ONU

La ONU y Japón propician dialogar con Corea del Norte

El secretario general de la ONU, António Guterres, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, abrieron hoy la puerta al diálogo multilateral con Corea del Norte con el objetivo de pacificar la región.
Agrandar imagen Guterres y Abe anunciaron la intención de retornar al diálogo con Corea del Norte
Guterres y Abe anunciaron la intención de retornar al diálogo con Corea del Norte
Ambos líderes pusieron sobre la mesa esta opción durante una reunión celebrada en Tokio, después de que en la víspera el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, mostrara su voluntad de hablar con Pyongyang sin condiciones previas, y de que Pekín respaldara esta postura.

SANCIONES. Abe y Guterres discutieron "la necesidad de aplicar plenamente las sanciones de la ONU sobre Corea del Norte ante la continuidad de sus programas armamentísticos", así como la posibilidad de iniciar un "dialogo sustancioso sobre la desnuclearización" de la península coreana, dijo en rueda de prensa el líder japonés.
Abe, quien ha defendido insistentemente una postura dura ante el país vecino, también volvió a apostar por "maximizar la presión" sobre Pyongyang, y pidió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que envíe "un fuerte mensaje" en este sentido durante la reunión ministerial de dicho organismo prevista para el día 15.

COMPROMISO DIPLOMÁTICO. Guterres subrayó por su parte la importancia de que el Consejo de Seguridad "mantenga su unidad" para la "plena aplicación" de las sanciones sobre Corea del Norte y también "con vistas a abrir la posibilidad de un compromiso diplomático que conduzca a la desnuclearización" del país asiático.

"Lo peor que podría pasar es que todos camináramos como sonámbulos hacia una guerra que podría tener consecuencias dramáticas", advirtió el jefe de la ONU tras reunirse con Abe en el marco de su visita de dos días a Japón.
Hasta que Pyongyang probó un nuevo misil intercontinental a finales de noviembre, parecía que ganaba la opción diplomática para solucionar la crisis en la región, debido a que el país asiático llevaba dos meses y medio sin realizar ensayos armamentísticos y a que Washington había rebajado su tono belicista.

MESA DE NEGOCIACIÓN. El secretario de Estado de EE.UU. aseguró el miércoles que mantendrá el contacto diplomático con Corea del Norte con la esperanza de éxito "hasta que caiga la primera bomba", y recalcó la disposición a hablar de Washington "sin condiciones previas" y siempre que Pyongyang acceda a sentarse en la mesa de negociaciones.

Esto supondría un giro en la postura que desde hace años han defendido varias Administraciones en Estados Unidos.
Sin embargo, la Casa Blanca matizó estas declaraciones poco después al señalar en un comunicado que el diálogo no era posible a menos que el Norte "cambie totalmente su comportamiento", en un nuevo caso en el que la Administración encabezada por Donald Trump desacredita un mensaje conciliatorio de Tillerson hacia Pyongyang.

El hermético régimen Juché ha mostrado hasta la fecha muy poca disposición al diálogo, y según los analistas sólo accedería a unas eventuales negociaciones para la desnuclearización cuando haya desarrollado plenamente la capacidad de alcanzar territorio estadounidense con un misil con carga atómica.

El proyectil balístico intercontinental (ICBM) lanzado por Pyongyang el pasado 29 de noviembre supuso un nuevo avance de cara a cumplir esa meta, aunque los expertos consideran que Corea del Norte aún no domina plenamente esta tecnología.

En este contexto, el responsable de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, visitó la semana pasada Pyongyang para reunirse con altos cargos del régimen, y aunque afirmó que estos no ofrecieron ningún compromiso para el diálogo, señaló que ve "la puerta entreabierta" para esta vía.
El relator especial de Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, también dijo hoy en Seúl que las conversaciones sobre desnuclearización con el régimen "podrían retomarse muy pronto" a raíz de las palabras de Tillerson.

En ese sentido, Ojea consideró que "los derechos humanos deberían ser parte esencial de esa agenda" de negociaciones, durante su visita a Corea del Sur para documentar su próximo informe a presentar en marzo de 2018.

Temas:

ONU
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.