tribunales

Detienen y encarcelan a homicidas de Fornero

Tras haber sido sentenciados, ayer se confirmaron las dos condenas y se ordenaron las detenciones de quienes al momento del crimen tenían 16 y 17 años. La Justicia argumentó los motivos de llevarlos a la cárcel.
Agrandar imagen Los imputados y sus abogados, en 2016, cuando se conoció la sentencia. Hace más de 7 años del crimen
Los imputados y sus abogados, en 2016, cuando se conoció la sentencia. Hace más de 7 años del crimen
La Justicia ordenó ayer al mediodía a la División Homicidios de la Policía de Entre Ríos localizar, detener y poner a disposición para su traslado y alojamiento en la Unidad Penal 1 de Paraná a Rubén Emanuel Gómez, de 24 años y a Nicolás Daniel Lencina, de 23. Ambos habían sido recluídos en hogares de menores en 2010, cuando tenían 17 y 16 años, tras haber sido encontrados responsables, junto a Lisandro Fernández, de 19 años, del asesinato de Leandro Fornero, en calle Moreno, hasta donde fue perseguido por los tres, en un automóvil, luego de salir de la zona de boliches. Lo que habría empezado como una discusión por un roce entre los vehículos terminó en un crimen, del cual fue testigo de cargo otro joven que acompañaba a Fornero en la madrugada del 24 de enero, siete años atrás. Para entender como se llega a esta instancia, siete años después de un crimen se tiene que conocer que por el grave hecho que comenzó con una absurda discusión por una mala maniobra de tránsito, Fernández, en juicio oral y público fue condenado a 10 años de prisión.

Los que en ese momento eran menores, lejos de beneficiarlos con algún tipo de inimputabilidad, se les resolvió un auto de responsabilidad y pasaron un tiempo confinados en hogares de menores del Estado, pero conscientes de que al tener la mayoría de edad deberían responder por el injusto.

El viernes 29 de abril del año pasado se conoció la integración de la sentencia en la que los dos menores que participaron del crimen de Leandro Fornero fueron condenados el 31 de octubre de 2013.

En los fundamentes de la sentencia se resaltó que exhibieron una “respuesta formal de mero cumplimiento de las pautas impuestas” en el tratamiento tutelar y no mostraron una “una efectiva toma de conciencia” del grave hecho que protagonizaron.

Por este grave hecho que comenzó con una absurda discusión por una mala maniobra de tránsito, Fernández, a quien la fiscalía le había solicitado 12 años de cárcel, fue condenado a diez años de prisión que está purgando y Gómez y Lencina fueron encontrados coautores del delito de Homicidio simple, por la muerte de Fornero, y Homicidio simple en grado de tentativa, por el ataque a Arnedo, -el amigo de Fornero- difiriendo el Tribunal la integración de la sentencia a la Justicia Penal Juvenil.

Durante el debate en el que se integró la sentencia se discutió “si hay necesidad o no de imponer un castigo a los jóvenes Gómez y Lencina”.

Intervinieron la fiscal coordinadora Carolina Castagno, la querella particular por Arnedo, en manos de Leopoldo Lambruschini y Julio Federik, el defensor auxiliar y representante del Ministerio Pupilar, Miguel Fernández junto a sus defendidos, los jóvenes Lencina y Gómez.

El viernes 29 de abril de 2016, el juez subrogante Daniel Malatesta dictó sentencia integrativa de aquella condena. Resolvió condenar a Gómez a la pena de seis años y seis meses de cárcel, y a Lencina a seis años.

En los fundamentos de la sentencia se resaltó que los jóvenes no mostraron “una efectiva toma de conciencia” del grave hecho que protagonizaron y sólo exhibieron un “compromiso formal sin compromiso subjetivo” durante el tratamiento tutelar del que fueron objeto por su condición de menores imputables al momento del hecho.

Argumentó que, “no se aprecia en ninguno de los dos casos una efectiva toma de conciencia al respecto, más allá del cumplimiento de ciertas pautas de conducta y la docilidad frente al abordaje de los numerosos dispositivos institucionales y profesionales que los acompañaron”.

En este sentido, el magistrado señaló que “no constaté en ellos, sin embargo, una actitud de interpelación y/o preocupación sincera como si no hubieran tomado dimensión de la solemnidad del acto procesal. Sin dudas, esta actitud es coherente con el modo en que decidieron plantarse ante la instancia judicial: compromiso formal sin compromiso subjetivo”.

En otro tramo de la extensa sentencia, el magistrado explicó que “la imposición de una pena a los jóvenes Gómez y Lencina luce necesaria, no sólo por la gravedad de los hechos imputados suficientemente puesta de relieve supra, sino también por el opaco resultado del tratamiento tutelar”.
La madrugada del crimen
El 24 de enero de 2010, alrededor de las 6.30, en la zona superior del Parque Urquiza, la esquina de De la Torre y Vera y Moreno fue el último escenario de una violenta puesta en escena de tres actos que se cobró la vida de un hombre de 31 años.
Allí, Leandro Fornero cayó abatido por un disparo de un arma calibre 22 largo.

Fue luego de perseguir junto a Franco Arnedo en un auto Suzuki Fun, discutir y pelear con los ocupantes de un Peugeot 306 en el que se trasladaban Rubén Gómez, Nicolás Lencina y Lisandro Fernández, que al momento del hecho tenían 16, 17 y 19 años, respectivamente.

Temas:

tribunales
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.