Submarino perdido

Confirmado: hubo una explosión

El vocero de la Armada, informó que “dos estaciones internacionales de monitoreo nuclear detectaron la ocurrencia de un evento hidroacústico corto, violento, no nuclear compatible con una explosión”.
La Armada Argentina, a través de su vocero Enrique Balbi, brindó un nuevo parte sobre la situación del submarino.

“No descartamos nada, porque todavía no sabemos dónde está”, sostuvo Balbi, que salió al cruce de las críticas que recibió la Armada y algunas versiones que circularon. Por primera vez el vocero leyó un comunicado entero en el que cuestionó a los medios que “brindan informaciones imprecisas que afectan a los familiares” de los tripulantes. “Quisiéramos solicitarles un pedido de colaboración en cuanto a la precisión de la información, ya que circulan apreciaciones realizadas por diferentes interlocutores sin la debida rigurosidad”, agregó.

Sobre los rumores, en primer lugar rechazó que a los familiares se les haya informado que el San Juan explotó. “Se les leyó el informe tal cual lo recibió de Austria la máxima autoridad”, rebatió. Y sentenció que no se habló de tripulantes muertos. “Hasta que no tengamos una evidencia certera de dónde está el submarino no podemos concluir con una información contundente”, señaló.

También sostuvo que “ninguna unidad de la Armada zarpa o decola si no está en condiciones operativas de navegar o volar con seguridad” y aclaró que “la antigüedad de las unidades no implica su obsolescencia”.

A su vez, se refirió al rumor de que la Armada tenía información de la anomalía hidroacústica antes de cuando fue divulgada. “Volvemos a ratificar que esa información se recibió el miércoles por la tarde. Si la Armada hubiese contado con esa información con anterioridad, hubiese dedicado todo el esfuerzo de búsqueda en esa zona desde el primer momento”, advirtió.

Además, negó el retraso en el inicio de la búsqueda. “La Armada aclaró que se cumplió el plan en tiempo y forma, siguiendo el protocolo de las normas internas homologadas internacionalmente”, sostuvo. En cuanto a la búsqueda, celebró que no se cumplió el pronóstico adverso. “Se mantiene un estado del mar nivel dos, lo que permite hacer un patrullaje marino y aéreo más efectivo”, dijo.

“Se incorporaron más buques al área de búsqueda, ahora son seis en total, entre nacionales y extranjeros, realizando un barrido de fondo. En otra área cercana hay tres destructores y una corbeta de la Armada. Y se cumplió el plan de vuelo de tres aeronaves de Argentina, Brasil y los Estados Unidos. A su vez, hay nueve buques y otras aeronaves en el resto de las áreas para no dejar nada librado al azar”, abundó.
Por qué se tardó una semana
Aunque su nombre casi no era conocido, el embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, era una pieza clave en la búsqueda del San Juan. La semana pasada se había presentado ante la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), que tiene su sede en Viena, y solicitó que se investigue qué ocurrió en la zona de operaciones el miércoles pasado, luego del último contacto con el submarino.

Los técnicos de la CTBTO elaboraron un informe que concluyó que casi tres horas después de esa comunicación se produjo en la ruta que seguía la nave un “evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear, consistente con una explosión”. Grossi fue quien finalmente le comunicó al canciller Jorge Faurie las conclusiones de la CBTO. El embajador explicó por qué se tardó siete días en arribar a una conclusión y descartó un posible ataque extranjero.

– ¿Cuándo se contactaron con la CTBTO?

-La semana pasada los llamamos y les pedimos que analicen, que hagan un barrido, de toda la información que tenían de la zona de operaciones. Ellos tuvieron la enorme generosidad y solidaridad de poner un equipo técnico a leer los datos, analizarlos y sacar conclusiones.
Naturalmente, a medida que pasaban los días mi ansiedad se fue agravando, porque no había novedades. Pero no era un trabajo sencillo. Hay distintas curvas de las señales acústicas, que hay que interpretar y analizar cruzando datos, como por ejemplo, las medias históricas, el lugar de detección, etcétera, es decir, distintos parámetros.

– ¿La conclusión de que hubo una explosión es tajante?

-No, no usaría esa palabra, pero es de altísima verosimilitud. Hay que tener en cuenta que son tres las estaciones que detectaron el evento: dos en la isla Ascensión y una en la islas Crozet.


Los familiares, entre el dolor y la furia

Familiares de los submarinistas alojados en la base naval de Mar del Plata recibieron con dolor y furia la confirmación de que hubo una explosión el miércoles pasado registrada en la zona donde se reportó por última vez el San Juan.

Pocos minutos antes de la conferencia del capitán Enrique Balbi en la ciudad de Buenos Aires, los familiares habían sido informados de la noticia y algunos de ellos se retiraron de la base entre lágrimas e insultos a las autoridades.

La esposa de Germán Suárez, sonarista del submarino, afirmó que los familiares de los tripulantes desaparecidos “están furiosos” por la confirmación de la explosión brindada oficialmente y responsabilizó del hecho a “los 15 años de abandono de la Armada”.

María Itatí Leguizamón, esposa de Suárez, explicó que los familiares recibieron la información oficial en la base naval de Mar del Plata minutos antes de la conferencia que dio Balbi en Buenos Aires, y detalló que no dejaron terminar de leer el comunicado ya que “la gente se puso muy agresiva”.

Por su parte, el padre de unos de los submarinistas que, junto con su hijo, salió a toda velocidad en un auto de la base naval al grito de: “¡Los mataron, mataron a mi hijo!” .

“Se roban la plata los jefes, por eso. Son unos hijos de mil puta (sic), mataron a mi hermano porque los sacan con alambre a navegar, yo estuve en la Armada”, dijo el hermano de uno de los navegantes que viajaba en el mismo auto.

A su vez, una ambulancia se retiró de la base con la sirena encendida y otra unidad de emergencias llegó a la base minutos más tarde.

Al interior del predio naval, según dijo Leguizamón a Télam y a otros medios, se vivieron “situaciones de dolor y de locura” que incluyeron desmayos y descompensaciones.

“No nos dijeron que están muertos, pero es una suposición lógica. Nos acaban de decir que la explosión fue el miércoles a las 11 de la mañana, que ahí fue la explosión y el incendio, todo lo que fue y que el submarino se hundió a 3.000 metros”, indicó.

Leguizamón reconoció que su esposo le había dicho que los submarinistas “ tuvieron inconvenientes en el 2014 para emerger, no me importa que se sepa todo”.

Visiblemente enojada agregó: “Son unos desgraciados, son unos perversos que nos manipularon a nosotros, que sí sabían y que no nos dijeron nada”.

Cerca de unos 40 familiares recibieron el parte oficial de la mañana en la base naval de Mar del Plata que fue leído por Gabriel González, contraalmirante de la Armada Argentina, jefe del comando submarino, según explicó Leguizamón.

“Aclararon que hubo una explosión a la 11 de la mañana. Dicen que recién la detectaron ahora, pero quién puede ser tan estúpido como para pensar eso”.

Después de ella, una decena de familiares se retiraron de la base, sin hacer declaraciones a la prensa, pero con evidentes muestras de dolor y con lágrimas en sus ojos.

Mucho de ellos se retiraron escoltados por personal de infantería de Marina.

Algunos eligieron acercarse hasta los carteles colgados en el cerco perimetral de la base, donde hay fotografías de los marinos con su familia.
Entre lágrimas y abrazos, pidieron de respeto a la prensa que quisieron tomar sus testimonios.

“Por favor, déjenos tranquilos, no podemos hablar ahora”, rogó la hija de Juan Celso Oscar Vallejos, quien salió a besar la foto de su padre, colgada en uno de los carteles a la entrada, antes de volver a ingresar a la base.

Desde las 11.30, hora en la que Balbi dio el parte oficial, el movimiento en la base fue incesante: familiares y amigos de los submarinistas desaparecidos se retiraron entre lágrimas mientras que otros llegaron en sus vehículos particulares con visibles muestras de congoja.

El concordiense que quería al ARA San Juan como a un hijo

“El submarino era como un hijo para él”, dijo Hilda, la madre del submarinista concordiense Fernando Mendoza, a la espera de alguna noticia de su hijo.

El único entrerriano a bordo era un apasionado de su profesión y del mar. Así lo había expresado hace dos años en una entrevista con LT15 donde pudo ahondar en la vida dentro de un submarino, y también en su experiencia personal bajo el mar.

“Todos sabemos todo. Desde la parte eléctrica, mecánica. Hasta la parte de cocina, te diría. Adentro del submarino se come muy bien, aunque capaz sea por el hambre que sentís cuando estás a bordo”, bromeó, aunque remarcó, que la experiencia de “navegar en inmersión, sentir que estás dentro del mar, es lo más lindo. Compartir, la camaradería. Es muy lindo.”

Fernando acompañó el mantenimiento de media vida que se hizo al ARA San Juan, donde se “parte” el submarino a la mitad, se cambian los motores, los generadores y las baterías. “Prácticamente se lo dejó a nuevo”, y aclaró que el mantenimiento se realizó “con repuestos de la época”, refiriéndose a que el navío fue construido en 1985.
Usan drones acuáticos
El buque remolcador Skandi Patagonia fue el primero en partir hacia la zona de rastrillaje desde el puerto de Comodoro Rivadavia. Transportó, entre otros elementos, una campana acuática que llega a sumergirse hasta 250 metros y permite albergar hasta 6 personas . También los drones submarinos que pueden patrullar hasta 1200 metros de profundidad.

Esta embarcación llegó ayer a la zona de rastrillaje, el área del Golfo San Jorge, y esta tecnología ya está en uso, confirmó personal a cargo del operativo de rescate que opera en el puerto.

Temas:

Submarino perdido
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.