prevención

Correr en verano implica un sobreesfuerzo físico

Correr en verano significa un sobreesfuerzo físico. Mantenerse hidratado, hacerlo en lugares frescos y evitar el sol, son las recomendaciones para hacer actividades físicas evitando los efectos de las altas temperaturas.
Mantenerse hidratado, optar por permanecer en lugares frescos y de mañana temprano o al caer el sol, son las recomendaciones de los especialistas para realizar actividades físicas o entrenamientos en verano.

Tanto para los que creen que es el momento adecuado para empezar con una actividad física más sistemática como para aquellos que ya tenían una rutina durante el invierno y la primavera, vale la pena insistir en que correr con calor nos provoca un sobre-esfuerzo que no hay que tomárselo a la ligera.

Con temperaturas altas el cuerpo reacciona de otra forma que con grados más bajos: sudamos más, necesitamos más hidratación y nos solemos encontrar más débiles. Estos efectos son normales. El problema es que estos aspectos provocan otras consecuencias que son más graves como posibles calambres o lesiones ante el sobre-esfuerzo que le obligamos a hacer al cuerpo. Lo ideal, aunque no siempre ocurra, es ir acostumbrando al cuerpo al nuevo clima. Si no, las recomendaciones valen igual.

En ese sentido, conviene ir buscando las horas más adecuadas para salir a correr y las zonas por las que no pegan tanto los rayos de sol.
En este sentido, no es bueno por ejemplo jugar a la pelota bajo el sol, en la arena o en el parque en horas críticas, o realizar caminatas o gimnasia en lugares donde hace mucho calor o da el sol.

Entre los consejos para realizar actividades físicas y entrenamiento de forma segura en verano que elaboró el equipo de profesionales del Programa de Actividad Física y Deporte del Hospital de Clínicas, a cargo de Jorge Franchella, lo principal es la elección de horarios más frescos y la hidratación constante.

“Se debe tomar líquidos antes, durante y después del ejercicio. Deben ingerirse alrededor de 120 a 150 ml de líquido cada 15 a 20 minutos aproximadamente. El mecanismo de la sed es un signo tardío de falta de líquido en el cuerpo”, precisó el equipo del hospital, a través de un comunicado.

Con respecto a los lugares y tipo de actividad, precisaron que “teniendo en cuenta que la mayoría de las plazas o paseos son de cemento conviene realizar deportes acuáticos, donde el cuerpo pierde 25 veces más calor”. De no ser posible se recomienda buscar lugares que sean frescos, donde corra brisa o viento.

Sobre la vestimenta, los médicos reiteraron que en días de calor es preferible usar ropa liviana, de colores claros y telas que retengan la humedad, no es bueno salir sin remera y no se debe olvidar la protección de la piel ante los rayos nocivos del sol.

La intensidad de la actividad debe estar regulada y con objetivos posibles según las particularidades de cada persona, que no impliquen riegos para la salud.

“La cantidad e intensidad de entrenamiento deben incrementarse en forma progresiva: primero se aumenta la frecuencia semanal, luego el volumen y finalmente, la intensidad”, destacaron los especialistas.

EL AGUA, LA HORA, LA ROPA. Si la decisión de hacer actividad física en días calurosos está tomada, mejor si se atienden a ciertos y determinados aspectos. Uno de ellos es la conveniencia de beber mucha agua. La hidratación en general es uno de los aspectos más importantes para el ser humano, pero si hablamos de los meses estivales se triplica su importancia. Una de las recomendaciones más importantes sobre todo para verano es que el día antes de salir a correr o el mismo día, es que no hay que tomar bebidas con altas dosis de alcohol ya que son productos que favorecen la deshidratación. Por otro lado, también es importante aunque un poco molesto, salir a correr con una botella o bidón de agua ya que se sudará más y se deshidratará más rápido. En los comercios especializados o por internet se puede encontrar varias páginas en las que venden cinturones especiales para que puedas poner los artículos y que no molesten en las carreras o entrenamientos.

Otro asunto clave es salir a correr pronto o muy tarde. Este será un punto que probablemente ya se conozca, pero es razonable insistir. Salir a correr con el sol en cara es molesto. Y lo es aún más en verano cuando los rayos de sol pasan de ser un pequeño inconveniente a quemar la piel. Por ello la recomendación es que hay que aprovechar las primeras y últimas horas de sol del día para salir a correr. Hay mucha gente que aprovecha entre las 6 y las 8 para ejercitarse, activar el cuerpo y estar listo para el resto del día. Mientras otros aprovechan entre las 20 y las 22 para salir a correr y finalizar el día con un buen rodaje. Cualquiera sea la caiga tan fuerte y el calor no sea tan insoportable.

Un tercer aspecto a considerar es la ropa, que debe ser la adecuada. Ya se dijo que correr con el torso desnudo no es una buena opción. Hay que hacerlo con remera, sudadera o camiseta, en lo posible de colores claros. Hay que atender a que las prendas de color claro repelen una mayor cantidad de calor con relaciona las oscuras. Si además la casaca es ancha, el poco aire que haya circulará mejor. Por ende, la ropa oscura y ceñida hará que se transpire menos y además absorberá el calor, lo que provocará que aumente innecesariamente la temperatura corporal.

PEQUEÑOS DETALLES. Otro consejo valioso es prestar atención a una cuestión poco considerada, como el uso de una crema para la protección solar. Pues, si para ir a la playa utilizamos filtros solares, para salir a correr con calor también corresponde. Aun en el caso en que se resuelve hacerlo cuando el sol no está en su pico de intensidad, se sugiere utilizar protectores, si la actividad física será realizada al aire libre.

Un asunto al que también se le da poca importancia es el uso de polvos de talco para los pies. En efecto, no tratar el sudor es uno de los problemas más habituales de los corredores. Hay que tener mucha precaución con la humedad en los pies. Por ello, los especialistas recomiendan usar polvos de talco en los pies para evitar un exceso de sudor. Además, también ayuda a prevenir las ampollas y rozaduras tan molestas que en algunas ocasiones te pueden impedir salir a correr seguido.

Por último, es fundamental una dieta de frutas. Como cualquier dieta para prevenir la deshidratación, es recomendable incluir en la dieta mucha fruta como la sandía o el melón que aportan esa hidratación extra. Se trata de alimentos frescos que ayudan a que quien se ejercita no pase un calor excesivo.

Temas:

prevención
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.