cine

El ejemplo de Cuba para generar alimentos

Con la proyección de “Agroecología en Cuba”, de Lepore y Van Caloen, comienza un ciclo para concientizar sobre la producción y consumo de alimentos, que se cerrará con una jornada práctica en campo.
Agrandar imagen Ciclo de cine-acción “Otra agricultura es posible”.
Ciclo de cine-acción “Otra agricultura es posible”.
Un grupo de organizaciones se juntaron para promover un cambio de paradigma en la agricultura. De esa reunión surgió el ciclo de cine-acción “Otra agricultura es posible”, que propone su primera parada mañana con la proyección de la película “Agroecología en Cuba”, producida por el Colectivo Documental Semillas. El encuentro, con entrada libre y gratuita, será en el auditorio Rodolfo Walsh de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER (Buenos Aires 389), a las 19, y contará con la presencia de Juan Pablo Lepore, uno de sus directores. “Agroecología en Cuba” invita a pensar la agroecología como opción y necesidad en la construcción del derecho a la Soberanía Alimentaria, tomando la experiencia de Cuba como ejemplo. El Diario conversó sobre esta propuesta con Lepore y con Tincho Martínez, integrante de la granja agroecológica La Porota.

INTERROGANTES. Los interrogantes que motivan la propuesta de tres proyecciones más una jornada práctica de introducción a la labor hortícola se formulan sintéticamente en: ¿Cómo sería desarrollar propuestas alternativas al agro negocio aquí, en nuestra ciudad, en sus alrededores? ¿Son posibles esas propuestas si no somos nosotros mismos los que metemos mano en la tierra? ¿Nos queremos quedar sólo en la consciencia de la alimentación sana y esperar a que alguien nos la provea? ¿No supone esto sustituir simplemente un modelo de consumo por otro?“Somos un grupo de gente, de organizaciones, que coincidimos en dos aspectos que son los pilares del ciclo: uno es la conciencia de que el modelo agrícola imperante en la Argentina y en buena parte del mundo está conduciendo a un desastre en varios aspectos de la vida que son fundamentales. Que está afectando la salud de las poblaciones, tanto por las fumigaciones como por el envenenamiento de los alimentos; y generando problemas en el ambiente de todo tipo, con pérdidas muy fuerte de biodiversidad. La otra cuestión en la que coincidimos es en la confianza y esperanza en la agroecología y en la soberanía alimentaria como forma de dar un vuelco en todos estos puntos y aportar a una sociedad y a un mundo más justo, equitativo y respetuoso del ambiente, conviviendo armónicamente con él”, explica Tincho Martínez. El ciclo es organizado por la Granja Agroecológica La Porota, Cooperativa de trabajo El Espinal, Asociación Civil Barriletes, Red de tecnicxs en Agroecología del Litoral y la organización El Espiral, con numerosas adhesiones y la invitación de la Secretaría de Extensión y Cultura de la FCEDU-UNER.

PÚBLICO. “A lo que apuntamos es a un público citadino que está tomando conciencia del problema que tenemos con la alimentación, con el envenenamiento de los productos que compramos, con el tema de los ultra procesados y la necesidad de alimentarnos mássanamente.

Quisiéramos aportar información que nos lleve a tener un panorama de porqué se llega a esta situación, pero fundamentalmente –y por eso cine-acción- queremos inspirarlos a pensar y a confiar en el protagonismo de uno mismo para salir de esta situación. Tomar en las manos la solución del problema y no pensar que se trata de temas que ya solucionará alguien en las áreas rurales”, invita Martínez “Como muchos creen que eso de generar sus propios alimentos trabajando la tierra es algo a lo que no podemos apuntar los que no hemos tenido la formación correspondiente, ahí viene la última parte, que es una invitación a tener una jornada compartiendo con gente que está intentando, en la cercanía de la ciudad, generar alimentos sanos partiendo de conocimientos muy escasos, pero mostrando que trabajando con consecuencia, disciplina, buscando y compartiendo información, se puede lograr. Ese es el objetivo que nos estamos planteando con esa parte práctica”, agrega el integrante de La Porota.

CICLO. El ciclo que comienza con “Agroecología en Cuba”, seguirá los próximos miércoles con “La jugada del peón” (también de Juan Pablo Lepore), que indaga en la situación del agro negocio en la Argentina; y se completa con “Las cosechas del futuro”, de la francesa Marie MoniqueRobin (autora de “El mundo según Monsanto” y “Nuestro veneno cotidiano”). Desde este miércoles ya mostramos una iniciación a una cuestión práctica, porque la película es muy directa y expone claramente como Cuba, cuando se cayó el bloque socialista, tuvo que empezar de cero y dejar de lado una agricultura que igual que la nuestra se dedicaba a los commodities y no a la propiaalim tención. Y cómo los cubanos están logrando abastecerse a sí mismos”, anticipa Martínez.
Una posibilidad real al agro negocio
“El proyecto nace hace unos ocho años. Venimos haciendo documentales, viajando y generando material que vamos subiendo a un canal del Colectivo Documental Semillas. Varios de esos cortos derivaron en largos, y uno de esos materiales es el de Cuba. También anduvimos por Brasil, Bolivia, Argentina, Canadá, EEUU y México, siempre mostrando alternativas al capitalismo y como los movimientos sociales pueden generar respuestas a las desidias, a las negligencias, la codicia, la contaminación y todo lo malo que genera este sistema”, cuenta Juan Pablo Lepore, uno de los directores de “Agroecología en Cuba”, que presentará su trabajo en el auditorio Rodolfo Walsh el miércoles.

El documental, que se estrenó en agosto pasado en el Cine Gaumont de Buenos Aires y que ahora sale de gira por el país a la par que recorre festivales de cine, expresa una posibilidad real al agro negocio. “Vemos desde huertos en los patios de las casas hasta cooperativas de 300 trabajadores con una estructura capaz de generar unas 400 toneladas de comidas. Entre los patios y estos grandes huertos hay una red de matices con todo tipo de formas, en las que la agricultura urbana tiene 33 subprogramas. Cada subprograma genera fuentes de conocimiento y de trabajo -subprograma de asistencia al director, de semillas criollas, de la guayaba, etc.-. Esto se dio en el marco de poder generar una estructura a gran escala con lo que fue el período especial, cuando no tenían más insumos de la URSS y con el bloqueo de EEUU quedaron encerrados. En ese momento se generó la agroecología como una alternativa concreta para abastecer al pueblo”, detalla Lepore.

“Este es el cuarto largometraje de Semillas. El primero, “Sin patrón. Una revolución permanente”, es sobre fábricas recuperadas; “La jugada del peón. El agronegocio letal”, es un análisis de los pormenores del modelo transgénico y de agrotóxicos; “Olvídalos y volverán por más.

Megaminería y neoliberalismo”; fue el tercero. “Agroecología en Cuba” se plantea como una alternativa real para cualquier país con matriz agroexportadora. Queremos generar concientización en los productores, en los consumidores, que puedan ver los campesinos que esto puede hacerse a gran escala como pasa en Cuba. Generar conciencia, mostrar al público que todos estamos involucrados en las cadenas de producción”, anuncia el director.

Temas:

cine
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.