Elevan a juicio los asaltos a mano armada contra un futbolista y una escribana

Se decidió la remisión a juicio de las causas en las que se investiga a un joven, acusado por los asaltos a mano armada contra el futbolista Diego Jara y la escribana Graciela Pacher, ocurridos en septiembre y octubre de 2015.
Agrandar imagen
Claudio Sebastián Togni, de 37 años, de profesión albañil, será juzgado por dos hechos que generaron preocupación en ámbitos tan disímiles como son el fútbol y la actividad notarial. El viernes 15 el juez de Garantías interino Nº3 Humberto Franchi, resolvió remitir a debate las causas en la que se investiga los asaltos al futbolista Diego Jara y a la escribana Graciela Pacher. La acusación pública estará en manos de la fiscal Aranzazú Barrandegui, mientras que la querella particular será impulsada por Miguel Ángel Cullen. Togni es representado por Javier Aiani.
Pena
El imputado enfrenta cargos por los delitos de Robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada y Robo doblemente calificado por lesiones graves y por el uso de armas. Fiscalía adelantó que, sin perjuicio de elementos que surjan del devenir del debate, pedirá una pena de 10 años de prisión; mientras que la querella se expidió por la pena de 7 años sólo en relación al asalto a la casa de le escribana.
Dato I
El primer hecho que se le atribuyó a Togni ocurrió el 3 de septiembre de 2015, cuando aproximadamente a las 19.40, junto a otro hombre interceptó a María Lucrecia Isnardo, Virginia Galván y su hija menor, cuando las mujeres llegaban a la casa de las últimas, en Paraná. Según la acusación, ambos hombres portaban “armas fuego tipo revólver”, con las que las “obligaron a ingresar a la cocina. Una vez allí, las encerraron en un baño, les exigieron que se quedaran quietas y que les dijeran donde estaba la plata, momento en el que Mario Dante Galván tocó la puerta, siendo forzado a entrar a punta de pistola, encañonado en la cabeza y atado en sus manos con un cordón”. Las víctimas permanecieron en la planta baja de la casa, mientras los asaltantes “subieron a la planta alta, donde sustrajeron del interior de un ropero la suma de cien mil pesos, que había cobrado Diego Jara, marido de Galván, ese mismo día”. Al salir dejaron a las víctimas encerradas en el interior del domicilio, utilizando para ello las llaves de la dueña de casa.
Dato II
El segundo hecho que se le endilga a Togni es el violento asalto a la escribana Pacher. Según la acusación, el 31 de octubre de 2015, alrededor de las 21, Togni, Nahuel Alexander Deharbe, y otra persona que aún no ha sido identificada, llamaron a la puerta de la Escribanía de Pacher, en calle Santa Fe, en Paraná, y cuando abrió, con fuerza la empujaron e ingresaron dentro de la vivienda, amenazándola con un arma de fuego”, a fuerza de “golpes de puño hasta hacerle perder tres dientes, siendo estos dos incisivos y un colmillo”, le exigieron que les entregara dinero y joyas. A paso seguido, los asaltantes maniataron con precintos a Pacher y la dejaron en una de las habitaciones de la casa durante una hora y media, mientras revisaban la vivienda en busca de dinero y otros elementos de valor. Media hora más tarde, ingresaron a la finca Mario Fernández y María Cristina Grosian, a quienes esperaba Pacher a cenar. Como la pareja es amiga de la dueña de casa y tenía llave ingresó sin percatarse de la situación, por lo que, una vez dentro, fueron “interceptados, amenazados con un cuchillo y golpeados en sus rostros y brazos con el fin de reducirlos -como consecuencia de los golpes, Grosian presentaba una contusión en la mano derecha y escoriaciones en el rostro-. Luego los maniataron con precintos y los dejaron inmovilizados en el living de la casa”. Finalmente, alrededor de las 22.30, Togni y Deharbe se retiraron del lugar, dejando a Pacher, Fernández y Grosian, maniatados en el interior de la vivienda, y habiéndose apoderado ilegítimamente de setecientos dólares, treinta mil pesos, y otros elementos de valor que había en la casa, entre los que se destacaron varias armas de fuego valiosas.

Deharbe resolvió su situación a través de un juicio abreviado en el que se abordaron tres hechos. Así, aceptó cumplir 5 años de prisión. Un tercer involucrado en el caso, de apellido Schmith, fue sobreseído por falta de pruebas para continuar la persecución penal en su contra.
Al margen
Fuentes policiales consultadas precisaron que los golpes que daba la banda que integraría Togni se caracterizaban por las tareas de inteligencia sobre las potenciales víctimas y la violencia con la que se ejecutaban. También deslizaron que se presume que participó de otros hechos similares, pero no se pudo recabar prueba que lo vinculara a los mismo
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.