dos Florines

La juventud que apuesta a la empresa

Son empresarios de entre 18 y 40 años agrupados en Jóvenes Empresarios de Paraná, la pata joven del Centro Comercial. Definieron su agenda de actividades para el año que incluye el impulso a una ordenanza que ampare la act
Agrandar imagen
Jóvenes Empresarios de Paraná (JEP) funciona como un gremio que nuclea, contiene, asesora, capacita y representa a jóvenes de entre 18 y 40 años que realicen una actividad económica independiente en la capital entrerriana.

Con motivo de la primera reunión que mantuvo la institución este año, DOS FLORINES dialogó con su presidente, Waldemar González Oxarán. En una conversación que trascendió el temario de ese primer encuentro, tuvimos la oportunidad de, entre otras cosas, desentrañar tanto el funcionamiento institucional como los objetivos que se han fijado a corto plazo. La ocasión también sirvió para conocer el análisis de la situación económica que están atravesando los jóvenes paranaenses en sus emprendimientos.

El motivo que disparó la charla con el responsable de Jóvenes Empresarios de Paraná fue la primera reunión que la institución realizó este año, que tuvo lugar el pasado sábado 8 de abril, justamente para definir el plan de acción de cara a 2017.

Ya habiendo comenzado las actividades de las mesas de mayores, los jóvenes se dieron cita en la sede del Centro Comercial en una reunión abierta a quienes se ajustan al perfil de la organización. El eje de la reunión giró en torno a la bienvenida de nuevos integrantes y se programó una agenda con las actividades que ya se venían desarrollando durante el año pasado y las que quedan por concluir para éste. También se discutieron las nuevas iniciativas que se llevarán adelante durante 2017.

En este primer encuentro de JEP se fijó, además, el cronograma de reuniones que se dará la organización durante el año. De esta manera, la Comisión Directiva se reunirá cada 15 días, mientras que una vez al mes se realizarán charlas abiertas; la de la semana pasada fue la primera de ellas.

La institución trabaja junto a organismos estatales y privados. En relación a los distintos estamentos estatales avanzan, por ejemplo, en la formulación de ordenanzas y reglamentación de leyes ya existentes específicas para el segmento. En lo privado se trabaja en relaciones institucionales con los jóvenes de otras organizaciones “como para tratar de hacer fuerza en conjunto”, explican.
Proyección anual
El Centro Comercial e Industrial tiene un programa anual de capacitaciones a las cuales también se acopla la rama joven del organismo. A la vez desde JEP desarrollan sus propias capacitaciones, con la participación de especialistas en distintas disciplinas y tendientes a abordar temáticas de distintos segmentos.

Además de organizar rondas de negocios como una herramienta con la cual impulsar a sus asociados, para este año desde Jóvenes Empresarios de Paraná están gestionando ante la Municipalidad la posibilidad de tener un espacio físico dentro de las ferias de emprendedores que, en distintas fechas, organiza la Secretaría de Producción del municipio.

La iniciativa apunta a contar con un espacio un poco más amplio “que sirva a modo de showroom de las distintas actividades, para que quien presta un servicio lo pueda mostrar con un poco más de espacio, como así también quien fabrica muebles, por ejemplo, o para que los comercios puedan mostrar lo que comercializan”, explicó González Oxarán.

En ese sentido, el presidente de JEP agregó que el objetivo es “llegar al 19 de diciembre, que es el Día de Nacional del Joven Empresario, a organizar una expo joven de industria, servicios y comercio”. Justamente, la idea de abrir un espacio de participación en las ferias de artesanos tiene como propósito ir tomando conocimiento de la dinámica de estas actividades para poder llegar a realizar el evento a fin de año con mayor fuerza y con un recorrido realizado.

Por otra parte, otro de los ejes que buscan trabajar este año es la creación de dos nuevas secretarías dentro de la organización: una de Emprendedores y otra de Relaciones Institucionales. El propósito detrás de esto es abrir la participación a los jóvenes que tengan ganas de asumir un rol más activo dentro de la institución y con funciones concretas, pero sin agregarle gente a la Comisión Directiva.

En la reciente reunión, además, se comunicó la agenda de actividades que se van a mantener con funcionarios municipales y provinciales en torno a reglamentaciones de leyes vigentes y la discusión de una ordenanza que se está gestando de la institución.
Anteproyectos
Entre las metas que se han fijado para este año, desde Jóvenes Empresarios de Paraná están trabajando junto a la Secretaría de Producción de la Municipalidad en el armado de una ordenanza que ampare y beneficie a los jóvenes empresarios de la ciudad.

Se trata de un anteproyecto que busca apuntalar a jóvenes empresarios cuyos emprendimientos tengan un perfil más orientado al comercio, la industria y los servicios.

Según explica González Oxarán, esto se debe a que “si bien la ley provincial vigente puede aplicarse a varios rubros, está orientada fundamentalmente al sector agropecuario o primario”. Por eso buscan impulsar una normativa que apalanque a los sectores comercial, industrial y de servicios que son los que concentran la mayor parte de la actividad económica de la ciudad.

El anteproyecto avanza en puntos tales como reducciones de tasas para jóvenes que recién comienzan, crear una incubadora de empresas con espacio físico en donde estos jóvenes puedan desarrollarse durante los primeros años de actividad y la posibilidad de impulsar algún fondo o capital que asista en la fase inicial de la actividad.

El presidente de JEP señaló que “se ha avanzado en diálogos con el Secretario de Producción, Francisco Mathieu”, para darle forma a la iniciativa que prevén presentar en un plazo perentorio “una vez que veamos que no tiene ninguna cuestión de incompatibilidad”, de manera tal que no sea rechazada por cuestiones de aplicabilidad.

Cabe destacar que el proyecto sobre el cual están trabajando desde JEP está dirigido a jóvenes empresarios de la ciudad. González Oxarán adelantó que “en poco tiempo va a estar saliendo un proyecto de una ordenanza que apunta a emprendedores y artesanos” y diferenció que “si bien son todos emprendedores, nosotros nucleamos a jóvenes que están un poco más allá en su emprendimiento: quienes están pensando en pasarse de monotributista a responsable inscripto, o si toma o no un empleado, y no tanto a quienes están viendo si el negocio va a funcionar o no”.

De hecho, como señalamos previamente, la organización juvenil acaba de poner en marcha una Secretaría de Emprendedores “justamente para focalizar en su situación particular”, comenta su responsable. El dirigente explicó que “si, por ejemplo, realizamos una charla con un contador, el contenido para una empresa no puede ser el mismo que para un emprendimiento que recién comienza. Por ahí interpretamos como emprendedores a quienes están en la fase inicial de su proyecto, que todavía trabajan en relación de dependencia, pero que no viven de eso y están quizá buscando algún capital como para iniciar”, concluyó.
Las “empresas jóvenes”
Salvo con contadas excepciones, la gran mayoría de los sectores económicos del país tuvieron un 2016 con números negativos y si bien la economía comienza a mostrar indicios de recuperación en algunas de sus variables, parece haber consenso generalizado de que la reactivación está demorando demasiado.

Partiendo de esta situación, consultamos a González Oxarán acerca de su visión del estado actual de las empresas dirigidas por jóvenes y de las herramientas con las que cuentan para hacer frente a los avatares de la economía.

– ¿Cuál es la situación de los jóvenes empresarios en Paraná?
– La situación es muy variable y hay casos de todo tipo, dependiendo de la etapa en la que se encuentre cada empresa. El que ya está instalado en el mercado sufre las mismas consecuencias que cualquier otra industria, a causa del estado de la economía que está en recesión.
Este trimestre que arranca en abril viene con una pequeña mejora y un mercado que se viene abriendo un poco más, con algo de reactivación del consumo, pero una situación que dista mucho de la que experimentamos en 2014 y 2015.

– ¿Y las startups?
– Hay muchas ganas. Cada vez hay más jóvenes que tienen ganas de iniciar con su empresa y de emprender y están en la búsqueda de poder enganchar alguno de los créditos y ayudas financieras que actualmente hay disponibles.
A nivel nacional están bajando muchas líneas que se reproducen a nivel provincial y local. Lo que pasa es que están dirigidas a distintos nichos, por ejemplo la nueva ley de emprendedores que se votó el año pasado es una norma que apunta mucho a emprendimientos de base tecnológica. La ley Pyme, por su parte, apunta más a los responsables inscriptos, a quienes ya tienen cierta trayectoria; y después está es la nueva ley de créditos para monotributistas con una línea que establece un mínimo de 12% de tasa a 60 meses y si en el primer año, a partir de ese préstamo, lográs cambiar de categoría de monotributo mantiene la tasa del 12%, si no sube a un 19 como un incentivo a crecer.


– Más allá de la variedad de oportunidades, ¿cómo valoran la accesibilidad a estas herramientas?
– Los créditos a nivel nacional son los más complicados, la mayoría están canalizados por el Banco Nación, Banco Ciudad y Banco Provincia y para lo que es Entre Ríos esto se ve reducido sólo al Nación, ya que las otras dos entidades son de ciudad y provincia Buenos Aires.
En este sentido las líneas de crédito propiamente dichas están supeditadas a poder demostrar capacidad crediticia, con lo cual el emprendimiento tiene que estar muy bien ordenadito en sus papeles como para poder acceder al crédito bancario. Si bien son créditos con tasas subsidiadas están sujetos al crédito bancario.
Después están los programas como el Fondo Semilla que por lo general conllevan cierto grado de complejidad ya que se puede necesitar un contador, un abogado o alguien que te asesore muy bien para la presentación de esas carpetas, que son bastante engorrosas y terminan desalentando porque dan muchas vueltas y tarda mucho en llegar el capital desde que uno inicia hasta que accede al dinero.

– Claro, a eso me refería con la accesibilidad...
– Lo que sí está funcionando rápido es a nivel provincial y municipal. Los créditos a nivel provincial emanan de la Ley de Jóvenes Empresarios, que es canalizada por el programa Jóvenes Emprendedores. No están demorando mucho, generalmente demandan un proceso de dos a tres meses en donde se llena un formulario online a través de la página web de la Secretaría de Jóvenes Emprendedores de la provincia (www.entrerios.gov.ar/jovenesemprendedores) y ahí se sigue el expediente.
Por su parte, a nivel municipal hay varias líneas y la última que entró en vigencia es la del CO.PROM.EM, que son créditos hasta $250.000, en los cuales hay que presentar una garantía. Luego esa carpeta va un comité evaluador que analiza la factibilidad del proyecto y si el titular tiene la capacidad de poder acceder, se otorga el préstamo. Se trata un programa nuevo que está en su primera etapa.

– ¿Y qué rol juegan ustedes como institución en la relación con estos organismos?
– Más allá de que el año pasado estuvimos trabajando para vincular a los jóvenes empresarios con las instituciones que otorgan financiamiento, a partir de este año surgió la idea de hacer un proceso interno de evaluación de estas carpetas para luego derivarlos hacia los financiamientos que sean más viables, ya sea la Provincia, Nación o el Municipio.
El objetivo es que vayan de la mano de nuestra institución a gestionar esos créditos, primero para que no se sientan solos y segundo para que tengan otro peso ante las autoridades.
En nuestro equipo tenemos, por ejemplo, jóvenes que son administradores de empresas y que manejan muy bien la parte técnica de lo que tiene que ver con estudio FODA y las variables que puede llegar a arrojar el proyecto.
Esto se daría como paso previo pero a presentar el proyecto pero sin prometer nada, ya que nuestra función no es otorgar créditos, ni tampoco el objetivo es que la gente se acerque a la institución para recibir un crédito. Nosotros no otorgamos dinero, sino que lo que podemos hacer es vincularlos institucionalmente y colaborar con la capacitación y la representatividad.

– Hacen bastante énfasis en la representatividad...
– Sí, esto es algo importante porque alguien que trabaja de manera independiente considera que está solo y que si tiene un problema con un empleado o un cliente nadie lo va a respaldar. Así como el empleado tiene el gremio y el consumidor tiene a los organismos de defensa del consumidor, la institución que ampara y acompaña a los empresarios en la actividad económica independiente, son los centros comerciales, la Federación Económica a nivel provincial y Came en la órbita nacional.
Rubros
Entre los miembros jóvenes del Centro Comercial existen empresas de un amplio abanico de segmentos. El presidente de JEP señala que entre sus integrantes “tenemos chicos que prestan servicios de limpieza, de gastronomía, servicios de catering y hay varios que trabajan en madera. Recientemente se incorporó un integrante que tiene una metalúrgica, hay otros que trabajan en construcción en seco, que fabrican bolsas de polietileno o que fabrican pizzas congeladas. También hay transporte de carga, correo privado, emprendedores que están en el segmento tecnológico y el comercio es muy variado”, enumeró.

Esta variedad de rubros económicos es destacada desde Jóvenes Empresarios de Paraná como una fortaleza: “Lo bueno de permanecer en un grupo de estas características es que equivale a estar en una ronda de negocio constante. Al estar insertos en distintos rubros, continuamente te podés relacionar y generar vínculos comerciales de todo tipo”, subraya.

JEP representa a jóvenes entre 18 y 40 años que realicen una actividad económica independiente en la ciudad de Paraná quienes, para ser miembros, deben cumplir con una cuota (simbólica) de $15 con la cual, una vez de asociado, ya se es parte del Centro Comercial en la categoría joven empresario.

Más allá de la formalidad, el presidente de la institución remarcó que “no es que ingresan a la primera reunión y se les da una solicitud para llenar, de hecho preferimos que estén dos o tres meses viendo si realmente les interesan las actividades que desarrollamos. La idea es que se sumen sabiendo en dónde están y a qué nos dedicamos”, remarcó.tegrantes: presidente, vice, secretario, prosecretario y tres vocales. Además, actualmente son unos 35 jóvenes asociados los que participan activamente de la vida institucional.
Estructura
Jóvenes Empresarios de Paraná funciona bajo la estructura del Centro Comercial, una entidad que representa al comercio, la industria y los servicios en el ámbito de la ciudad y asocia a personas ya que es una entidad de primer grado.

Por su parte, la Federación Económica de Entre Ríos a nivel provincial y Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), a nivel nacional, son entidades de segundo grado que asocian a instituciones.

Esto significa que una persona no puede ser socia de Came, sino que tiene que ser miembro de una institución primaria asociada a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

Es decir que no existe Came Paraná o Came Entre Ríos, no obstante los empresarios locales gozan de sus beneficios, al estar representando a la provincia en Came y, a su vez, teniendo participación en la Federación Económica de Entre Ríos, representando a Paraná.
Juan Manuel Alzamendi
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.