Dos Florines

La Codepa busca reposicionarse volviendo a las fuentes

Codepa apuesta a esquemas de inversión innovadores para poder canalizar la renta financiera local en emprendimientos que brindan servicios a micros y pequeñas empresas, emprendedores culturales, Pymes de logística.
Agrandar imagen
La Corporación para el Desarrollo de Paraná (Codepa) se encuentra en un punto de inflexión. El errático andar de la última década ha puesto a la entidad empresaria –que creó la gestión de Julio Solanas hace casi 15 años para impulsar la participación del sector privado de la ciudad– en una situación de muy bajo interés social, difusos objetivos y misión inestable. Esto ha llevado a que en la última década, al menos, su incidencia sobre las políticas públicas haya sido casi nula y el empresariado haya dejado de considerarla una herramienta válida para el despliegue de estrategias para la ciudad.

Si bien es cierto que durante gran parte de su vida institucional fue cuestionada por su cercanía con el Ejecutivo municipal, hubo momentos en que logró concitar la atención a partir de trabajos técnicos interesantes sobre la vida económica local y contó con el compromiso de los principales hombres de negocios de la ciudad. En los últimos años ha sido más bien su desdibujado perfil el que la ha colocado en un estado de latencia que la llevaría a su inexorable desaparición.

Alberto Jozami –un empresario vinculado al mueble, el mundo inmobiliario y la gestión privada en el deporte – sabe esto y lo reconoce de viva voz. Asumió en septiembre de 2016 entendiendo el esquema difícil que debería afrontar su gestión y le puso voluntad, quizá en la última oportunidad para la entidad.

Para esto –dice Jozami– identificó un objetivo claro y lo puso delante del carro: “Tenemos que volver a los principios fundacionales de la Codepa que no es otro que colaborar en la diversificación de la matriz productiva de la ciudad para generar empleo genuino”. Luego dice que entendió que había buena piezas en la entidad que permitirían formar un equipo de trabajo interdisciplinario que permitiera avanzar en las ideas más urgentes para el desarrollo de la ciudad y resolver problemas sensibles a partir de la inversión privada y contando al Estado municipal, provincial y nacional como facilitador de algunos procesos.

Jozami colaboró en la última gestión de Pablo Menna, y dice que no estaba de acuerdo con sus objetivos y ahora busca, a partir del debate, el consenso y la integración público-privada pensar en las micros y pequeñas empresas con ideas que “todavía son propuestas y que quizá se conviertan en proyectos si el viento de cola empuja estas iniciativas.

El empresario asegura que logró conformar cinco comisiones de trabajo con “excelentes y jóvenes profesionales” entre los que cita a ingenieros aeronáuticos, arquitectos, economistas, comunicadores sociales, especialistas en redes sociales, ingenieros agrónomos y otros, con los que trabaja on line para darle vida a las ideas y convertirlas en propuestas, a la espera de que se conviertan en proyectos. “Si ninguna de estas propuestas logra concretarse no nos sentiremos mal, porque creemos que tenemos que aportar ideas y en eso estamos”, confía el hombre que asegura que conversó con el Ejecutivo municipal –miembro fundante de la Codepa– y preguntó si su visión sobre la vida de la ciudad interesaba que fuera desarrollada para generar ideas.
Expectativas
“Cuando tomamos la conducción visualicé dentro de los asociados un equipo interesante para trabajar. Estábamos en el punto de disolverla o potenciarla. No era una herramienta útil hace apenas seis meses. En nuestro estatuto los socios fundadores son socios para toda la vida, empresas, universidades, pero no pagan cuota. Después están los activos, las empresas grandes, las medianas y las pequeñas, los benefactores que llamamos estratégico, el Municipio y los fundadores, que permanecen pero no participan. Presenté mi visión de lo que podíamos hacer en Paraná volviendo a los objetivos originales de Codepa que se habían diluido un poco con el tiempo. La idea fue ver qué necesita la ciudad, qué podemos liderar y qué proyectos debemos apoyar. Hay cosas que lideramos y cosas que apoyamos. En nuestro ADN no está ir a pedir al Estado y las cosas que lideramos debemos encararlas desde el sector privado, sí necesitamos que el Estado facilite”, asegura, resumiendo el espíritu de su proclama.

Mientras busca recuperar el espíritu de participación de los socios y trabaja en las propuestas, apuesta por reconstituir la trama institucional dañada y que la sociedad, el Estado y las empresas vuelvan a confiar en la entidad como un think thank para su despliegue.
Conformó una comisión de investigación, un grupo en planificación, otro en relaciones institucionales y el otro que todavía no ha entrado en acción pero que está preparando su plataforma es el de Inversión.

“Creo que tuvimos una gran convicción porque las reuniones directivas son masivas. En poco tiempo se ha logrado tener la mesa completa. Hay un núcleo duro que en seis meses realizó los lineamientos generales. Me voy contento de las reuniones. Yo soy socio fundador y estuve en la comisión directiva pero no estaba muy de acuerdo con la visión del presidente anterior. Y siempre dije que había que volver a los objetivos fundacionales.

Nosotros nos pusimos ‘pensar en Paraná’. Obsesivos por Paraná. No me interesa la zona, la región o la provincia: sólo Paraná”, remarca.
Su esquema de trabajo, según describe en una entrevista con DOS FLORINES en la que participó Emanuel Pagés, el responsable de comunicación de la entidad, se basa en detectar 10 ítems que demanda la ciudad y que les interesa a trabajar desde la Codepa.

“Tenemos una visión de Paraná sobre la conectividad aérea, los parques industriales, la infraestructura. Tenemos 10, y desarrolladas a partir de las necesidades de Paraná ver cómo podemos implementar acciones a partir de la inversión privada, con herramientas como fideicomisos. Pensamos que el dinero que llega de la Provincia o la Nación es bueno, pero tenemos que canalizar la renta de la ciudad para mejorarla. Yo no tengo relación comercial con el Estado y no soy proveedor. Creo en la iniciativa privada y con esa consigna trabajamos”, prescribe Jozami.
Esquema
Asegura que decidieron trabajar con el concepto de trabajo en equipo y detectaron diez oportunidades reales de inversión en Paraná, y las plasmaron en una carpeta con proyectos específicos. Las áreas son: producción, logística, turismo, recreación y transporte. Este es el corazón de las propuestas que están desarrolladas. Pero aseguran que lo que más urge hoy es trabajar con la ciudad y la provincia en el esquema de conectividad aérea a partir de las acciones que se desarrollaron con la llegada de las compañías aéreas Low Cost, y que no podemos equivocarnos en las rutas que se elijan para el desarrollo de la ciudad. En este punto se muestran muy activos y participando de las instancias nacionales donde se están decidiendo las rutas y las compañías.

“En 2017 avanzaremos en algunas de estas propuestas para convertirlas en proyectos, y no nos sentiremos frustrados si ninguna de estas propuestas avanza y se concreta, nuestro trabajo es detectar las oportunidades y buscar canalizarlas. Primero queremos demostrar trabajo realizado. En 2018 ejecutaríamos algunos proyectos y yo dije el primer día que en 2018 asumirá otra persona al frente de la entidad porque necesitamos que crezcan y se desarrollen nuevos líderes en la Codepa y en la ciudad”, prescribe el empresario.

Las ideas que presenta parecen interesantes. Queda la duda si la ciudad está preparada para iniciativas de este tipo, si tenemos los empresarios adecuados para correr estos riesgos y si la maraña de la burocracia –del Estado y la sociedad– no se antepondrá como lo hace ante cada idea que quiere germinar en la ciudad.
Ideas y propuestas para una ciudad dormida
Alberto Jozami tiene una carpeta preparada con las propuestas en carpeta. Habrá que ver cómo corren cuando sean lanzados en la cancha de la desidia que ha mostrado la ciudad todos estos años, pero todos nacen de necesidades reales de la ciudad y están basados en esquemas posibles, porque algunos ya tienen antecedentes en otros lugares. Todo está por verse en Paraná, pero aquí están las ideas con las que trabajan desde Codepa y con las que buscan reposicionarse en el concierto de las entidades empresarias de la ciudad.

1) Área privada para Micropymes
Es un espacio para Micropymes. Hay muchas empresas que quisieron radicarse en el parque industrial de Paraná y tuvieron problemas por los espacios, barreras, etc. Aseguran que necesitamos un espacio industrial independiente para micropymes. Dicen que enviaron notas a Aduver, a la Comuna y a los corredores inmobiliarios para ver la oferta de lotes que hay en la ciudad. Entienden que hablando con el secretario de Planificación del Municipio podría haber lotes públicos. “Vamos a la oferta privada que hay, y estamos esperando la respuesta de los corredores inmobiliarios de lotes de entre tres y diez hectáreas y las sumamos a las tierras fiscales que pudiera haber. Las consideraremos por las variables precio, la llegada de los servicios y por la ubicación. La Bolsa de Comercio y Entre Ríos Fiduciario armarían un proyecto que permita la inversión local para inversores locales, haciendo un esquema seguro. Esto no tiene que ir en contra de un plan estratégico. La idea es que 40 Micropymes tendrían un espacio, con una nave de 200 metros cuadrados para ser ocupado por su proyecto productivo. Estas 40 naves de 200 metros cuadrados tendrían un costo de construcción de 2 millones de pesos cada una, con terreno incluido. Eso sería adquirido por un inversor cualquiera que en vez de comprar un departamento para alquilar a estudiantes compra una nave para alquilar en 15 mil pesos a una Micropyme. La inversión final sería de 80 millones de pesos en un lote de 4 hectáreas. 12 millones de ese total se utilizarían para llevar los servicios y no comprometer a la Comuna en esa tarea”, describe el dirigente empresario.

2) Cluster industrial agroalimenticio
Esta propuesta es similar a la primera, pero destinada al cluster agroalimenticio que tiene la ciudad o puede recibir como inversión y que necesita espacios para desarrollarse. La ciudad necesita contar con un espacio para estas pequeñas empresas. “Se busca un espacio de 16 lotes especificados para este rubro. No puede ser que en el parque industrial tengamos industria química, asfalto, dulce de leche y fideos, todas juntas. En el mundo no existe nada más moderno que la sanidad agroalimentaria. Es un ordenamiento de empresas alimenticias. Aquí el problema es que los lotes serían más caros porque hay tratamiento de efluentes y otros gastos, y es ahí sí que aparece el esquema público-privado, con participación de la Nación y la Provincia con aportes. Acá es mayor el gasto. Tenemos que hablar con medio ambiente pero siempre con inversión mixta”, expresa Jozami.

3) Área de almacenamiento y distribución
Esta propuesta está pensada como un área inteligente segura de recepción, acumulación y distribución de mercaderías para empresas que comercializan sus productos en la ciudad, con servicios en común y adaptables a los requerimientos de la provincia. “Yo tengo un depósito a una cuadra y media del centro, y hay muchas empresas chicas que necesitan un espacio para mejorar su gestión”, dice el empresario. En este punto se trabaja en el mismo formato del anterior con inversión entrerriana permitiendo el desarrollo de la logística. Está pensado en módulos para todos los que necesitan galpones y no quieren cargas costos a sus empresas y asegurarse seguridad. “Estamos hablando de módulos de 200 metros. Es como lo que hizo Mizawak en Colonia Avellaneda, nosotros pensamos en pequeños comercios. La inversión sería privada y el plan de negocios asegura la rentabilidad cuando se convierta en proyecto”.

4) Centro de transferencia de cargas
“Charlando con Francisco Viñuales, presidente de la Cámara Empresaria del Transporte Automor de Cargas de Entre Ríos coincidimos en la necesidad de hacer una transferencia de cargas para el transporte. Aquí las empresas tendrían servicios en común, y es un anhelo del sector hace como 20 años. Es un centro de transferencia, lo mismo que hizo Ñandubay en Buenos Aires, pero aquí sería un servicio común. Con el secretario de Planificación de la Comuna estamos viendo que sea fijo por ordenanza para que lo tengan de por vida y no sea necesario cambiarlo en algunos años cuando vuelvan a quedar en el medio de la ciudad. Aquí serían unas 14 unidades. Son temas pensados para organizar los espacios logísticos de la ciudad”, describe Jozami pensando un esquema con un espacio dentro del ejido de la ciudad que mejore la circulación de la carga en Paraná con un esquema de inversión privada.

5) Mercado Concentrador Modelo
Se trata de la construcción de un nuevo y moderno mercado concentrador mayorista de frutas y verduras trasladando el existente. Asegura Jozami que este fue un pedido de la Comuna, aunque entiende que será complejo y trabajoso llevar adelante este proyecto que se basa en el esquema desarrollado en Trelew y que se aplicaría en el Mercado El Charrúa. “Con el mismo esquema de inversión privada la idea es hacer un mercado concentrador modelo. No queremos conflictos, ni pelearlos con nadie, pero son inversiones privadas. Acá el puesto sale muchísimo más barato. Hoy hay 40 puestos, nosotros pensamos en 60. Ese espacio es municipal, y se puede poner en valor para otra cosa, y eso dependerá de la idea del intendente”, expresa.

6) Centro cultural recreativo
Se trata de la ejecución de un moderno centro cultural que agrupe actividades artísticas y recreativas. Se utiliza como teatro, auditórium, zona de paseo, exhibición de todas las formas artísticas, lugar gastronómico y ampliar el abanico de atractivos turísticos de la ciudad. “Pensamos en un paseo tipo La Plaza, en Buenos Aires, con 12 galpones de 10x15 tematizados donde el inversor puede tener su lugar. Turismo nos dice de hacerlo en el Ferrocarril, pero nosotros queremos hacerlo donde la gente y el turista pueda ir”. Cada emprendedor cultural podrá adquirir su espacio o alquilarlo gracias a la inversión de privados que invertirán en la construcción de este espacio. .

7) Mercado del Puerto
La finalidad es tener un espacio fijo de ferias y exhibiciones y dejar de alquilar por 180 mil pesos una carpa cada vez que se arma una feria. “Esto va atado con el anuncio el ferry Buenos Aires - Asunción, que por ahora no tiene en cuenta Paraná. Estamos intentando que la conectividad de la hidrovía y que nuestro puerto sea escala necesaria. Mi papá y mi mamá fueron de viajes de bodas en el ferry que tomaron acá. Necesitamos ser escala de ese posible ferry. Y para eso sería fundamental que haya algo permanente en el Puerto, como el Mercado de Frutos del Tigre o Mendoza.

8) Pabellón de usos múltiples
Construcción de una nave a gran escala, con medidas mínimas de 60 x 90 metros con la característica especial de la versatilidad de funciones del piso, tribunas plegables y escenario fijo.
“Tuvimos una idea de estado único de Paraná, bienvenido si lo querían hacer, pero lo que necesita Paraná es un pabellón de usos múltiples. Pensamos en seis canchas de tenis o fútbol de salón. Intentaremos hacerlo en tierras fiscales. Sería el único salón en la zona donde se pueden hacer calendarios locales, nacionales, internacionales. Cuando viene el campeonato de veteranos de básquet se alquilan canchas de los clubes. Pero se podría hacer una cena grande, un encuentro religioso, y estaría ocupado las 52 semanas del año, y no seis como se pensaba con el estadio único”.
Conectividad aérea
Desde la Codepa entienden que hay que abordar urgentemente el tema de la conectividad aérea, las prioridades estratégicas y las mejores opciones en función de la llegada de las low cost y las rutas a solicitar. “Estuvimos desde el primer día en este tema. Hicimos distintas reuniones. Entrevistamos a funcionarios de Aeropuertos 2000, con el director del aeropuerto local, el interventor de LAER, consultamos a todos los organismos municipales. Hablamos con Turismo, con el Empatur, se puso en conocimiento al intendente y dos concejales –Gainza y González–. Consultamos a especialistas aeronáuticos. Se realizó a nuestro cargo el análisis de rutas rentables con una consultora. Lo analizamos a fondo. Y sabemos de lo que hablamos. Me fui a hablar con las autoridades de la Asociación Nacional de Aeronavegación. Nos inscribimos como oyentes y fui yo a la audiencia pública realizada el 27 de diciembre en Buenos Aires y fui el único de Entre Ríos. Nos reunimos con el secretario de la Gobernación, Edgardo Kueider, hablamos con el gerente de Avianca, señor Díaz, el que manejó el trato con Manzur en Tucumán. Nos relacionamos con la gente de Dietrich, de Transporte de la Nación. Nosotros consideramos algunas rutas rentables y desarrolladoras de Paraná. A) Paraná - Montevideo; b) Paraná - Asuncion; c) Paraná - Tucumán; y d) Paraná - Córdoba. La ruta Paraná - Buenos Aires no la consideramos porque compite con Aerolíneas Argentinas y nosotros necesitamos desarrollar otras conexiones y convertirnos en escala el turismo, como a Iguazú o Uruguay”, asegura Jozami que se encarga de explicar con sustento el motivo de la elección de cada ruta. Lo que entiende es que en forma urgente la ciudad debe abordar esta problemática porque se está decidiendo ahora y nadie tomó posición al respecto.

Autor: Gustavo Sánchez Romero

Etiquetas

Entidades
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.