Agricultura. Opciones para el campaña 2012

La arveja, una alternativa que permite implantar temprano la soja de segunda

Es una legumbre con poca historia en Entre Ríos. Las trabas a la comercialización del trigo, sin embargo, la ubican como una opción para aquellos productores que decidieron no sembrar el cereal. Se implanta a mediados de julio y se cosecha a mediados de noviembre, por lo que desocupa el lote antes. Hay precio y no hay impedimentos para su venta.
Lunes 21 de Mayo de 2012 | 12:42 Hs. (Actualizado: 12:42 Hs.)
La campaña 2012 de granos finos ya está en marcha en Entre Ríos con la implantación de los primeros lotes de trigo y lino, cultivos con ventanas de siembra amplias, y de colza, cuya fecha de siembra óptima está en el límite.
El gran interrogante, como ha sucedido en los últimos años, es cuántas hectáreas se destinarán al trigo, debido a que no pocos productores –cansados de las trabas comerciales– han decidido no sembrar el cereal. Ante esta determinación, se abren dos caminos: uno, acaso el más sencillo, es hacer directamente soja de primera; otro, buscar un cultivo alternativo –si es posible que libere temprano el lote– y después apuntar a lograr buenos rinde con una soja de segunda implantada en fecha más temprana.
Entre las opciones, además de la colza –cuya área seguramente crecerá en esta campaña en la provincia–, aparece la arveja, una legumbre que puede resultar interesante para el invierno y permite entrar temprano con la soja de segunda.
El cultivo de arveja, precisamente, fue uno de los temas desarrollados en el marco de la Jornada Regional de Cultivos de Invierno que se realizó la última semana en la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNER, en Oro Verde.
El ingeniero agrónomo Gabriel Prieto, especialista en arveja, brindó a productores, técnicos y estudiantes un amplio panorama sobre las características y el manejo de esta legumbre.

Siembra. Las variedades de arveja que se siembran en la Argentina son de ciclo corto por lo que la implantación se extiende desde los primeros días de julio hasta mediados de agosto.
En Entre Ríos, le dijo Prieto a EL DIARIO RURAL, la fecha óptima es a mediados de julio para cosechar a mediados de noviembre.
La densidad de siembra ideal es entre 70 y 100 plantas por metro cuadrado, promedio, en hileras a 17,5, 19 ó 21, no más de eso.
, y después la protección fundamentalmente contra las plagas que todos los años aparecen que nos obligan a hacer uno o dos tratamientos para controlarlas y aplicar los herbicidas ni bien aparezcan las malezas, porque no hay umbrales.
Para Prieto, “lo básico es el cultivo antecesor. Generalmente hay que buscar antecesores de bajo nivel de cobertura para que la implantación sea mejor, y, además, para que el impacto de las heladas no sea fuerte. Ese es el punto”. Es que, si bien la arveja es muy sensible a las bajas temperaturas en la etapa de germinación, cuando la planta ha emergido, tolera el frío, aun con temperaturas de 0°C. En el caso de suelos con alto nivel de cobertura, las fuertes heladas suelen afectar a las hojas más tiernas.

Protección. Para el manejo de malezas, Prieto recomendó el uso de herbicidas presiembra “para adelantarse a los problemas” porque en postemergencia “es más difícil el control y menores las alternativas”.
También sugirió inocular la semillas con cepas específicas que “hoy el mercado las provee” y “terápicos de semillas de amplio espectro que controlen hongos”.
Dentro de las plagas insectiles que afectan al cultivo, por el impacto que tienen sobre el rendimiento, se encuentran los pulgones de la arveja. Las primeras colonias aparecen previo a la floración, y si bien no hay en el país umbrales para esta especie en arveja, es necesario monitorear semanalmente y ante la aparición de las primeras colonias controlar.
En materia de nutrición, Prieto habló de “fertilización con fósforo, básicamente, y al nitrógeno lo vamos a suministrar indirectamente a través de la fijación biológica con el inoculante”.

Costos y comercialización

La razón central por la que la arveja aparece hoy como una opción para el invierno es la política comercial oficial que traba las ventas del trigo.
Ante esas enormes dificultades –repetidas en las últimas seis campañas–, los productores piensan, entre otros granos, en la arveja. Pero cuáles son las posibilidades comerciales de esta legumbre. “La arveja no tiene un precio forward, pero sí tiene un precio real. Y esto, para los niveles de producción que tenemos hoy, es una muy buena noticia”, señaló Gabriel Prieto. ACA y AFA, por ejemplo, “compran arveja a 230 dólares, incluso, como la arveja se siembra en julio, es posible que salgan contratos de producción”, agregó.
El costo de implantación, en tanto, es de aproximadamente 1.800 kilos, mientras un rinde posible se ubica en los 2.400 kilos, aunque en un lote sin antecedentes de legumbres se pueden lograr rendimientos muy por encima de esos 2.400 kilos.

Consumo de agua

El cultivo de arveja presenta como ventaja respecto de las gramíneas de invierno que consume entre 250 a 300 mm de agua útil, con eficiencias de uso de alrededor de 10 a 12 kg de grano por mm de agua consumido. Esto implica que deja en el perfil del suelo un remanente de agua que es bien aprovechado por los cultivos de verano posteriores (soja o maíz de segunda). Este hecho, asociado a que libera el lote entre 15 y 20 días antes que el trigo, lo convierte en una alternativa para el doble cultivo de características sobresalientes. Pero, por otro lado, ese menor consumo se debe a que en suelos argiudoles vérticos, el sistema radical de arveja no explora más allá de los 90 a 100 cm de profundidad.
Diseño: Grupo Octógono  |  Management Technology: Advertis  |  Powered by: SigloCero