Paraná

Habrá una bicicleteada por el Día del Bastón Blanco

Será este sábado en el barrio San Agustín. La organiza la Fundación Jardín Florido, que administra un hogar para personas ciegas o con visión reducida. Invitan a participar a todas las familias.
Agrandar imagen Con distintas actividades se conmemorará el Día del bastón blanco.
Con distintas actividades se conmemorará el Día del bastón blanco.
El Hogar Jardín Florido, que alberga a personas ciegas, de baja visión o discapacitadas, celebra 20 años de existencia y, dado que este sábado se conmemora el Día del Bastón Blanco se realizará un paseo en bicicleta por el barrio San Agustín, a partir de las 15.30. Esta actividad se desarrollará como la segunda actividad del Plan Trienal de la fundación que administra el hogar.

EN BICI. “Tenemos dos actividades en el año. Una es en el mes de junio y otra para el Día del Bastón Blanco”, explicó Raquel Marcoantonio, presidenta de la Fundación Jardín Florido.

“La bicicleteada se hace en el marco del Día Mundial del Bastón Blanco. Es un paseo en bicicleta por el barrio San Agustín. Puede participar toda la familia, en bicicleta, patineta, rollers, monopatín o lo que quieran usar para desplazarse. Hay un recorrido que desde hace seis años es el mismo.

Tenemos el apoyo de la Municipalidad ya que va la Dirección de Tránsito, ambulancia del 107, en otros años nos han acompañado los cadetes de la Policía. Lo más importante es la participación de personas ciegas que van en bicicletas tándem, con la colaboración de personas que van guiando”, continuó diciendo.

La fundación se creó hace seis años para poder sostener el Hogar Jardín Florido. El hogar ya tiene 20 años. Está dedicado a personas ciegas, con baja visión y con necesidades especiales. Es único en su tipo en la Provincia de Entre Ríos y Santa Fe. Hay 12 personas alojadas allí.

“El hogar tiene muchas necesidades. Las personas que están hacen algún aporte, unos más, otros menos, otros nada. Desde la fundación hacemos actividades para poder sostener el hogar, juntar algún dinero para pagar los gastos. Familiares, amigos, vecinos, instituciones también aportan”, remarcó Marcoantonio.

Las personas que viven en el hogar realizan variadas actividades: los lunes y jueves trabajan con una terapista y una psicóloga. También va una profesora de cocina que dicta un taller. Los miércoles, una profesora da un taller de reflexión y fe, en el que leen la palabra de Dios.

“Es un hogar no es un geriátrico –aclaró la presidenta-. La más joven tiene 24 años y la persona mayor tiene 88 años. Algunos son de Paraná y también de otros lugares de la provincia”, describió.

Cuando EL DIARIO le preguntó sobre la necesidad más acuciante que tiene el hogar, la presidente no dudó: “Nosotros les pedimos siempre a la gente que vayan a visitar el hogar. Porque ahí se ven las necesidades, pero las visitas son muy importantes porque hay personas que viven en el hogar y no tienen a nadie. Tenemos la suerte que el último sábado de cada mes viene una familia de Crespo y pasa la tarde en el hogar. Es una fiesta para todos. Ellos traen comida, tortas y comparten. Ellos pasan acompañados y hablan de todos los temas”.

UNA BUENA IDEA. El hogar surgió por iniciativa de varios profesionales médicos y dos personas no videntes, Ramón Balmaceda y Yamila Abdala, que actualmente son pilares fundamentales de la institución. Ramón tenía experiencia y venía de un instituto. Yamila había comenzado la carrera de Psicología. Sumaron experiencias, inquietudes y ganas y con el claro apoyo de otras personas fundaron el Hogar Jardín Florido.

“Entre todos creamos ese lugar, porque no había. Una trabajadora social hizo un estudio y vimos que no había ningún lugar para personas ciegas, y hasta ahora sigue siendo el único en la provincia”, reafirmó.

El hogar Jardín Florido está en la calle Florencio Sánchez 823, y su teléfono es el 4373615.
Uno de los pioneros
Ramón está en Jardín Florido desde hace 20 años, cuando se inició el hogar. Trabaja a la mañana como recepcionista de la institución.
“Vivo en el fondo, en un departamento. Estoy muy bien con todos mis compañeros”, contó satisfecho a EL DIARIO.

Cuando se le consultó si la ciudad estaba preparada para que la transiten personas ciegas, respondió: “Yo últimamente tomé la decisión de llamar a Paraná como un pueblo hecho ciudad, porque no está preparada para nada. No solamente para ciegos sino para nadie. Faltan un montón de cosas que no se está haciendo”.

En relación a la colaboración que recibe de los transeúntes a la hora de cruzar una calle, por ejemplo, dijo que es “variada. Por ahí aparecen tres y te ayudan a cruzar la calle y en otra no te ayuda nadie. Los colectiveros son espectaculares. Yo ando mucho y uso mucho el servicio de colectivos de diferentes líneas y puedo decir que son muy buenas personas”.

Temas:

Paraná
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.