derechos humanos

“Hola abu”

Adriana y Blanca Díaz de Garnier conversaron el jueves pasado durante una entrevista radial.
Agrandar imagen
"Con 40 años, nunca se me cruzó la posibilidad de volver a decir abuela”, contó la mujer que se convirtió en la hija de desaparecidos número 126 que recupera su identidad tras haber sido secuestrada. Durante el programa “La Inmensa Minoría” que conduce Reynaldo Sietecase en Radio Con Vos logró que converse al aire con su abuela, Blanca Díaz de Garnier, en un emotivo diálogo. “Realmente algo impensado me llegó de pronto, estoy todavía soñando”, dijo la abuela desde Concepción del Uruguay. Contó que escribe poesía y que hizo algunos poemas “con la esperanza latente” de encontrar a su nieta. “Cuando veía de otras personas que tenían esa felicidad, siempre pensé… y llegó el momento felizmente”, manifestó y expresó: “Me pareció un sueño cuando la señora Estela me llamó ayer a la tarde”. Ahí entró Adriana -o Vanesa, como pensaban bautizarla sus padres desaparecidos- a la charla. “Hola abu”, dijo con emoción en su voz. “¿Cómo te sentís en estos momentos, feliz?”, le preguntó Blanca. “Uy sí, tengo una abuela, imaginate. Con 40 años, nunca se me cruzó la posibilidad de volver a decir abuela”, respondió la mujer, hija de Edgardo Garnier y Violeta Graciela Ortolani, ambos aún desaparecidos .

ENCUENTRO. Fue así que ayer, Adriana, la nieta restituida número 126, la hija de Edgardo Garnier y Violeta Ortolani (ver Abuela reconfortada), se encontró finalmente con su abuela paterna en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay. “Estoy visitando a mi abuela, estoy como loca. Todavía no caigo que estoy viviendo esto. Tiene 86 años y es una divina, es una persona hermosa”, aseguró durante una entrevista con radio Splendid.Durante el encuentro con su abuela pudieron ver fotos de la familia y Adriana aseguró que “me parezco a los dos, pero más a mi papá por la cara alargada y delgada, con orejas grandes, pero también a mi mamá por los ojos negros y las cejas pobladas”.

DETALLES. La joven, abogada de profesión, admite que todavía no puede “caer en la realidad” y que tras conocer a su abuela Blanca, padre de Edgardo Garnier, fue sorprendida por ser “una persona hermosa por dentro y por fuera que irradia muchísima luz”. Adriana se sorprendió también con algunas coincidencias inesperadas como que su padre biológico era hincha de Independiente, equipo por el que ella también simpatiza.

Sobre el cambio que se produjo en su vida a partir de la confirmación de que era hija de desaparecidos, Adriana destacó que antes “vivía en la incertidumbre y con muchas preguntas sobre mi mamá”. Reconoció que como ciudadana siempre se ponía feliz cuando las Abuelas anunciaban la recuperación de la identidad de un nieto. “Hoy me está pasando a mi y puedo decir que estoy completa. Seguramente mi vida vaya hacia un lugar hermoso”.

ANÁLISIS. Recordó también que “después de la muerte de mis padres de crianza busqué y me hice los estudios genéticos que en principio dieron negativo y a partir de ahí tenía muchas preguntas sin responder, porque si no era hija de desaparecidos, después de 40 años, era difícil empezar la búsqueda por otro lado”, aseguró. Destacó que sus tías y primas de crianza le dieron contención, al morir el matrimonio que la crió

FELICIDAD. “Lo que me pasó es una inyección de felicidad tremenda, como un plus” aseguró y alentó a quienes se encuentran en situación similar “le pongan garra porque se puede salir adelante”.

UNA ABUELA RECONFORTADA
La nieta 126 es hija del uruguayense Edgardo Garnier y de la capitalina Violeta Ortolani de Garnier. Su madre, Violeta, fue secuestrada durante la última dictadura militar cuando estaba embarazada de ocho meses, y a cuarenta años del hecho, la vida y la acción de Abuelas generaron este grato y reparatorio acontecimiento.

EDGARDO Y VIOLETA. Violeta Ortolani nació en la ciudad de Buenos Aires el 11 de octubre de 1953, mientras que Edgardo Garnier lo hizo el 7 de agosto de 1955 en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos. Su familia lo llamaba “Edgar” o “Rober” y sus amigos “El Chueco” o “El Pato”. Ambos formaron parte del Fondo de Apoyo a la Educación Pública (FAEP) y Edgardo también militó en la Juventud Pernista, mientras que Violeta lo hacía en la Juventud Universitaria Peronista. Luego compartieron su militancia en la organización Montoneros donde sus compañeros la llamaban “La Viole” y a él “La Vieja Bordolino” o “El Viejo”. Violeta fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976 en el Barrio La Granja, La Plata. En tanto que Edgardo fue secuestrado el 8 de febrero de 1977 también en la ciudad de La Plata. En ese entonces la joven estaba embarazada de ocho meses y se supone que la nieta que hoy aparece nació en enero de 1977. Los jóvenes pensaban llamar Marcos, Enrique o Vanesa al bebé que esperaban ver nacer y que el secuestro y la desaparición no les permitió disfrutar.

BLANCA. Desde la conducción local de la Asociación Gremial y de Magisterios de Entre Ríos (Agmer), se celebró ruidosamente el pasado miércoles la novedad. Lo que sucede es que la nieta encontrada es sobrina de la docente Silvia Garnier, quien fuera Secretaria General de Agmer Uruguay y que actualmente se desempeña como vocal del Tribunal de Disciplina del Consejo General de Educación en representación del gremio docente, según informa el diario La Calle de Concepción del Uruguay. Cabe recordarlo, la abuela de la nieta recuperada, Blanca Díaz de Garnier, madre de Edgardo y de Silvia, es de las primeras integrantes y ayudó mucho en la asociación que preside Estela de Carlotto, a fin de acrecentar la búsqueda y alcanzar la verdadera identidad de los nietos apropiados durante la dictadura en nuestro país. Las organizaciones de Derechos Humanos celebran este reencuentro con la identidad, así como instan a seguir en la búsqueda de aquellos que aún hoy no conocen la verdad sobre su origen y el de sus padres.
Fuente: EL DIARIO

Temas:

derechos humanos
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.