peronismo

Fuerte respaldo de Urribarri a Bordet

Luego de la salida de su hijo del gobierno, el ex mandatario llamó a la militancia peronista a “seguir alineados fuertemente” con el Gobernador. Hizo una lectura optimista para 2019.
Agrandar imagen Urribarri evaluó que la “fuerza movilizadora anti-peronista” fue mayor que la del año 2008.
Urribarri evaluó que la “fuerza movilizadora anti-peronista” fue mayor que la del año 2008.
En la nueva etapa que afronta el peronismo tras la derrota electoral y los cambios en el gabinete provincial, el ex gobernador Sergio Urribarri llamó ayer a la militancia a respaldar al gobernador Gustavo Bordet.

Lo hizo a través de una carta pública, dirigida a “los compañeros y amigos de nuestro espacio”, que emitió ayer por la tarde, a poco de confirmarse la renuncia de su hijo Mauro Urribarri, al Ministerio de Gobierno y la aceptación del Gobernador a otra serie de dimisiones en el gabinete provincial.

El dos veces gobernador de Entre Ríos aportó una visión optimista del futuro del peronismo tras el revés electoral del domingo pasado, cuando Cambiemos obtuvo una diferencia a favor de 15 puntos porcentuales en la elección de diputados nacionales.

Entre las razones del triunfo de Cambiemos, Urribarri cuenta la “marcada mejora de la perspectiva económica que empezó el día después de las PASO cuando, impactado por el triunfo de Cambiemos, el mercado baja el dólar y tranquiliza la economía”.

“La sensación de que este camino era el menor riesgo fue muy fuerte. De hecho además de la confianza económica subió la imagen de Macri en 10 puntos” y “volvieron a ponerlo es los spots televisivos”, observa, con tono coloquial en la misiva.

Señala luego que “más del 60% de las personas dicen en las encuestas que estaban mejor en 2014 que ahora en términos económicos. Aun así muchas de esas personas votaban a Cambiemos”.

“Ni en las PASO, ni en las generales nuestro Gobernador logró provincializar la disputa. Esta siguió siendo nacional. La gente votó en Entre Ríos con la cabeza puesta y con juicios de valor sobre lo que veía de la escena nacional y de la provincia de Buenos Aires”, interpretó.

A salvo. “Si la elección no logró provincializarse, imagínense cómo podría haberse municipalizado. De ahí que en localidades con gestiones gobernadas por Cambiemos y, mal evaluadas, hayan logrado triunfos importantes y otras localidades que gobierna el PJ y tienen un alto nivel de aprobación hayamos perdido”, compara, para poner a salvo a intendentes como Enrique Cresto o José Lauritto, que recibieron un duro golpe en sus ciudades, Concordia y Concepción del Uruguay.

Urribarri cree que la “fuerza movilizadora anti-peronista” fue mayor que la del año 2008, durante el conflicto con las entidades del campo que resistieron la aplicación de retenciones a las exportaciones con una durísima protesta. Ese enfrentamiento determinaría al año siguiente una derrota del peronismo, también a manos de Atilio Benedetti, que encabezaba la lista del Acuerdo Cívico y Social, junto a dos agrodiputados como Hilma Ré y Jorge Chemes.

“En aquel entonces, para gran parte de los argentinos aún el PJ era certeza de gobierno por dos años más a nivel nacional. Hoy no los somos, el partido ha quedado relegado a las peleas, desorientación y a los problemas internos que sobrevinieron después del 2015”, distinguió.

Para Urribarri, en la elección del 22 de octubre de 2017 “no había barrera en el mundo que parara esta oleada en una provincia como Entre Ríos, ya que esto no es ni Formosa ni San Luis ni Santiago”, tres distritos donde no ganó Cambiemos. “Fíjense que hasta al salteño lo volaron por los aires”, resalta Urribarri, en referencia al gobernador Juan Manuel Urtubey, que tenía claras aspiraciones de liderar el peronismo pos kirchnerista.

“También les puedo asegurar que tampoco se trata de errores personales. Así Gustavo (Bordet) hubiera atendido uno por uno personalmente a cada compañero, el resultado hubiera sido más o menos parecido”, exime Urribarri.

“Buena noticia”. “La buena noticia es que el gobierno provincial sigue con buena aprobación, incluso más alta que la de Macri. Que la mayoría de nuestros intendentes están bien”, subraya el ex gobernador, de cara a 2019.

Repara además que en aquellas elecciones de mitad de mandato de 2009 que le tocó perder a sólo un año y medio de haber asumido su primera gobernación “tuvimos el 34,5% (de votos), es decir menos que ahora (38%) y eso nos dio más fuerza que nunca. Tomamos decisiones fuertes, aceleramos la gestión y dos años después ganamos la provincia con el 57%”.

“Por eso, nosotros tenemos que seguir alineados fuertemente con nuestro gobierno y nuestro Gobernador porque es la mejor herramienta que tenemos y que facilitar que él pueda accionarla de manera de reconducir la opinión de las personas, de ser relevantes para ellas y de mostrar iniciativa política y de gestión”, convoca. “¿Por qué? Porque eso es lo que genera expectativas, que es principal combustible de una futura campaña exitosa”, acota.

Y entiende que en las elecciones de 2019 “no debería haber un escenario de polarización excluyente, máxime si las elecciones provinciales ocurren desdobladas de la nacional”.

Bordet tiene la atribución de convocar a elecciones provinciales separadas de las nacionales, como ocurre en otras provincias y como hizo en 2007 el entonces gobernador Jorge Busti, en los comicios que ganó Urribarri, a quien había elegido para sucederlo.

Si la imagen del gobierno provincial es como dice Urribarri, una elección provincial separada de la nacional generaría más chances para el peronismo y una posible reelección del Gobernador. Sin referencias nacionales fuertes del peronismo, Bordet evitaría así volver a enfrentarse con Macri, y disputar mano a mano con el candidato a gobernador de Cambiemos.
Nueva agenda
“No se trata de decir que está todo bien y que no pasó nada. Se trata de volver a organizarnos, unirnos y salir a la calle a charlar con la gente, a ser un sinónimo de respuesta a los problemas y no de disputas políticas. A llevar un mensaje de esperanza, de expectativas y no de nostalgia”, propone.

Junto con esto plantea “ver con el resto de los compañeros la nueva agenda peronista de Entre Ríos”, definir “con qué cosas, con qué valores, con qué conceptos vamos a estar comprometidos durante los próximos 20 años ya que sin dudas, y más allá de los sentimientos y la historia, necesitamos una nueva agenda que nos identifique ante la sociedad y nos impulse como organización y movimiento político”.

Temas:

peronismo
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.