Francisco envió sus “cálidos augurios” y bendición a la Argentina al sobrevolar su territorio.