CORTE

Por una falla en Santo Tomé se cortó la luz en Paraná y Santa Fe

La falla se produjo en la estación Transener Santo Tomé, de 500 kv A las 23.03 de este viernes, un apagón afectó a toda la región del centro norte de Santa Fe y al centro este de Entre Ríos.
Agrandar imagen
empresa entrerriana Enersa informó que el corte del servicio eléctrico del viernes a la noche y sábado a la madrugada se produjo debido a una falla en instalaciones de 500 kv en la estación transformadora ubicada en Santo Tomé, provincia de Santa Fe. El desperfecto afectó a Paraná, Diamante y Santa Fe.

Enersa informó que a las 23:03 de este viernes se produjo una falla en instalaciones de 500 kV en la estación transformadora ubicada en Santo Tomé, Santa Fe.
El inconveniente, de carácter regional, afectó el suministro eléctrico a la vecina ciudad y, en Entre Ríos, a las localidades de Paraná, Diamante y zonas de influencia.

Detectada la falla, la distribuidora estatal procedió a asegurar rápidamente el suministro eléctrico, en una primera instancia, a los servicios esenciales (bombeo de agua, hospitales, bomberos, comunicaciones, policía, etc.), al tiempo que se iba reponiendo el servicio en forma paulatina desde otras fuentes de suministro alternativas.

A las 00:10 hs., el suministro eléctrico ya había sido repuesto en un 95 por ciento a toda el área afectada, restando solamente una zona en el oeste de la capital provincial (calle Ameghino y aledaños), cuya normalización se preveía a la brevedad.

El apagón había dejado a oscuras por distintos períodos a la ciudad de Paraná entera, a Oro Verde, a San Benito, a Diamante, Villa Urquiza, a Tezanos Pinto, además de la propia capital santafesina, Santo Tomé, Esperanza, Rafaela y Recreo, entre otros puntos.
El servicio se fue normalizando con el correr de las horas y a la madrugada estaba restablecido en un 90 por ciento, según informó Enersa.

Apenas interrumpido el suministro eléctrico, a través de las redes sociales desde Enersa se informó sobre la falla en la estación transformadora Santo Tomé en Santa Fe. “Afectó el suministro eléctrico en Paraná y zonas aledañas. Los servicios esenciales están cubiertos y se está reponiendo el servicio en forma paulatina”, se indicó.

A las 0.26, la última comunicación de la empresa informó que el servicio estaba restablecido en un 90 por ciento y que personal trabajaba en el distribuidor Ameghino.

QUE OCURRIÓ. Una falla en instalaciones de la empresa Transener SA, que cuenta con el monopolio del transporte de la energía eléctrica en todo el país, produjo el corte que duró más de una hora y media.

El apagón abarcó una enorme área que va desde la localidad de María Juana en el sur, hasta todo el norte santafesino (salvo General Obligado) y abarcó además, hacia el este, a las ciudades de Santa Fe, Rafaela, Esperanza y Paraná, con secuelas que se extendieron hasta la norteña Tostado, la costera San Javier (también Calchaquí) y las localidades entrerrianas de Oro Verde, a San Benito, a Diamante, Villa Urquiza, a Tezanos Pinto.

Una Estación Transformadora de la empresa Transener SA, ubicada en Santo Tomé, de 500 kV (kilovoltios), sufrió un desperfecto cuyas causas aún se desconocen. Dos de sus tres transformadores salieron de servicio al accionarse sus respectivas barras de aisladores, unas protecciones eléctricas que evitan males mayores.

La ET Santo Tomé, que forma parte del Sistema Argentino de Interconexión (Sadi), posee tres transformadores.
El viernes quedaron dos de ellos fuera de servicio y el tercero (que nunca fue alcanzado por el desperfecto) sirvió para alimentar a una parte de la zona afectada por el apagón.

Según consignó el diario El Litoral, fue por esa razón que los santafesinos supieron -mientras aguardaban a oscuras- que ya había energía en Esperanza, Rafaela, Paraná o Diamante, antes que en la capital santafesina. Obviamente la demanda y la potencia instalada en esas ciudades es considerablemente inferior.

Vecinos de la ET dijeron a El Litoral que desde la Ruta 19 pudo verse fuego en esas instalaciones inauguradas en la década del 70.
De acuerdo con lo que puede verse en las fotografías que circularon desde la madrugada de ayer, se trata de un pequeño foco en una de las barras de aisladores, en la playa de maniobras.

La gravedad del apagón puede graficarse del siguiente modo. La EPE presta un servicio de distribución (no de generación, ni de transporte) y toma la energía de cuatro puntos.

Uno de ellos quedó fuera de servicio en sus dos terceras partes. Es como si a un cuadrúpedo le faltara una pata.
Los nodos en los que el sistema nacional transfiere energía a la EPE son: Romang (desde allí se alimenta el departamento General Obligado, además del norte del departamento San Javier), Timbues y Pérez (en el departamento Rosario) donde se encuentra el 60% de la demanda eléctrica santafesina, y Santo Tomé.

A las 23 hs. la demanda registrada por la Empresa Provincial de la Energía de Santa Fe era -pese al calor de la noche y la agobiante jornada- de 1.537 megavatios en toda la provincia.

Con el apagón de tres minutos después se derrumbaron unos 400 megavatios (tan sólo en la provincia de Santa Fe), durante la hora y media que duró el corte masivo.
La cifra puede ser comparada con los 2.400 megavatios que se registraron en la EPE, en toda la bota, durante el récord de febrero de este año.

Rumores en las redes sociales
Las redes sociales, además de las eléctricas que opera Transener SA, demostraron durante la emergencia de anoche su condición voluble.
Asi, durante el apagón circularon en Santa Fe rumores de saqueos en el microcentro, que posteriormente se confirmaron como totalmente falsos.
La información que son capaces de brindar las redes sociales, estrellas de la comunicación de la última década, tienen los límites del rumor.
En el mejor de los casos, si la confusa lista de contactos de cada usuario lo permite, se podrá saber qué pasa sólo si el azar permite que se multiplique un mensaje cierto, acertado.

Por vía de la repetición, circula información falsa. En ocasiones se trata de meras acciones irresponsables, pero muchas veces bien intencionadas.
Por ejemplo: alguien cree que las cosas han de ser como piensa sin tener por qué preguntar a quien sepa, y procede sin más vueltas a dar rienda suelta a lo mejor de su ingenio en una expresión o una imagen que descarga su frustración con la poca batería con que cuenta su celular.
Y como en Santa Fe luz es igual a EPE, el resultado es conocido: aparecen memorables memes sobre la empresa santafesina, aunque esta vez no fue su culpa.

En otras oportunidades, los falsos anuncios son bastante menos inocentes. Ya no se trata aquí de activos usuarios de redes que braman por sus derechos y manifiestan sus temores, sino de algo bastante peor.
Anoche se divulgaron falsas alarmas sobre saqueos en tales o cuales comercios, que cesaron con el regreso del servicio.
Unos pocos minutos de normalidad bastaron para que esa ola de temores desaparezca. La experiencia demuestra que cada vez que hubo saqueos antes hubo rumores sobre su existencia.

Sin pilas para escuchar una estación de radio de AM, sin las destrezas profesionales para buscar fuentes de información segura (que también están en las redes), incrédulos o indiferentes frente a lo que digan los medios dominantes, los famosos internautas de las redes demuestran que no son más que receptores. Incluso, de su propia torpeza.
Fuente: EL DIARIO

Temas:

CORTE
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.