tribunales

Imputan a un abogado de Paraná por estafa procesal

El letrado y su cliente fueron acusados por ese delito, que prevé penas de hasta seis años de prisión, por introducir datos falsos en una demanda presentada en la Justicia provincial.
Agrandar imagen Un abogado y ex gendarme paranaense fue acusado por el delito de estafa procesal.
Un abogado y ex gendarme paranaense fue acusado por el delito de estafa procesal.

Un abogado fue imputado por haber introducido datos falsos cuando presentó una demanda por ajustes salariales a favor de un oficial de Gendarmería. La sospecha es que el demandante no vive en Paraná, ni siquiera en Entre Ríos, y que fijó un domicilio falso al solo efecto de tramitar la demanda judicial en esta jurisdicción.

La justicia investiga si un abogado paranaense y ex gendarme introdujo datos falsos en una demanda tendiente a que un jubilado obtenga un aumento salarial y por eso terminó imputado por el delito de estafa procesal, del mismo modo que lo fue su cliente.

El abogado Juan Alberto Manuel Liva, que cumplió funciones en el escuadrón de Gendarmería de Formosa, se jacta de representar con su firma a casi 10 mil gendarmes que reclaman ajustes salariales ante los tribunales federales.

En uno de esos expedientes, el 28 de diciembre de 2012, un gendarme presentó una demanda civil, con el patrocinio letrado de Liva, pidiendo que el Estado Nacional le reconociera una serie de adicionales que le significaban un aumento en sus haberes. El reclamante acompañó una fotocopia de la primera hoja de su DNI, en la que no constaba su domicilio, y habría dado datos falsos sobre su lugar de residencia.

Dos años después, el 5 de septiembre de 2014, el mismo gendarme presentó una nueva demanda civil con la misma pretensión, aportando esta vez una fotocopia de un documento de identidad en el que consta como su domicilio el lugar donde funciona el estudio jurídico del abogado Liva.

La sospecha es que el gendarme no vive en Paraná, ni siquiera en Entre Ríos, y que fijó un domicilio falso en la capital provincial al solo efecto de tramitar la demanda judicial en esta jurisdicción.

Ambos fueron acusados por estafa procesal, que prevé penas de hasta seis años de prisión. Se trata de un delito que comete quien manipula pruebas en un procedimiento penal con el objetivo de hacer incurrir al juez en un error, perjudicando los intereses económicos de un tercero, en este caso, el Estado Nacional.

NO REMUNERATIVO. El caso tiene como contexto la creciente litigiosidad por parte de agentes retirados de las fuerzas armadas de seguridad en los tribunales de todo el país.
En la década del 90, como parte del proceso de ajuste, el Gobierno comenzó a pagar los incrementos salariales al personal en actividad de las fuerzas armadas y de seguridad mediante suplementos y compensaciones no remunerativas, de modo que no fueran percibidos también por los retirados.

De resultas de esto, un altísimo porcentaje de gendarmes cobran sus haberes por medidas judiciales, ya que los jueces resuelven conflictos individuales según una antigua jurisprudencia del derecho laboral que establece que el pago de los adicionales no remunerativos son ilegales.

La sospecha, en este caso, es que Liva busca esa reivindicación por caminos turbios; y para zanjar esa duda el juez Leandro Ríos dispuso que se realice una pericia caligráfica a fin de determinar si los datos falsos fueron inscriptos por el gendarme demandante o por el abogado que lo representa. En tanto, la Cámara Federal de Apelaciones no descartó que dependiendo del resultado de la pericia y de la producción de otras medidas de prueba puedan surgir otros delitos.

El doctor Liva, en la mira
Los números asustan: en 2009 se multiplicaron por seis las causas que ingresaron al Juzgado Federal Número 2 de Paraná, donde tramitan las cuestiones provisionales. Sólo ese año se registraron 36.386 nuevas causas iniciadas por agentes de las fuerzas armadas y de seguridad de diferentes puntos del país que reclamaban una readecuación de sus salarios. Ello a pesar de la incompetencia territorial, es decir, la imposibilidad que tienen las personas que no viven en la provincia para litigar en la jurisdicción.

Liva, como se dijo, es un abogado paranaense y ex gendarme que cumplió tareas en la Agrupación VI “Formosa” de la fuerza de seguridad hasta que fue pasado a retiro obligatorio en 2003. La medida fue confirmada en 2006, luego de que una junta médica dictaminara que presentaba “‘trastorno adaptativo’, con ansiedad e inhibición laboral específica” y lo clasificó como “incapacitado para todo servicio”.
El informe médico dejó expresamente aclarado que tal afección no guardaba relación con los actos de servicio.

Liva tiene su estudio en División Los Andes 1378 de Paraná. Con su firma patrocinó un expediente en el que representó a 456 actores y otro con el poder de 789 gendarmes.

Temas:

tribunales
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.