Gualeguay

Perpetua para Wagner por el femicidio de Micaela García

Sebastián Wagner fue condenado a prisión perpetua tras ser hallado culpable del secuestro, abuso sexual y asesinato de Micaela García. A Néstor Pavón le dieron cinco años por encubrimiento.
Sebastián Wagner abusó sexualmente de Micaela García y luego procedió a asfixiarla con alevosía para lograr su impunidad”. Así lo estableció el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay que lo condenó como el único culpable del crimen de la joven estudiante de Educación Física y le impuso una pena de prisión perpetua por el abuso sexual y homicidio triplemente calificado por alevosía, por violencia de género y criminis causae
–el crimen para encubrir otro delito–. Wagner no estuvo en la sala, pero se enteró de que había sido condenado en su celda en la Unidad Penal Número 8 de Federal, donde continuará purgando su pena.

El tribunal consideró que Wagner actuó solo, pero condenó a Néstor Roberto Pavón, el dueño del lavadero en el que trabajaba el homicida, por encubrimiento y le impuso una pena de cinco años de prisión. En la consideración de los jueces, Pavón contactó a Wagner con un camionero para facilitar su huida de Gualeguay, le dio dinero y luego gestionó una transferencia con su madre y la pareja de ésta, Fabián Ehcosor, que también fue condenado en un juicio abreviado. En tanto, Gabriel Otero, hijo de la ex pareja de Wagner, fue absuelto. El joven de 21 años no había sido acusado por el fiscal Ignacio Telenta ni por el querellante Javier Impini, que representa a la familia de Micaela.

“Nos quedan dudas respecto de lo que resolvió el tribunal sobre Pavón”, reflexionó Néstor García, el padre de Micaela, luego de conocido el veredicto. “No es lo que esperábamos, no estamos conformes y no nos vamos bien; queríamos otras penas, no esto. Para nosotros es muy doloroso; a mi hija no me la van a devolver, nadie me la va a traer de vuelta, pero ojalá pueda descansar en paz”, agregó Andrea, la madre de Micaela. Ambos coincidieron en que esperarán a conocer los fundamentos de la sentencia y su abogado adelantó que les recomendará apelar el fallo.

El tribunal integrado por Roberto Cadenas, María Angélica Pivas y Darío Crespo dará a conocer el próximo 25 de octubre los fundamentos de la sentencia.

CACERÍA A LA MADRUGADA. Micaela García fue vista con vida por última vez la madrugada del 1 de abril, cuando regresaba a su casa luego de haber concurrido del boliche King Night Club.

La joven tenía 21 años, era oriunda de Concepción del Uruguay y estudiaba el Profesorado en Educación Física en Gualeguay.

Las cámaras de seguridad la registraron saliendo del boliche bailable a las 5.23 y, de acuerdo con la reconstrucción posterior que hicieron luego los investigadores, Wagner la siguió en su automóvil Renault 18 Break durante varias cuadras hasta que la abordó en una zona alejada del centro de Gualeguay.

El tribunal consideró que Wagner “la forzó a subir al auto y, por su resistencia (Micaela), perdió una sandalia (en el lugar donde fue atacada)”. El detalle de las cámaras de seguridad muestra que el automóvil que conducía Wagner estuvo detenido aproximadamente diez minutos en ese lugar. Luego La metió aparece en un lugar cercano a la planta de reciclaje y circulando por la Ruta Nacional 12 y por caminos rurales cercanos adonde fue hallado el cadáver, una semana después.

El tribunal aclaró que “no se puede precisar dónde abusó de ella”, pero el juez Roberto Cadenas fue contundente en su lectura: “Sebastián Wagner secuestró, violó y mató a Micaela García”. Incluso el tribunal fue más allá y consideró que “no se ha demostrado que haya intervenido otra persona en el hecho”.

ENCUBRIDOR, NO ASESINO. En cuanto a Néstor Pavón, el propietario del lavadero “Miyo”, ubicado en uno de los accesos a Gualeguay, donde trabajaba Wagner, el tribunal lo exculpó del secuestro, abuso y homicidio de Micaela García.


En su consideración, lo único que vincula a Pavón con el crimen de la joven estudiante uruguayense son los dichos de Wagner, que desmenuzaron al dar a conocer el veredicto. En una primera declaración, a pocos días del crimen, Wagner dijo que no asesinó a Micaela García o que no recordaba haberlo hecho, admitió haber abusado de la joven, pero sostuvo que “en un momento estaba perdido” y mencionó que Pavón habría ahorcado a la joven con una soga. Durante el juicio Wagner leyó una declaración en la que volvió a involucrar a Pavón diciendo que habría asesinado a la joven “sin querer”, que “se le fue la mano” en un momento en que él se había alejado para consumir cocaína y poner música después de abusar de Micaela, pero omitió la mención de la soga y agregó la novedad de que cuando advirtió lo que había ocurrido intentó reanimar a la joven. El tribunal no cree en esa versión, cree que contiene “contradicciones manifiestas y una serie de circunstancias insostenibles absurdas y disparatadas”. Más aún, considera que la versión que da Wagner es “inverosímil”, que sus dichos son “imprecisos”, “contradictorios”, “mendaces”, “ilógicos” y “fantasiosos”. Dice el tribunal: “El relato de Wagner no puede ser tomado en serio”.

Los jueces creen que “Wagner fue el único autor de los hechos (secuestro, abuso y homicidio) e involucró a Pavón para vengarse porque éste aportó datos a la Policía para su detención, por cierto tardíamente”.

Sin embargo, los jueces creen que “sí existen pruebas para responsabilizar a Pavón en el encubrimiento”, es decir, que Pavón obstruyó a la Justicia, mintió, encubrió a Wagner después de lo sucedido y lo ayudó a huir. ¿Cómo lo hizo? Contactó al camionero que lo trasladó desde Gualeguay hasta la provincia de Buenos Aires, le entregó dinero y se contactó con la madre de Wagner para realizar una transferencia.
Abrazo conmovedor
El tercer acusado en el juicio, Gabriel Otero, llegaba a esta instancia sabiendo que sería absuelto, ya que no había sido acusado por el fiscal ni por la querella. El joven, el hijo de la última pareja de Wagner, estaba acusado de encubrimiento porque fue el encargado de lavar el vehículo en el que se conducía Wagner cuando secuestró y trasladó a Micaela García.

Los jueces dejaron en claro que Otero aspiró y lavó el automóvil sin saber lo que había sucedido unas horas antes.

Uno de los ejemplos más claros fue que después de hacer la limpieza del vehículo, Otero no limpió la aspiradora utilizada, por lo que cuando el artefacto fue analizado por los peritos, se pudieron encontrar cabellos y otras pruebas clave para determinar que la presencia de Micaela en el automóvil.

Una de las imágenes más conmovedoras de la jornada de ayer fue el abrazo que confundió a Néstor García, el padre de Micaela, con el propio Otero dentro del recinto.

Temas:

Gualeguay
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.