megamuestra

Tecnópolis, invadida por los escolares

Este lunes, cerca de 9.000 chicos de todos los niveles de escuelas paranaenses arribaron a la muestra trasladados por el municipio local. También fueron establecimientos por iniciativa privada y escuelas del interior de Entre Ríos.
Agrandar imagen El triciclo de ruedas cuadradas, una de las atracciones de la muestra.
El triciclo de ruedas cuadradas, una de las atracciones de la muestra.
CRÉDITO: Sergio Ruiz.
Desde las 9 de la mañana de este lunes cientos de colectivos afectados al operativo iban llegando al predio de Tecnópolis Federal.

Alrededor de 9 mil chicos de todos los niveles de las escuelas de Paraná invitados por el municipio más escuelas que fueron por iniciativa privada y escuelas del interior de la provincia.

La mañana helada pero con sol y el río crecido dieron el marco ideal para el asombro.

Algunos contingentes ingresaban por la Plaza de las Colectividades a la Tierra de Dinos, donde los esperaban las rugientes moles prehistóricas, Tiranosaurio Rex, Triceraptos, Patagosaurio, Pterodáctilos, afuera y dentro de la carpa de Paleontología.

De algunos establecimientos escolares iban sólo los sextos años y otros, como la Escuela Nº 11 Provincia de Santa Fe, toda la escuela inclusive el nivel inicial.

Agustina, guía de uno de los predios donde hay instalado un dinosaurio (el patagosaurio fariasi) cuenta que a los chicos les fascina el Tiranosaurio Rex y el Pterodáctilo.

En tercer grado de la Santa Fe están fascinados con los dinosaurios, ellos estudiaron algo en la escuela y algo en su casa antes de la esperada visita a Tecnópolis.

En la carpa de la Paleontología, restos fósiles y dinosaurios, el quetzal es la estrella, el que más atrae a los contingentes.

DERRIBADORES DE MITOS. En la carpa de Paleontología hay un laboratorio. Allí, su encargada, Valentina, cuenta que dan la misma charla que en el escenario. A grandes rasgos derriban algunos mitos como los que los chicos consumen en películas como Jurassic Park.

“Algo que los sorprende es descubrir que los dinosaurios tenían plumas, que el velociraptor era pequeño, que no medía más de 50 centímetros, que tenía pico y plumas.

“Pero si lo mostrás así, se decepcionan y Steven Spielberg no tendría la plata que tiene hoy –bromeo Valentina-. Nosotros le contamos cómo era en realidad con evidencia científica fósil, así nos creen”.

ALGO DE HISTORIA. En la carpa con contenidos propios, había algo de la época en que Paraná fue capital de la Confederación Argentina, allí, los chicos de la Escuela Quirós se interesaban por la Paraná de los ayeres, al igual que en el observatorio.

PARA TODOS POR IGUAL. En la puerta de los Paisajes Celestes, un grupo de chicos de variada edad miraba extasiado meteros y mapas del cielo. Eran alumnos de cinco escuelas rurales del departamento Diamante.

“Ni siquiera llegan a ser aldeas”, dice Gladys, quien cuenta: “Somos cinco escuelas rurales que por iniciativa propia nos juntamos y armamos en pocos días el viaje a Tecnópolis para que los chicos conozcan. Son todos de Isletas y Costa Grande, la Escuela Nº 33 Nicolás Avellaneda de Isletas, la Nº 43 de El Palmar, la Nº 53 Ido Mateo Gieco de Molino Doll, la Nº 21 Florentino Ameghino, también de Molino Doll y la escuela privada Nº 143 de Isletas.

“Son 45 chicos en total y completaron con algunas mamás y algunos profesores también”, cuenta Gladys Schonnans, docente y directora de la escuela de personal único Nº 43 de El Palmar.

SALA MAYO. Es la sede de más asombro. Es la zona de la matemática, física, robótica, ciencia. Es un mundo de juegos que entusiasma.
Sillas que giran con las maniobras de una rueda de bicicleta.

Alumnos de la Escuela Nº 200 Soldados de Malvinas y de la Escuela Casiano Calderón se divierten y mucho. Casi al unísono responden: “A mí los juegos virtuales es lo que más me gustó”.

Allí hay hamacas con inercia, competencias de robots, competencia de bicicletas con ruedas cuadradas.

Se avistan unos avioncitos que giran gracias a la acción de la luz sobre los paneles solares que toman su energía. Éste es un juego para todas las edades, no hay límites.

En Tecnópolis Federal se pueden mover grandes pesos con la maravilla física de la palanca. Los chicos, venciendo cualquier predicción en contrario se entusiasman armando rompecabezas con las provincias argentinas y con una especie de ta-te-ti matemático.

En la última sala, Experiencia Sensorial, es la de ilusiones óptica y donde se puede “volar”.

A contraluz, con alas de pájaro se podía ver a decenas de chicos, imitar el vuelo de un ave. “Sentí una sensación indescriptible, como si flotara, copadísimo está”, dice Ian del Colegio Cristo Redentor.

Afuera, donde están apostados los medios nacionales, los chicos jugaban a ser periodistas por un día.

Tecnópolis Federal, una experiencia que no hay que perderse. Se puede ir solo, en familia, en pareja o con la escuela, el acceso es libre y gratuito y permanecerá en Paraná y Santa Fe hasta el 24 de junio.

PRESENCIAS. Algunas escuelas que pudieron “ser avistadas” por EL DIARIO, entre las miles de personas que circulaban por la zona fueron: Escuela Nº 11 Provincia de Santa Fe; Colegio Mercedarias; Escuela Nº 35 Cesáreo Bernaldo de Quirós; Instituto Cristo Redentor; la Escuela Nº 33 Nicolás Avellaneda de Isletas, la Nº 43 de El Palmar, la Nº 53 Ido Mateo Gieco de Molino Doll, la Nº 21 Florentino Ameghino, también de Molino Doll y la escuela privada Nº 143 de Isletas: Escuela Juan XXIII; Escuela Nº 200 Soldados de Malvinas y de la Escuela Nº 20 Casiano Calderón.
EL DATO
46.000

vehículos pasaron por el Túnel
Un total de 46.432 vehículos transitaron por el Túnel Subfluvial durante este fin de semana, informaron desde el área de tránsito del viaducto que une a las capitales provinciales de Santa Fe y Entre Ríos. El día de mayor fluidez vehicular fue el domingo 11 cuando se registraron 18.136 cruces, lo que marca un récord de circulación en una sola jornada en lo que va de 2017. Según se explicó, los picos máximos de circulación ocurrieron alrededor de las 15 horas en dirección Santa Fe – Paraná, y a las 20 horas en sentido inverso, es decir, desde Paraná hacia Santa Fe.
Objetos perdidos
Dos Micaelas sonríen detrás de un mostrador donde van a parar los objetos que los chicos y los grandes también pierden en medio del entusiasmo de la muestra.

Sobre todo bufandas, pero también mochilas terminan en ese stand al que acuden los solidarios que encuentran y los distraídos que pierden.

Temas:

megamuestra
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.