Cáncer infantil

Mensajes de esperanza para soñar una vida mejor

Para sensibilizar sobre el cáncer infantil, en Paraná, se dio un emotivo acto en el predio donde se construirá una sala de oncología, al lado del hospital San Roque.
En el día internacional de la lucha contra el cáncer infantil, la Fundación Crisálida junto a Fundación de Ayuda al Enfermo Hemato-Oncológico de Entre Ríos (FAEHER), el taller de inclusión Mensajeros de Francisco y Payamédicos se congregaron en el predio de Crisálida posee en la esquina de San Luis y La Paz, donde tiene proyectada la construcción de la primera sala de oncología de Entre Ríos. Una vez concretado, el proyecto posibilitará que los niños con cáncer puedan llevar adelante su tratamiento en la provincia, evitando largas estadas en el hospital Garrahan, en la ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La jornada pretendió seguir reforzando la concientización acerca de la importancia de la donación de sangre, que es fundamental para los niños que padecen la enfermedad. Para ello, los integrantes del taller de inclusión Mensajeros de Francisco llegaron con guirnaldas formadas por gotas de sangre realizadas en goma eva que fueron colgando desde el predio y hacia los árboles que están frente al hospital San Roque.

“El año pasado colgamos grullas y para hoy decidimos multiplicar las gotas de sangre para que la población dimensione la importancia que tiene la donación para todos aquellos que deben ser sometidos a los tratamientos contra el cáncer”, indicó a EL DIARIO Sandra Villalba, quien está al frente del taller de inclusión que integra a jóvenes ciegos y con discapacidades motrices.

“Los chicos se entusiasmaron mucho con la actividad, a través de la cual queremos transmitir nuestros acompañamiento a los niños enfermos y a sus familiares, para que sepan que no están solos”.
Sueños que se concretan
En el inmueble situado sobre San Luis 435 se habilitó una puerta de ingreso donde la Fundación Crisálida comenzará a hacer realidad un sueño acunado durante años.

“Este es el predio donde vamos a construir la sala de oncología para los chicos con tumores sólidos y así dejarán de viajan a Buenos Aires para hacer su tratamiento”, destacó Laura Petrucci, presidenta de Crisálida.

Esta millonaria obra será financiada con fondos nacionales. Mientras tanto, a fines de marzo comenzará la construcción de tres locales comerciales, dos de los cuales serán alquilados y uno quedará transitoriamente como sede de la institución. Estos trabajos demandarán unos 8000.000 pesos y serán costeados con fondos propios.

En Entre Ríos las estadísticas indican que surgen entre 45 y 52 nuevos casos de cáncer infantil por año, mientras que a nivel nacional la cifra trepa a 1.400 casos por año.

“Los tratamientos son muy largos y el Garrahan está abarrotado de pacientes; desde el Instituto Nacional del Cáncer nos manifestaron la necesidad de descomprimir los hospitales de Buenos Aires, a donde llegan derivados desde las provincias”, señaló Petrucci.

En tanto, la presidenta de FAEHER, Alicia Krevisky, hizo hincapié en la importancia de la concientización social sobre la donación de sangre “que debiera ser un tema abordado en cuanta charla se organiza, porque donar sangre es donar vida y quienes pasamos por la experiencia de perder a un hijo sabemos de la importancia de este acto”, manifestó ante EL DIARIO.

Al mismo tiempo, anunció que dentro de 15 días la Fundación que preside comenzará a construir, en San Luis y Andrés Pazos, un espacio que estará destinado exclusivamente al alojamiento de los familiares de enfermos de cáncer que llegan desde el interior de la provincia. “Tendremos lugar para ocho camas que servirán para las personas que deben hacer estudios y consultas en Paraná y muchas veces terminan durmiendo en los pasillos del hospital”, precisó.
Mensajes de vida
Hasta el predio de calle San Luis llegó Olivia, una niña de seis años que superó un cuadro de cáncer en el ojo que le detectaron cuando apenas tenía cuatro años. Para ella y su familia el proceso fue muy largo y doloroso, sobre todo porque debieron permanecer durante un año en Buenos Aires, lejos de su casa y de los afectos.

“Cuando nos dieron el diagnóstico tuvimos que viajar hasta el hospital Garrahan porque acá no se podía tratar su enfermedad”, comenzó narrando Betiana Vallejos, mamá de Olivia.

“Nos derivaron a Buenos Aires y ahí iniciamos el tratamiento de quimioterapia; las defensas de Olivia eran muy bajas y no podíamos viajar a Paraná, así que nos quedamos un año allá. Fue muy largo el tratamiento y muy dolorosa nuestra situación, porque estábamos solos, lejos de nuestros afectos. Tengo una hija de 13 años a la que no pude ver durante todo ese año”, rememoró, emocionándose.

“Afortunadamente Olivia ya está bien y lleva una vida normal, sólo debemos viajar cada tres meses para sus controles que serán durante cinco años más. De manera que poder contar con una sala de oncología en la ciudad será muy beneficioso para todos los niños y sus padres, porque estando en Buenos Aires nos encontramos con muchas familias de Entre Ríos que estábamos ahí sin saber por cuánto tiempo, lejos de los seres queridos; es muy difícil para todos porque la sensación de soledad es muy fuerte”, destacó Betiana, quien agradeció la ayuda recibida por la Fundación Crisálida, que los ayudó económicamente mientras estaban en Buenos Aires, y mejoró las condiciones de la vivienda sencilla que tienen en Paraná, donde le construyeron un baño y una habitación.

Temas:

Cáncer infantil
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.