Todo está guardado en la memoria

Hoy no es un día más. Se trata de una fecha bisagra para la historia del país.Un macabro epifenómeno, una grieta existencial que hizo visible cuan perversa puede ser la condición humana a la hora de la imposición de castigos, en la multiplicación del dolor, en la perversa glorificación de la muerte. Una madrugada como la de hoy, pero de hace 41 años atrás, comenzaba la etapa más lúgubre de nuestra historia nacional. Las Fuerzas Armadas usurpaban un gobierno constitucional para ser el desangelado y perverso mascarón de proa del último y más sanguinario golpe cívico-militar. Y es fundamental recordarlo. Decirlo. Comentarlo en casa. Recordarlo en las calles es necesario. Imprescindible. Como también que “En el país del no me acuerdo”, como escribió Ma. Elena Walsh, los 24 de marzo sean feriado. Porque el centro de la atención mediática, institucional, familiar y ciudadana de amplios sectores sociales estará presente –al menos por este día- el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Porque hoy se convocarán a lo largo y a lo ancho del país, miles de argentinos a conmemorar el inicio de la pesadilla que le quebró el espinazo a la industria nacional y a la distribución del ingreso que imperaba por entonces, la más importante del continente. Antes de la irrupción de los “estetas de la muerte cívicos y militares” según diría el poeta Juan Gelman, en la Argentina los trabajadores tenían una participación superior al 40% en la distribución de la riqueza, en la torta global de la economía nacional. Ese registro cayó a casi el 20% durante los años de plomo y muerte. Con la dictadura se establece que Argentina tiene que ser un país primario, financiero y no industrial, se devalúa la moneda, se congelan los salarios, rige la liberalización de los precios, los salarios quedan congelados y no había posibilidades de protestar por la prohibición de los partidos políticos y de los sindicatos. Se impone una matriz de concentración económica y desindustrialización. Otro dramática página de aquella etapa se escribió en los centros clandestinos de detención, verdaderas réplicas de Auschwitz con renovados contornos sombríos sólo para multiplicar el dolor y la muerte. Se pergeñó un plan sistemático de detención, desaparición y ejecución sumaria de personas. Un plan que fue ratificado y probado en sede judicial en los juicios contra los jerarcas primero y en los últimos años, contra las feroces rémoras provinciales. Surgió en aquellos años la figura del desaparecido. Una escena macabra que se repitió en 30.000 oportunidades. Válido es reiterarlo, sobre todo en estas épocas donde el gobierno nacional intentó ubicar al 24 de marzo dentro de los feriados “movibles”. El rechazo social fue tan amplio que tuvo que revisar la medida. Luego vinieron los dichos de Darío Loperfido, ex director del Teatro Colón y Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires quien en otro intento de deslegitimar a los organismos de derechos humanos y potenciar un discurso afín a los sectores que impulsaron el golpe un día como hoy pero del año 1976 dijo que “el número de 30.000 desaparecidos se arregló en una mesa de café, porque en realidad no son más de 8000”. El rechazo a esa definición pronunciada con soberbia y desfachatez generó su eyección de ambos cargos en muy poco tiempo. Pero estas afrentas no culminaron aún. Otro hombre de la actual administración nacional, el titular de la Aduana, Mayor del Ejército y ex carapintada Juan José Gómez Centurión, sostuvo que la última dictadura cívico militar no ejecutó “un plan sistemático”, ni existió “un plan para desaparecer personas”. Y al referirse a la cifra de los desaparecidos afirmó: “no es lo mismo ocho mil verdades que 22 mil mentiras”. También, vale subrayarlo, el último jefe del Ejército César Milani se encuentra detenido y acusado de haber cometido delitos de lesa humanidad. Más que nunca, es necesario rescatar lo escrito con su vida por Rodolfo Walsh. Un periodista y escritor que advirtió que los golpistas cívicos y militares restauraban “la corriente de ideas e intereses de minorías que traban el desarrollo de las fuerzas productivas y explotan al pueblo” para “beneficiarse con la planificación de la miseria para todos los argentinos”. Es imprescindible seguir reclamando por Verdad y Justicia.

Etiquetas

A 41 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.