ACTO

Hace 48 años el Túnel fortalecía la integración

El Túnel Subfluvial Uranga Sylvestre Begnis comienza hoy el 48º aniversario de su inauguración, con un acto que comprenderá la puesta en servicio de cartelería LED inteligente instalada en las estaciones de peaje.
La actividad se llevará a cabo a partir de las 11 en la cabecera entrerriana del viaducto, y contará con la presencia de los ministros de Infraestructura de Santa Fe y Entre Ríos, José Garibay y Luis Benedetto, respectivamente, como así también de los representantes de ambas provincias en la Comisión administradora del enlace, Pablo Serra y Juan José Martínez.

El Túnel Subfluvial fue inaugurado el 13 de diciembre de 1969. Único en su tipo en América Latina, el viaducto interprovincial constituye una obra mayúscula de ingeniería que une Entre Ríos con Santa Fe. La construcción se extendió desde 1961 a 1969 y fue llevada a cabo por el consorcio formado por las empresa argentina Sailav SA, la alemana Hochtief AG y la italiana Vianini, en tanto que los edificios son proyecto del Arq. Roberto Álvarez.

A 48 años de su inauguración, esta vital conexión vial presenta un flujo diario promedio de 12.000 vehículos, aunque originalmente pensado para un 25% de ese tráfico. El dato confirma la vigencia y la importancia del Túnel Subfluvial para el crecimiento productivo y la consolidación turística de la región, realidad que es posible gracias al intenso programa de mantenimiento, mejoras y restauración que diariamente se lleva adelante en las diferentes áreas y sectores que constituyen el viaducto.

La historia del Túnel. El túnel fue obra de la visión de los gobernantes de entonces, Raúl Lucio Uranga por Entre Ríos y Carlos Sylvestre Begnis por Santa Fe.

Antes de esta obra, durante años hubo un servicio de balsas automóviles, que llevaban pasajeros, camiones, colectivos y automóviles, inaugurado en 1929. También existía un servicio regular de lanchas entre ambas capitales provinciales.

El cruce de Paraná a Santa Fe se hacía regularmente desde mediados del siglo diecinueve, con lanchas y vapores, primero hasta el puerto Viejo y luego, desde su inauguración en 1907, hasta el puerto Nuevo.

Según se cuenta, en diciembre de 1959, los gobernadores Uranga, y Sylvestre Begnis convinieron en un almuerzo en el restaurante “Luisito” en la calle 9 de Julio de Paraná, construir un túnel bajo el Paraná y dieron a conocer la declaración conjunta el 25 de febrero del año siguiente. El 15 de junio de 1960 ambos mandatarios firmaron en Santa Fe el tratado interprovincial que dispuso construir el túnel.

El túnel costó 60 millones de dólares, en época pico llegó a ocupar a más de 2.000 operarios, se colocaron 498.000 azulejos y se instalaron 104 semáforos.

La altura interior es de 4.10 metros de luz. Cada 100 metros se han instalado placas de seguridad dotadas de teléfono, equipos de extinción y detección de incendios; en el interior se instalaron 24 juegos y dos en cada rampa de acceso.

VENTAJAS. El túnel tiene sobre el puente la ventaja de que es prácticamente insensible a las cargas. Es decir, que admite por ejemplo el material militar más pesado que se encuentra en uso y el que en el futuro se utilice. El puente, en cambio, tiene un límite de carga que restringe el paso de material pesado.

Además, un túnel tiene prácticamente vida ilimitada y no presenta ningún obstáculo a la navegación. El puente, por fatiga de material, tiene un límite de vida útil y dado que sus pilares principales intervienen en el cauce, afecta la libre navegación.
Por otra parte, el subsuelo del río Paraná es óptimo para tolerar un túnel, no es tan así para un puente de grandes luces y altura. Sin dudas, desde el punto de vista económico, el servicio anual del túnel es inferior al del puente.


EN CARPETA. La idea de vincular la Mesopotamia con el resto de la Argentina tiene numerosos antecedentes, que se hunden en la historia del siglo XX. Por ejemplo en 1911 y 1912 con presentaciones del senador Maciá y el diputado Méndez Casariego, hasta 1938 cuando, por Santa Fe, el diputado Pío Pandolfo presentó un proyecto para un puente carretero-ferroviario, y el senador entrerriano Atanasio Eguiguren un proyecto de necesidad para que el Ejecutivo creara una comisión que proyecte un puente o túnel entre Santa Fe y Paraná.

En 1952 los ingenieros Carlos Laucher y Ernesto Altgelt se instalaron 10 días en Paraná para preparar un croquis del túnel. En 1954 el Poder Ejecutivo de Entre Ríos encomendó a ambos ingenieros el estudio y redacción del anteproyecto del túnel subfluvial y del puente carretero sobre el río Colastiné.

El anteproyecto de túnel en cuestión fue aprobado por el Consejo Profesional de Ingeniería de Entre Ríos. Esa fue la única novedad de relevancia en esos meses, dado que durante ese año ambas provincias no adoptaron ninguna medida ni consideraron el problema del túnel.

En 1956 el general Manuel M. Calderón, interventor de la provincia de Entre Ríos designado por la “revolución libertadora” sostuvo ante autoridades nacionales la necesidad de llevar a la práctica el proyecto de Altgelt y Laucher e invitó al presidente de facto, general Pedro Aramburu, a colocar la piedra fundamental el 1° de mayo.

El 10 de setiembre de 1957, el ministerio de Obras Públicas llama a licitación para el estudio, proyecto, construcción, financiación y explotación del túnel.

El 25 de febrero de 1960 Sylvestre Begnis y Uranga, por declaración conjunta, propician la construcción del túnel en virtud del anteproyecto que prepararon los ingenieros Altgelt y Laucher para el gobierno de Entre Ríos.

El 15 de junio, las provincias de Entre Ríos y Santa Fe llaman a licitación para la ejecución del proyecto y construcción del túnel, firmando en la casa del gobernador de Santa Fe el histórico tratado Interprovincial.

El 31 de enero de 1961 presenta su oferta el consorcio formado por Hochtief – Vianini- Sailav, con un anteproyecto preparado por Sailav, es decir, los ingenieros Altgelt y Laucher. El 19 de junio el consorcio firma el contrato con las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, comprometiéndose la firma Sailav a preparar el proyecto definitivo de la obra en un plazo de seis meses con la colaboración de técnicos de la firma Hochtief.

El 3 de febrero de 1962 se inician las obras con la presencia del Presidente de la República, Arturo Frondizi. La firma Sailav tiene a su cargo la preparación de planos de detalle y dirección de las obras, y las firmas Hochtief y Vianini la construcción de los trabajos.

1963: El 15 de mayo, por decreto 3765, el Poder Ejecutivo declara la obra del túnel de Prioridad Nacional.

13 de diciembre de 1969 el presidente de facto Juan Carlos Onganía y los gobernadores Eladio Modesto Vázquez de Santa Fe y Ricardo Favre de Entre Ríos, cortan la cinta que deja inaugurado al tránsito el Túnel Subfluvial Hernandarias.

Temas:

ACTO
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.