ENTREVISTA

La siesta del tigre, flotar en el arroyo del tiempo

El Club de Cine invita a una nueva función de su ciclo mensual, con el estreno local del extraordinario trabajo del crespense Maximiliano Schonfeld.
Son como niños jugando en un campamento. Chapotean en el agua del arroyo, trepan por las barrancas, y comparten sus sueños. Están en algún paraíso cercano, dejándose llevar por el tiempo y por la ilusión de encontrar los huesos de un animal que habitó la zona hace muchísimos años, allá por el pleistoceno. En La siesta del tigre (Maximiliano Schonfeld, 2016), un grupo de paleontólogos aficionados integrando por varones de unos 60 años, hace planes a futuro con lo que puedan obtener si dan con los restos del tigre diente de sable.

Está el que proyecta comprarse un camión de cervezas, aquel que piensa en unas vacaciones en los Estados Unidos, y el que elije seguir en el mismo paisaje. Cochi, Nino, Lalo, Caco, Julio y el perro Buda pasan sus días entregados a esa búsqueda paciente, que amenizan con asados, cervezas, charlas semi sumergidas, música, y la complicidad invalorable de la amistad. El Club de Cine propone este tercer largometraje de Schonfeld como próximo encuentro, mañana jueves a las 21.30, con el director y los personajes presentes para dialogar con el público.

Esta vez, la cita es en el cine Círculo (Andrés Pazos 339).

Géneros. Los pergaminos indican que se trata del primer trabajo documental de Maximiliano Schonfeld (Germania, 2012; La helada negra, 2016), aunque el término acota demasiado la aventura con tintes surrealista que se ve en pantalla a un género que está en constante discusión y redefinición. “El proyecto nació a partir de un documental que me habían encargado acerca de unos restos fósiles que probablemente eran importantes. Era un documental más serio, y a mí se me ocurrió incorporar a estos paleontólogos amateurs que conocía ya desde hace muchos años. Obviamente, era incompatible que convivan esos dos registros, entonces decidí abocarme directamente a un proyecto a largo plazo con este grupo de personas”, cuenta a EL DIARIO el realizador. “No todos tenían afición por la paleontología, pero me interesaba poder armar un grupo que acompañe al que sí tenía una visión y una cosmología con respecto a la búsqueda de huesos (José María Espíndola, alias Cochi). Lo rodeé de personajes que ya habían actuado en mis películas anteriores y puse en funcionamiento una misión que en principio tenía más los tintes de una ficción”, revela sobre la filmación. “Lo caratulé como documental porque me servía como una estrategia de producción, estaba desarrollando La helada negra y el rótulo me ordenaba un poco, me generaba una fisura entre ambos proyectos, y también para la búsqueda de financiamiento.

Nunca me planteo cuánto de ficción o de documental puede tener lo que hago. Eso está más atravesado por una lógica de trabajo, también por una manera de cómo uno se relaciona con las personas y con el espacio. También sirvió para ordenarme con ellos, la palabra documental, me di cuenta que en los personajes tenía como una impronta que para mí fue sorpresiva, el impacto que había entre ellos y yo a partir de esa palabra fue realmente revelador; esa me parece que es la clave de la película”, comparte Schonfeld.

Es decir, la estructura es de documental, pero la puesta en escena va incorporando al relato elementos propios de la ficción.

Mapa. “Había una especie de guión y escaleta de posibles escenas o secuencias que podían llegar a pasar de acuerdo a un viaje previo. Para mí siempre hay como una especie de envión, de plantear sobre todo con ejes temáticos, me interesaba que podamos hablar de la trascendencia de la vida y la muerte, de la riqueza, y también de a dónde van los animales cuando deciden morir y si tenemos como un destino planificado o no. Era como un mapa que tenía, entonces cada escena que yo sentía que se estaba desarrollando con cierta naturalidad tiraba alguno de estos temas, los ejemplificaba a veces con cuestiones que quedaban en el aire, que podían tomar y dar su propio punto de vista.

Canalizaba los temas, que eran como recurrentes, y servían de conexión”, ilustra Schonfeld. El territorio concreto en el que se despliega este mapa temático tiene que ver con zonas cercanas a Crespo. Como ocurrió en sus largometrajes anteriores, el cineasta transforma a Entre Ríos –sus paisajes, poblaciones y habitantes– en escenario de película. Lo mismo hacen otros directores surgidos del semillero crespense, como Iván Fund o Eduardo Crespo. “Algunos arroyos los conocía porque había ido de chico, o porque había filmado, otros fueron descubrimientos a partir de seguir a este personaje, Cochi, por lugares donde él había encontrado los restos fósiles”, señala Schonfeld. A pesar de esto, el apoyo del Instituto Audiovisual de Entre Ríos fue más bien simbólico, si bien figura entre los agradecimientos. Hasta que no se avance en la legislatura provincial con el proyecto de Ley de Cine, el panorama no vislumbra mejoras en este sentido. El otro problema que suelen tener los realizadores entrerrianos es conseguir espacios para la difusión de sus trabajos.

Pantallas. Germania se pudo ver en el marco de un proyecto de extensión de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER, en 2013. La helada negra se proyectó en un ciclo de verano en la explanada del Centro Cultural y de Convenciones La Vieja Usina, en febrero pasado, y contó con la presencia de algunos actores y unas 500 personas como asistentes. La siesta del tigre consigue, finalmente, una función en un cine de Paraná. La mudanza del Club de Cine desde la sala del Rex, con capacidad para 70 personas, al cine Círculo, con 200 butacas, es una apuesta al interés local por este estreno. “La verdad que está buenísimo que se pase en Entre Ríos. En Paraná estuvo muy bueno lo de La helada negra que fue un montón de gente, es importante que la provincia ofrezca pantallas para ver nuestras propias películas. Que nos pensemos a nosotros mismos como entrerrianos a través de las películas que hacemos y podamos discutir a partir de eso. Me parece lo más valioso de este tipo de espacios”, dice Schonfeld.

“Desde que se mostró en el DocLisboa (festival internacional de cine) y comenzó el raid de festivales, le está yendo muy bien, es una película amable con la que se puede conectar fácilmente. No tengo idea que puede pasar en Paraná, hay una cuestión de códigos que se puede llegar a entender sin dificultad, pero me cuesta especular. Simplemente, mientras sirva para reflexionar y mirar y tirarnos una idea de nuestros propios universos, me parece que eso siempre es apreciable”, agrega el realizador, que se dispone a filmar un nuevo trabajo. “Hay que resistir la embestida macrista que nos está dejando sin cine. Hay un ajuste tremendo en el cine nacional. Vamos resistiendo”, comenta en relación al conflicto que atraviesa el sector audiovisual a nivel nacional.

Biografía del director
Maximiliano Schonfeld nació en 1982 en Crespo. Se mudó a Buenos Aires donde se graduó de la ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y realización Cinematográfica perteneciente al INCAA). En 2012 escribió y dirigió Germania, premiada con el NDR en Hamburgo, premio especial del jurado en el Bafici y mejor película y director en Punta del Este. Estrenó en la sección Panorama del Festival de Cine de Berlín La helada negra, que recibió también el premio de WIP en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Con La siesta del tigre fue seleccionado para el Laboratorio de Jerusalem y los workshops de Puentes (llevados a cabo en Locarno y Montevideo), gano también el premio de ARTE en el BAL y el premio del INCAA Raymundo Gleyzer. Previamente escribió y dirigió las series de TV: AnderEgg y El lobo; así como también tres cortometrajes: Esnorquel, Entreluces, e Invernario.
AL MARGEN
La siesta del tigre se proyecta este jueves 26 de octubre en el cine Círculo (Andrés Pazos 339) a las 21.30. El valor de la entrada es de 70 pesos.

Temas:

ENTREVISTA
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.