OTRA CAUSA

El revólver que tenía Vitali era de un secuestro realizado en el año 2008

Se trata de un Mágnum 357 Amadeo Rossi que debería haber sido destruido en 2015. Fue encontrado en el departamento Diamante en 2008 por la División Homicidios.
Agrandar imagen Vitali sigue preso.
Vitali sigue preso.
CRÉDITO: Ricardo Holle (archivo).
Fiscales e investigadores de la causa del robo de armas judicializadas en los Tribunales de Paraná, siguen sin poner techo a su capacidad de asombro, con las novedades que siguen sumando cargas penales al ex Perito de Balística del Superior Tribunal de Justicia, Daniel Antonio Vitali.

Tal como publicó oportunamente esta Hoja, tras haber sido solicitado el enjuiciamiento del Licenciado Vitali por considerárselo como responsable de los movimientos internos que permitían que armas en custodia de la Justicia entrerriana fueran vendidas y llegaran a manos de la delincuencia, se le permitió la libertad ambulatoria hasta el momento del juicio, luego de haber permanecido al inicio de la causa con prisión domiciliaria. Pero ese beneficio fue interrumpido el viernes 20 de octubre, luego que una funcionaria policial en actiuvidad lo denunciara por amenazas y violencia verbal, adjudicándose una especie de relación que ella niega y que interpreta como parte de un ardid para perjudicarla en el plano laboral y de pareja, incluyendo cuestiones privadas que se resolverán oportunamente bajo la órbita judicial.

La mujer policía denunció que fue amenazada por el perito, por lo que al activarse los engranajes judiciales, la fiscal interina Fernanda Rufatti, de la Unidad Fiscal de Violencia de Género, solicitó al juez de turno ordenar un allanamiento en la vivienda de Vitali.

El procedimiento policial se llevó a cabo tras la orden del juez de Garantías N°2, José Eduardo Ruhl. Por la tarde noche del viernes 20 de octubre, el perito quedó alojado en la Alcaidía de Tribunales y quedó supeditado a la causa por el supuesto delito de coacciones.

En tanto, se tomó como una irregularidad más y por ende una carga penal en contra del ex funcionario judicial, la tenencia de un revólver de alto poder, sin documentación y con el agravante de tener su numeración suprimida parcialmente.

Se trata de un arma de uso civil condicional (mal llamado arma de guerra) ya que por el calibre y por sus características se deben cumplir requisitos legales para su adquisición, como además para la compra de la munición correspondiente.

Hasta ese momento, el secuestro del arma sumaba también otra acusación, pero lo que no se esperaba era que el acusado, -que desde mayo de 2016 cuando fue acusado habría deslizado solamente la versión de que esto fue algo preparado en su contra- tuviera, nada mas y nada menos que dentro de su casa, un revólver que figuró alguna vez como secuestro judicial y se estimaba que había sido destruido en el año 2015.

Efectivamente, las pericias realizadas sobre el revólver Mágnum 357 marca Amadeo Rossi, de producción brasilera, con parte de la numeración suprimida, arrojaron como resultado que el mismo fue secuestrado a principios de 2008 por personal de la División Homicidios de Paraná en un allanamiento efectuado en la localidad de Ramirez, en el departamento Diamante.

En abril de ese mismo año, el arma es enviada a pericias realizadas por Jefatura de Policía en Paraná y cuando se finaliza con la tarea encomendada, es devuelta –por cuestiones de jurisdicción- al juzgado del departamento Diamante.

Allí duerme, junto a muchas otras armas, en un cajón custodiado por las paredes del juzgado y entre 2014 y 2015 se resuelve enviar todas esas armas, cuyas causas ya se habían agotado en instancias judiciales para su completa destrucción, al famoso depósito de los Tribunales de Paraná, donde, el mismo Vitali promocionaba a traves de medios periodísticos que las armas que llegaban allí debían ser destruídas.

Por eso, el lunes 23 de octubre, cuando ese Mágnum 357 Amadeo Rossi secuestrado en la casa de Vitali fue enviado a las pericias de rigor, los investigadores sintieron lo mismo que con aquel revólver secuestrado en febrero de 2016 en la comisaría cuarta de Paraná a un sujeto de apellido Touján: Sintieron el olor putrefacto de un arma en recirculación que debía estar en cadena de custodia y que caía nuevamente en manos del delito.

Se comprobó que el revólver que se le secuestr´`o a Vitali tenía fracturada la púa percusora, no estaba apto para el disparo, pero que podía repararse.

Esto sumaría otra carga de “Peculado” al ex perito del STJ, pero, la pregunta obligada es ¿Qué llevó a Vitali a tener tremenda prueba en su contra dentro de su propia casa, a horas de haber amenazado a una persona?. Ese revólver no se encontró cuando allanaron su domicilio por primera vez. ¿Dónde estaba?, ¿Quién lo tenía?.

Lo cierto es que se trata –funcione o no- de un arma que ya no debería estar desde 2015.

Temas:

OTRA CAUSA
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.