Hágalo usted mismo

El uso del rodillo

Jueves 21 de Junio de 2012 | 10:21 Hs. (Actualizado: 10:43 Hs.)
La manera más rápida de pintar las paredes y techos es usar rodillos. Generalmente, las medidas que más se utilizan son 180 y 220 mm. Como con los pinceles, cuanto más ancho sea el rodillo, más difícil será manejarlo; lo que se gana en cada pasada de un rodillo grande, lo pierde en energía para hacerlo correr.
Elija el rodillo que se adecue a la superficie que desea pintar. Necesitará uno fino para el yeso y otro de paño grueso para las superficies con textura y aplicaciones en relieve. También hay repuestos para hacer terminaciones texturadas.
De acuerdo con la suavidad o la porosidad de la superficie, por lo general necesitará 1 litro de pintura para cubrir 11 a 15 metros cuadrados de pared o techo. No se limite a cubrir cada superficie con un solo color. Puede utilizar rodillos (o pinceles) para crear bandas o bloques de color, uno al lado de otro.
Antes de comenzar el trabajo, asegúrese de proteger las superficies que no va a pintar, así como los otros elementos que haya en la habitación. No se puede aplicar pintura con un rodillo en los ángulos internos o cerca de obstáculos como placas de luz, de modo que también necesitará un pincel pequeño para trabajar en esas áreas.

LIMPIEZA
Quite el exceso de pintura de un rodillo haciéndolo rodar sobre los bordes de la bandeja; luego páselo sobre un diario. Si fuera posible, quite el rodillo del mango. Lave el rodillo con agua caliente y jabón, si tiene pintura en emulsión; con aguarrás, si es pintura al óleo (utilice guantes de goma si va a usar aguarrás). Elimine el sobrante de líquido y envuelva el rodillo en papel de aluminio o en papel común, para poder guardarlo.

PASO A PASO
1- Coloque pintura en una bandeja, hasta alcanzar unos 20 mm de profundidad. Haga rodar el rodillo para cargarlo de forma pareja.
2- Para llegar a las paredes altas use un prolongador que se coloca en la manija del rodillo. Comenzar por los rincones. Evitar sobrecargar el rodillo, evitar pasarlo muy rápido o muy lento.
3- Para los ángulos internos, donde no llega el rodillo, deberá utilizar un pincel de 50 mm de ancho.
4- La pintura, con el rodillo, deberá aplicarla desde arriba hacia abajo, de modo que cada pasada se superponga con la anterior. Cubra un área de 1 metro cuadrado por vez y comience por los rincones.
5- Sin volver a cargar el rodillo, hágalo rodar por la pintura que acaba de aplicar pero pasándolo en ángulo recto a la dirección original: así ayudará a distribuir la pintura en forma pareja y a rellenar cualquier parte que haya quedado descubierta, especialmente si la textura es despareja.
6- Vuelva a cargar el rodillo y pinte el área siguiente, de modo que se funda con la anterior. Pinte un largo de la pared o el techo por vez. Después de completarlo vuelva sobre el trabajo para emparejar la pintura, levantando gradualmente el rodillo al finalizar cada pasada.
Diseño: Grupo Octógono  |  Management Technology: Advertis  |  Powered by: SigloCero