El Rojinegro sumó tres puntos en el cierre de la 30° fecha

Patronato volvió a ser verdugo de un candidato para el ascenso

Patronato ganó un encuentro de esos que no se olvidan. Fue por 2 a 1 ante Quilmes con ambas anotaciones de Leonardo Acosta. El descuento fue obra de Jacobo Mansilla. Con diez jugadores durante todo el complemento, el Negro jugó un enorme partido a nivel colectivo, se llevó un triunfo de oro en condición de local y derrotó a otro de los candidatos por el ascenso a Primera.
Lunes 23 de Abril de 2012 | 22:44 Hs. (Actualizado: 22:50 Hs.)
Leo Acosta marcó los dos goles y, por momentos, fue una pesadilla para Quilmes. (Gustavo Cabral)
Leo Acosta marcó los dos goles y, por momentos, fue una pesadilla para Quilmes. (Gustavo Cabral)
Patronato volvió a ganar un partido histórico, de esos que quedarán en la memoria de los hinchas Rojinegros.

Es que este lunes en el Presbítero Bartolomé Grella, no solo mostró un gran nivel colectivo y de algunas individualidades, sino que le jugó de igual a igual a uno de los grandes candidatos que tiene la categoría.

Con Leonardo Acosta, que se afianza cada vez más en el equipo y aparece ante los rivales históricos, y con Matías Quiroga, que partido tras partido demuestra ser el mejor refuerzo de Patronato, el equipo que dirige Marcelo Fuentes se lució en un encuentro que supo dominar más con un hombre menos durante 45 minutos.

Arranque intenso

Comenzó el partido y Patronato se paró con el tradicional dibujo táctico que viene utilizando en los últimos encuentros (4-5-1).

En tanto Quilmes, pensando en el sistema del local, el entrenador Omar De Felippe apostó a un equipo con cuatro mediocampistas Miguel Caneo en tres cuarto de cancha y con Martín Cauterruccio como punta definido.

El Cervecero intentó marcar la diferencia en el inicio, utilizando el buen pie de los volantes Lucas Rimoldi y el ex Boca Juniors, Miguel Caneo.

A pesar de ello, fue el Santo, a los 2 minutos, quien llegó por primera vez con peligro al arco rival tras un error de Sebastián Martínez por derecha, donde Urresti desbordó y Quiroga, solo en el punto del penal, cabeceó al cuerpo de Emanuel Trípodi.

Quilmes respondió cuatro minutos después con una clara oportunidad que Jacobo Mansilla desaprovechó tras rematar desviado por arriba del horizontal.

El juego siguió siendo de ida y vuelta pero los equipos comenzaron a estudiarse un poco más y las ofensivas cayeron en algunas imprecisiones.

Luego, el local tuvo un par de llegadas que no terminaron en nada porque el árbitro, Fernando Rapallini, no cobró un claro agarrón en el área de Leonardo Acosta y a la jugada siguiente, amonestó a Marcelo Guzmán donde no midió con la misma vara una jugada parecida a la del penal.

Con el apoyo de su público, Patronato comenzó a ser protagonista. Arremetió a su contrincante pero no pudo plasmarlo en la red.

En el aspecto defensivo, el local se mostró firme sin pasar sobresaltos y destacando el buen nivel y la confianza que está teniendo Lucas Márquez.

Cuando corrían 21 minutos, el conjunto de calle Grella casi abre el marcador. Gabriel Bustos apareció en escena, llegó a la puerta del área y tras un enganche bárbaro, la tiró a colocar rosando el poste izquierdo de Trípodi.

El conductor de Quilmes en ofensiva, Miguel Caneo, se movió en tres cuarto de cancha para complicar junto a Cauteuccio, a la defensa de Patronato. A los 31’, los dos se juntaron y convirtieron el gol que finalmente el juez asistente decretó como posición adelantada.


Lo mejor, sobre el cierre

Al llegar los 30’, El encuentro bajó su intensidad pero las llegadas de peligro seguían expectantes.

Hasta que a los 37’, Patronato sorprendió a los visitantes y marcó el primer gol del juego.

La conversión llegó tras un centro de Quiroga que Guzmán bajó de cabeza para Acosta y el ex Atlético Paraná entró al área punteándola a un costado de Trípodi.

Cuando todo era delirio por parte de la parcialidad local, dos minutos después, Quilmes respondió y cayó el festejo local.

Luego de un centro de Joel Carli que era fácil para Bertoli, el sol complicó al arquero y Jacobo Mansilla aprovechó el pique y de cabeza, marcó el empate para la sorpresa de todos.

Con el envión de haber emparejado el marcador, los dirigidos por De Felippe fueron con todo en los minutos finales, buscaron con tiros desde afuera haciendo lucir al uno local con dos atajadas de alto nivel de Cauteruccio y Lucas Rimoldi, respectivamente.

En el último minuto, el juez Rapallini, quien no tuvo un buen partido, se transformó en protagonista.

Marcelo Guzmán, que minutos antes no mereció ver el primer acrílico amarillo, le fue fuerte Corvalán, vio la segunda amonestación y se fue a los vestuarios complicando el panorama para el Rojinegro.

No sintió el hombre de menos

En la segunda parte, el Negro siguió con la línea de cuatro defensores, reacomodó a sus cuatro volantes y dejó a Quiroga como único punta.

Cuando todo parecía suponer que el panorama sería complicado con la ausencia de Marcelo Guzmán, Patronato siguió buscando el triunfo con la velocidad de Leo Acosta y la inteligencia de Bustos a la hora de dar los pases.

Transcurrieron los minutos y ninguno bajó los brazos. La visita, uno de los mejores equipos del torneo con la mayor cantidad de goles a favor, intentó acercarse al área de Bértoli con tranquilidad pero no le perdió el respeto a un rival que le jugó de igual a igual.

De Felippe, buscó un poco más de poder ofensivo y metió en cancha a Martín Giménez cambiando al esquema 4-3-1-2.

El encuentro fue emocionante y los equipos le mostraron a los casi siete mil espectadores un partido interesante pero el juez Rapallini, con fallos fuera de lugar, dio la única observación negativa de la tarde-noche.

Con amor propio

El cotejo estaba para cualquiera. Los dos tenían armas para ponerse en ventaja pero era Quilmes quien por experiencia y superioridad numérica, vislumbraba ser el más cercano para anotar nuevamente.

Pero a los 21’, Matías Quiroga agarró la pelota en la puerta de su área tras un tiro de esquina que Quilmes ejecutó mal, tomó el balón y se fue solo contra el mundo buscando el milagro.

En una carrera monumental de 40 metros, la aguantó y cuando parecía que tendría que hacer la individual, apareció como un rayo por la derecha Leonardo Acosta quien recibió el pase del Flaco y, por segunda vez, venció a Trípodi con un fuerte remate al costado derecho. Golazo, uno que se disfruta el doble por cómo se dio el encuentro.

Luego, los paranaenses se lucían en el campo de juego, pero Fernando Rapallini inclinó la cancha con faltas inexistentes que hacían enfurecer a todos los hinchas Rojinegros y a los propios jugadores.

Final vibrante

Con sus jugadores cansados y con la ansiedad de ganar sus primeros dos partidos de manera consecutiva en el torneo, Patronato se adueño de las acciones, fue paciente y dejó que pasen los minutos.

Quilmes no supo encontrar los espacios con un hombre de más. Entre toque y toque, la figura del encuentro, Leonardo Acosta, se la pisó a Carli que no se la bancó y lo tomó del cuello. El defensor vio la roja directa y los dos quedaron con diez.

Fernando Rapallini adicionó 5 minutos, la visita se fue toda al ataque pero fue impotente para quebrar la muralla defensiva de Patronato que supo llevarse un encuentro importante ante uno de los mejores equipos de la B Nacional.

Síntesis

Patronato: Sebastián Bértoli (7), Gerardo Acosta (5), Walter Andrade (7), Ignacio Bogino (7), Lucas Márquez (7), Leonardo Acosta (9), Marcelo Guzmán (5), Daniel Pereira (7), Gabriel Bustos (7), Emanuel Urresti (6), Matías Quiroga (8). DT: Marcelo Fuentes.

Quilmes: Emanuel Trípodi (5), Joel Carli (4), Sebastián Martínez (5), Ariel Agüero (5), Claudio Corvalán (4), Pablo Garnier (5), Leandro Díaz (4), Lucas Rimoldi (6), Jacobo Mansilla (6), Miguel Caneo (6), Martín Cauteruccio (5). DT: Omar De Felippe

Goles: PT 37’ Leonardo Acosta (P), 39’ Jacobo Mansilla (Q). ST 21’ Leonardo Acosta (P).

Cambios: ST: 16’ Martín Giménez (5) por Díaz (Q), 29’ Sebastián Romero por Mansilla (Q), 40’ Marcos Minetti por Urresti (P), 45’ Juan Casado por Leonardo Acosta (P) y 50’ Leonardo Roda por Quiroga (P).

Amonestados: PT 18’ Marcelo Guzmán, 24’ Gabriel Bustos. ST: 1’ Lucas Rimoldi, 13’ Leandro Díaz, 19’ Leonardo Acosta, 27’ Walter Andrade -llegó a la quinta- (P).

Expulsados: PT 45’ Marcelo Guzmán, por doble amarilla (P) y ST 43’ Joel Carli, por agresión (Q).

Árbitro: Fernando Rapallini (mal).

Estadio: Presbítero Bartolomé Grella (regular).
Damián Pasquet
Diseño: Grupo Octógono  |  Management Technology: Advertis  |  Powered by: SigloCero