corrupción

Boudou, preso por enriquecimiento ilícito

El ex vicepresidente de la Nación y su socio José María Núñez Carmona tras la declaración indagatoria fueron llevados al penal de Ezeiza. Boudou recusó al juez.
Agrandar imagen

El ex vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, fue detenido ayer por orden del juez federal Ariel Lijo, acuso por lavado de dinero y asociación ilícita, al igual que su socio José María Núñez Carmona. Ambos prestaron declaración indagatoria y pidieron la excarcelación, la que fue denegada por el magistrado al entender que los acusados pueden entorpecer la investigación. Por la noche fueron alojados en una celda del penal de Ezeiza. Boudou dijo que su detención fue arbitraria, pidió su nulidad por “no estar fundada” y recusó al juez “por parcialidad”.

Lijo acusó a Boudou por el supuesto lavado de activos por 4.238.900 pesos y 995.000 dólares. Además, le imputó la compra con fondos sin justificar de un departamento por 120 mil dólares, y 80 mil dólares. El ex vicepresidente Amado Boudou fue detenido ayer de manera preventiva en una causa por enriquecimiento ilícito y, tras prestar declaración indagatoria y recusar al juez, fue trasladado al Penal de Ezeiza.
La decisión de la detención fue adoptada por el juez federal Ariel Lijo, quien sostuvo que, a pesar de estar a derecho, el imputado puede tener contactos que le permitan eludir a la Justicia.

Para el ex funcionario kirchnerista su detención fue “ilegal y arbitraria”, según consta en el acta de su declaración indagatoria a la que tuvo acceso Télam.

El día comenzó temprano para Boudou: antes de las 7, efectivos de Prefectura irrumpieron en su departamento del edificio Madero Center, en el lujoso barrio porteño de Puerto Madero.
La detención fue registrada por las fuerzas de seguridad y luego difundida a través de decenas de medios, algo que el propio ex vicepresidente denunció durante su indagatoria.

Si bien en las imágenes se lo vio descalzo y con un pantalón pijama gris y una remera negra, pasadas las 11, cuando lo trasladaron a los tribunales de Comodoro Py, vestía la misma remera -bajo el chaleco antibalas-, un jean y zapatillas.

Tras pasar varias horas en la alcaidía de los tribunales federales del barrio porteño de Retiro, Boudou fue llevado a declarar cerca de las 14 y, junto con él, ingresó su abogado Eduardo Durañona, que debió volver de urgencia de la Costa Atlántica.

El ex vicepresidente permaneció durante más de una hora y media en el juzgado de Lijo donde denunció que su detención fue “ilegal y arbitraria”, y acusó al juez de utilizarla para tapar las acusaciones que pesan en su contra en el Consejo de la Magistratura.
Espectáculo y sobreactuación
“Prefiero la sobriedad republicana al escarnio público. Me produce vergüenza ajena que se monten espectáculos públicos que, por exagerados y ramplones, suenan a venganza”, señaló el abogado entrerriano Rubén Pagliotto refiriéndose a la detención de Boudou.

“Jueces y fiscales (siempre existen excepciones) tiempistas y mediocres se hicieron los distraídos y nunca se animaron con el poder”.

“Entonces, de no hacer nada, ahora pasaron a hacer todo y, en esa suerte de totalidad arrasadora se llevaron puesta, hiriéndola de muerte, a una de las conquistas más importantes del Estado de Derecho como es la de la libertad del imputado durante el proceso. La inacción es condenable.
Pero la sobreactuación de los conversos es mucho peor. Y peligrosa”. (Análisis Digital)

“Jamás obstaculicé ni obré de ninguna manera para trabar las investigaciones; lejos de ello, siempre aporté mi punto de vista y mi presencia a estado de derecho. La detención de la que fui objeto esta mañana es ilegal y arbitraria”, sostuvo Boudou.

Además de Boudou, también fue detenido su socio José María Núñez Carmona, porque el magistrado los acusa a ambos de haber encabezado una asociación ilícita destinada a cometer delitos relacionados con el lavado de dinero.

Lijo acusó a Boudou por el supuesto lavado de activos por 4.238.900 pesos y 995.000 dólares, en tres maniobras, una de ellas a través del blanqueo de capitales de la ley 26476, en el 2009, al que ingresó Núñez Carmona.

Además, le imputó la compra con fondos sin justificar de un departamento de su ex pareja Agustina Kampfer por 120 mil dólares, y 80 mil dólares de su patrimonio cuyo origen tampoco encuentra explicación, según la resolución en la cual ordenó detenerlo.
La indagatoria se realizó en un clima “tenso”, según describieron quienes la presenciaron, y se interrumpió un instante cuando ingresó el juez e intentó explicar los motivos de la detención.

El magistrado pretendía aclarar que con la detención del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, la Cámara Federal porteña había esgrimido nuevos lineamientos para justificar las detenciones preventivas, pero Boudou le dijo que no hacía falta esa explicación.

En el caso De Vido, la Cámara sostuvo que a la hora de examinar los riesgos procesales “no corresponde limitar el análisis al arraigo o la manera en que los involucrados se comportan formalmente en el proceso penal”, sino que hay que evaluar si tuvieron poder o tienen vínculos con personas que pudieran ser de ayuda para eludir un proceso judicial.

“El juez a cargo de este juzgado ha perdido objetividad y la imparcialidad que es necesaria para llevar adelante tan importante magistratura”, sostuvo luego Boudou para pedir su recusación.

En el marco de su indagatoria, Boudou sostuvo que estaba sorprendido por el “cambio intempestivo” en el manejo de la causa y, según pudo reconstruir este medio, se lo atribuyó a las denuncias presentadas esta semana contra el juez Lijo en el Consejo de la Magistratura.

Para el ex vicepresidente de Cristina Kirchner, Lijo decidió su detención luego de que lo acusaran de cajonear algunos expedientes contra funcionarios y ex funcionarios acusados por delitos de corrupción.

“Que no pretenda tapar con actos espectaculares las denuncias que hay en su contra”, sostuvo el ex vicepresidente en relación a las acusaciones conocidas estos días contra el juez Lijo.

La causa por enriquecimiento ilícito contra Boudou se inició en el 2012 por una denuncia de un abogado particular, y la pericia sobre sus bienes, realizada por peritos de la Corte Suprema, concluyó hace pocas semanas y tardó dos años.

Boudou pasará la noche en el penal de Ezeiza, más precisamente, en el Hospital Penitenciario Central de ese instituto carcelario, donde comenzarán a realizarle los estudios de salud de rigor previo a asignarle un lugar de detención.
“Está en riesgo la democracia”
Tras la detención de Boudou, Unidad Ciudadana emitió un comunicado en el que asegura que “está en riesgo la democracia”. La propia Cristina Kirchner publicó el texto en Twitter. “Estamos frente a una maniobra de disciplinamiento como pocas veces se ha visto en la historia de nuestro país”, dijo la ex mandataria. El tuit quedó fijado en su perfil de la red social.

“En Argentina el Gobierno del Presidente Macri está utilizando al Poder Judicial para perseguir a los dirigentes opositores. El objetivo de esta persecución judicial es precisamente atemorizar a los dirigentes de la oposición para que sean sumisos ante la segunda fase del ajuste que se busca implementar”, dice el comunicado de Unidad Ciudadana y agrega: “Denunciamos la delicada situación que atraviesa la democracia argentina, donde se ha vulnerado (o se ha terminado) el Estado de Derecho y la división de poderes”.

Temas:

corrupción
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.