Puerto Ciencia

Acercarse a la ciencia de manera sencilla y cotidiana

Mientras prepara su participación en la mega muestra Tecnópolis Federal, el Museo Interactivo de Ciencias Puerto Ciencia sigue recibiendo curiosas visitas interesadas en el poético mundo del conocimiento científico.
“Nuestro objetivo es provocar el asombro”, dice el director de Puerto Ciencia, el ingeniero César Osella, en diálogo con EL DIARIO.

“Si hay asombro, si se rompe el paradigma de lo cotidiano, habrá interés por aprender. Y en ese aprendizaje no debe haber cajas negras, por eso los dispositivos que ofrecemos deben ser transparentes, sencillos y en lo posible baratos”, sintetiza la propuesta.

Actividades. “Este año estamos en la última fase de un proyecto financiado por el Ministerio de Turismo de la Nación con el cual nosotros armamos toda una infraestructura para desarrollar turismo educativo. La idea es ofrecer la visita a Puerto Ciencia como parte de un viaje de estudio”, dice.

Entre ésos, está montada la fábrica de papel, dispositivo que a los chicos les encanta. Convierten en lámina el papel, lo decoran, tienen adornos, pinturas, después lo secan y lo llevan a su casa. Pero fundamentalmente lo que se pretende con ese taller es formar la conciencia de reciclar las cosas. “Los recursos no son infinitos, el planeta tiene una cantidad limitada de recursos que en algún momento se van a acabar, la idea es ir formando poco a poco esa conciencia de que es preferible reutilizar las cosas que se tienen a disposición, reducirlas sin llegar a desecharlas completamente. La fábrica de papel tiene ese eje”, explica Osella.

Otra iniciativa es fomentar el desarrollo de obras de teatro que estén atravesadas por componentes del área científica, “porque creemos que es una forma de vincular la ciencia con el arte”, afirma.

“La física quiere explicar el universo a través de fórmulas que necesariamente tienen que ser bellas, elegantes. Todos esos conceptos tienen que estar presentes y no siempre lo están en nuestro imaginario”; describe.

Además de las obras y la fábrica está la muestra fija. Ese tríptico es lo que conformaría ese producto turístico.

Osella cuenta que tienen un elevado promedio de visitantes que provienen de otras ciudades y lo hacen durante el viaje de estudios: San Francisco, Rafaela, San Justo, San Nicolás, Santa Fe, Santo Tomé, Vera, y de Entre Ríos: Hernandarias, Victoria, Villaguay, Colón. Muchos chicos eligen puerto ciencia como parte de su viaje de egresados.

Adelanta que ya hay otorgados turnos para agosto, septiembre y octubre. Mientras que los estudiantes locales se manejan más en el día a día.

Fábrica de asombro. “Los museos de ciencia tienen que cautivar, tienen que mostrar algo que rompa con paradigmas. Hay que mostrar algo que genere un conflicto, como una ilusión óptica o una pelota que está flotando en el aire –detalla-. Todas esas cosas van generando asombro que es nuestro objetivo. Cuando existe eso hay una motivación. Es distinto cuando hay que aprender algo por obligación. Tampoco nuestro museo es un reemplazo de la educación formal, creemos que es una contribución”.

Otra de las cosas que asombran en ese galpón es lo cotidiano de los materiales con que se fabrican los dispositivos. “Una de las premisas que hemos tratado de respetar es que las cosas sean simples, el módulo tiene que ser transparente, no debería haber una caja negra, no es conveniente que no sea transparente todo. Eso es interesante, porque muestra algo cercano y sencillo”.

Narra también que intentan que se replique el modelo, ya que vienen docentes de otras localidades y quieren reproducir estos módulos, “nos encanta y los ayudamos a que así sea”.

Cuando se le consulta acerca de por qué hay algunas ciudades tales como Ramírez o Cerrito, cuyos estudiantes tienen un marcado interés por las ciencias, contesta: “No deja de ser una preocupación nuestra y tenemos un proyecto de investigación que aborda esta cuestión. Nos preguntamos por qué hay lugares donde se favorece el desarrollo y otros donde son más apáticos”. Y ofrece un dato muy interesante, ya que durante los años 2006-2007, visitaron todas las localidades de la provincia, de pueblo en pueblo. “Sacamos las estadísticas de cuánta gente visitó el museo, de qué tipo, si eran escolares o particulares. Sacamos una proporción de cuántos vinieron de acuerdo a la cantidad total de habitantes de la población”, recuerda.

El resultado fue notable, había casos en que las visitas superaban en mucho al promedio y otros, en que la concurrencia fue muy por debajo de la media. Al investigar las causas, a revisar cómo se había realizado el contacto con el museo y ahí estaba el secreto. “En aquellos lugares en los que la participación ciudadana estuvo por debajo de la media, las personas que interactuaron eran funcionarios. Mientras que las localidades que habían estado por encima de la media, las personas que se encargaron de contactar al museo, de buscar las personas, las salas, el transporte eran profesores de las escuelas”.

Ese hallazgo los llevó a concluir lo siguiente: “Profesores hay en todas las localidades, hay algunos que están más motivados que otros, algunos que creen más que la educación no formal ayuda a la cultura y otros que no. ¿Por qué Ramírez o Cerrito? No es una cuestión geográfica, es la gente, hay gente motivada que motiva gente. Entonces tenemos que ayudar a motivar para que repitan, que no desaparezca la actividad si la gente desaparece. Eso se logra con actitudes, con maneras de proceder, con formas que van más allá de las personas, de los propios egos y de la gente que se ama a sí misma”.
Tecnópolis
Puerto Ciencia está invitado a participar en la muestra de Tecnópolis, por lo que llevarán algunos de sus módulos para acompañar.

“Vinieron los dinosaurios y otros dispositivos más, algunos van a Santa Fe, porque será una mega muestra –aclara Osella-. Uno de los módulos será la esfera geodésica que es una forma geométrica tridimensional y en ocasiones haremos un espectáculo dentro de la esfera de acrobacia en tela”.

La esfera mide 6 metros de diámetro.

También se suman, según adelanta el ingeniero, las burbujas gigantes para mostrar la tensión superficial y para que los chicos se diviertan.

Estarán entre el 7 y el 8 de junio y durante ese período la sede de Puerto Ciencia estará cerrada. “Todo el personal se va a afectar allá a Tecnópolis, que tiene un horario bastante demandante. Son entre ocho y diez horas de corrido”, adelanta.

Temas:

Puerto Ciencia
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.