FEMICIDIO DE MICAELA

En la Justicia cobra forma la perpetua para Wagner y Pavón

El dueño del lavadero negó ayer su participación en el hecho. Antes, Wagner lo había implicado como coautor del homicidio de Micaela García. La justicia ubica a ambos como autores.
Sebastián Wagner y Néstor Pavón aparecen de momento para la Justicia como los dos únicos implicados en el homicidio de la estudiante Micaela García en Gualeguay.

En principio, para los investigadores se trata de un homicido triplemente agravado: por femicidio, por la alevosía y por criminis causae –un crimen para ocultar un delito anterior—por lo cual tanto a Wagner como a Pavón le correspondería el máximo de la pena: perpetua.

El tercer implicado, aunque como encubridor, es Fabián Ehcosor, pareja de la madre de Wagner, Gabriela Wagner. Wagner, Pavón y Ehcosor permanecen detenidos.

El femicidio de Micaela García –desapareció el sábado 1º y su cuerpo fue hallado una semana después, el sábado 8—conmocionó al país, y derivó en una investigación sobre el comportamiento del juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Rossi, que fue quien firmó la sentencia que le otorgó la libertad condicional a Wagner en julio de 2016.

Rossi tiene seis pedidos de jury en su contra.

Declaración. El miércoles 12 Wagner, detenido en la unidad penal de Federal, prestó declaración indagatoria ante el fiscal Ignacio Telenta, de la Unidad Fiscal de Gualeguay, y reconoció la autoría en el crimen de Micaela García. Pero además admitió que su empleador en el lavadero de camiones en el que trabajaba en Gualeguay, Néstor Pavón, participó en el hecho, ocurrido la madrugada del sábado 1º.

Micaela García había ido a bailar al boliche King, de Gualeguay, y a la salida, de camino a su casa, fue interceptada por Wagner y Pavón, quienes, según los términos que usó una fuente de la Justicia, salieron de “cacería”, la obligaron a subir al vehículo en el andaban, un Renault Break, la violaron y después la asesinaron.

Oficialmente, desde la Justicia indicaron que Wagner prestó declaración, “reconociendo su co-autoría en el hecho, y dio cuenta de la autoría conjunta de Néstor Roberto Pavón, quien fuera indagado el día 8 de abril pasado por el fiscal como partícipe en el hecho”. Wagner, que ya tiene una condena por dos hechos de violación, está acusado ahora por por abuso sexual y homicidio triplemente agravado.

“Se le imputó el abuso sexual con acceso carnal y el posterior homicidio calificado por alevosía, por femicidio y criminis causae (que califica a los asesinatos cometidos para preparar u ocultar otro delito, en este caso, la violación) de Micaela García, ocurrido el pasado 1º de abril”, dijeron desde la Justicia.

En su relato de declaración indagatoria, Wagner se declaró culpable de la desaparición y violación de Micaela. Además, señaló al dueño del lavadero como el responsable del asesinato de la joven. Si bien, aún no hay pruebas concretas en su contra, hay indicios que lo colocan como un posible co-autor del femicidio. Aunque el Ministerio Público Fiscal, aclaró esta tarde, que “se continúa la etapa de recolección probatoria”.

La declaración sobrevino después de estar prófugo, y haber huido de Gualeguay con la ayuda, según presume la Justicia, de Pavón, más el acompañamiento de la madre del principal imputado, Gabriela Wagner. Fue detenido el viernes 7, en Moreno, provincia de Buenos Aires, y su detención implicó un rápido avance de la investigación, y principalmente el hallazgo, el sábado 8, del cuerpo de Micaela García.

Implicado. Ayer fue el turno de la declaración de Pavón ante el fiscal Telenta.

Frente al fiscal, y asistido por sus dos defensores, Andrés Carbajal y Ramón Barreto, Pavón negó haber participado de la violación y crimen de Micaela García.

Así lo indicaron sus abogados, que además señalaron que Pavón no solo ratificó su primera declaración sino que, también, la amplió “con mucha información y detalles sobre el caso”, siempre negando cualquier participación en el crimen.

Respecto a la participación de otro individuo junto a Wagner, los defensores reconocieron la sospecha cierta sobre la existencia de una segunda persona coautora del crimen pero que ésta no sería Pavón, según publicó el sitio Gualeguay 21.

La coartada de Pavón es que el día del crimen estuvo bebiendo toda la noche, por lo cual, aseguró, no podría haber tenido participación en el hecho. Pero los investigadores tienen una primera certeza: Wagner no actuó solo. Pero además, al no ser de Gualeguay, necesitaba de un cómplice para salir de “cacería”, ubicar una chica, reducirla, violarla, asesinarla y después pretender hacer desaparecer el cuerpo. “Está fuera de duda que la chica no entró voluntariamente al auto. Hubo otra persona, y esa otra persona es Pavón.

Hay muchas llamadas hechas por Pavón a familiares de Wagner en Moreno para facilitar su huida. Además, está la prueba del lavado del auto luego del crimen, y resta la prueba del hisopado en el cuerpo para ver si se puede hallar restos de semen de Pavón. Eso terminaría de cerrar el círculo”, contó una fuente.

“Es creíble el relato de Wagner. La duda aparecería si hubiera tratado de quitarse la culpa y cargársela a Pavón. Pero Wagner admite su responsabilidad en el hecho, dice que fue él, pero también dice que participó Pavón. El suceso no se explica con la participación de una sola persona. Tiene que haber otro. Y ese otro es Pavón. Además, está probado que lo ayuda a Wagner para lavar el auto, están las pruebas de los llamados que efectúa Pavón. Lo único que nos faltaría hallar restos de semen en el cuerpo de la chica”, apuntó.

En la Justicia, la estrategia es mantenerlos en prisión a los dos principales implicados hasta el momento del juicio. Y cuando se sustancie el juicio, pedir el máximo de la pena para los dos, esto es perpetua.
Prontuario
En 2010, Sebastián Wagner abusó sexualmente de una estudiante luego de golpearla y robarle en su casa. Cuatro meses después violó a otra chica, a quien obligó a subir a su auto y luego la llevó a la fuerza a un parque. En un juicio abreviado, después de ser reconocido por las dos víctimas y varios testigos, recibió una pena de nueve años en prisión. Dos años después surgió otro caso de abuso pasado en el que lo incriminaban, aunque no lo pudieron comprobar en la Justicia: el violador estaba encapuchado y ante la prueba del ADN, Wagner culpó a su hermano gemelo. Los nueve años de condena fueron al final cuatro: luego de cumplir dos tercios de su pena en la cárcel, el juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Rossi, le dio la libertad condicional. En julio del año pasado, volvió a las calles. Por esa liberación, el juez Rossi ahora está en el ojo de todos. Hasta el presidente Mauricio Macri ha pedido públicamente que sea removido de su cargo. Y en el Jurado de Enjuiciamiento hay seis pedidos de jury para removerlo de su cargo.

Temas:

FEMICIDIO DE MICAELA
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.