Juicio abreviado

Bignasco fue condenado por abuso pero no irá a la cárcel

Confesó haber cometido abuso contra dos menores de edad y fue condenado a dos años y seis meses de prisión condicional. Las víctimas denunciaron haber sido manoseadas y ultrajadas por el animador.
Agrandar imagen El conductor de televisión local deberá realizar tratamiento psicológico y psiquiátrico.
El conductor de televisión local deberá realizar tratamiento psicológico y psiquiátrico.
El conductor televisivo Hernán Bignasco fue condenado por el delito de abuso sexual de dos jóvenes menores de edad a las que manoseó durante un casting para un programa de la televisión local. Confesó, pero no irá a la cárcel.

Bignasco fue condenado en un juicio abreviado en el que admitió haber cometido abusos reiterados contra una joven de 17 años entre los meses de junio, julio y agosto del año pasado y que también abusó de una adolescente de 15 años en septiembre.

En ambos casos, el animador les ofrecía hacer un casting para una publicidad de ropa que se vería en el programa que conducía todos los sábados en un canal local.

La jueza Paola Firpo homologó el acuerdo al que arribaron la fiscal Melisa Saint Paúl y los defensores Miguel Cullen y Guillermo Vartorelli.

El animador recibió una pena de dos años y seis meses de prisión condicional y tendrá que cumplir algunas reglas de conducta durante un año: deberá someterse a un tratamiento psicológico y psiquiátrico y no podrá realizar actos que sean perturbadores o molestos para las víctimas ni para sus familiares.

En caso de incumplir con alguna de estas pautas la sentencia se volverá efectiva, es decir, iría a prisión. El acuerdo fue aceptado por el representante del Ministerio Pupilar, Miguel Ángel Fernández, y también por las adolescentes, fundamentalmente, porque traía implícita la confesión de Bignasco.

EL FALSO CASTING. La primera denuncia fue presentada en octubre del año pasado, en sede policial y ratificada en los tribunales, por una adolescente que dijo haber sido manoseada durante un casting para una publicidad de ropa que se vería en el programa de televisión.

Luego otra joven que llevaba unos meses trabajando para el animador también dijo haber sufrido abusos reiterados en los meses anteriores, entre junio, julio y agosto, pero que no lo denunció antes por miedo.

Ambas denuncias fueron ratificadas en Cámara Gesell, ante psicólogos del Poder Judicial, y revelan un modo de obrar.

La chica de 15 años contó que fue contactada a través de la red social Facebook por una adolescente de 17 a la que conocía porque ambas concurrían a la misma escuela y que, presume, ya trabajaba para el animador. Le ofreció hacer un casting para una publicidad de ropa que se vería en el programa que Bignasco conducía todos los sábados en la televisión local.

Luego de que la chica consultara con su madre, autorizó a su amiga a que le pasara su número de teléfono a Bignasco y el animador se contactó con ella para acordar una prueba, que se concretaría en la casa del conductor televisivo.

El propio Bignasco fue a buscarlas en su auto particular hasta la esquina de las calles Laurencena y Ramírez y desde allí las llevó a su casa. Iban Bignasco, la adolescente que hizo de nexo, la chica de 15 años y su madre.

Pero cuando llegaron a la casa, la propuesta cambió: ya no era una prueba de ropa sino de actuación y le pidió a la madre de la joven que se retirara.

Ella no lo hizo pero salió de la casa mientras se realizaba la “entrevista”. Allí, según el relato de la joven y que ahora admitió Bignasco, el animador la forzó a que se besara con otra joven en una situación que presentó como una prueba de actuación; luego le pidió que subiera a su habitación, en la planta alta de la casa, donde la abrazó y la manoseó en las piernas, los pechos y la cola por arriba de su ropa; y después la amenazó para que no contara nada.

Recién tres días después la chica pudo narrar lo que realmente había pasado. Se lo contó a tres amigas –también menores de edad– y éstas a una hermana de la víctima, de 24 años, que la acompañó para que pudiera relatarle a su madre la escena que Bignasco le había obligado a hacer cuando ella se retiró.
Pruebas
Entre las pruebas que se recolectaron en la Investigación Penal Preparatoria se destacó la declaración de ambas adolescentes en Cámara Gesell, cuando sostuvieron que fueron objeto de escenas de victimización sexual, y el material que se logró extraer de los celulares de las chicas por parte del personal del Gabinete de Informática Forense, donde “constan conversaciones con el imputado que acreditan los dichos de la víctima”.

Temas:

Juicio abreviado
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.