SORTEO . En el pueblo todos lo conocen, pero nadie quiere revelar el nombre

Sigue la ronda de festejos en Nogoyá por el ganador del Quini

En Nogoyá casi todos conocen el nombre del afortunado ganador del Quini 6, pero nadie lo dice en voz alta. El miércoles se supo que un nogoyaense se alzó con un millón de pesos y, desde ese día, hay celebraciones en el barrio Villa 3 de Febrero, donde se jugó la boleta ganadora. La noche del sorteo, el hombre concurrió a una peña de amigos y después de la cena, le pidió al cantinero que le fíe una ronda de whisky para brindar.
Sábado 4 de Junio de 2011 Hs.
Azar. Dicen que Nogoyá es un pueblo de suerte.
Azar. Dicen que Nogoyá es un pueblo de suerte.
En Nogoyá lo conocen. Saben de él, pero guardarán el secreto de su identidad bajo siete llaves, por lo menos para los foráneos que preguntan insistentemente el nombre del afortunado ganador del Quini 6, "pero en pueblo chico, todo se sabe", aseguró, en diálogo con EL DIARIO, Mario Miño, empleado de la agencia 534, donde se jugó el miércoles la boleta con los seis números ganadores.
Desde ese día, en Nogoyá hay brindis y festejos a cada rato. Lo hace no sólo el nuevo millonario sino también los propietarios de la agencia. "Es la segunda vez que esta agencia vende un premio importante y estamos muy contentos", dice Mario.
El día del sorteo el afortunado ganador no rompió su rutina. Poco después de conocerse el sorteo, y con la certeza de ser el ganador, concurrió, como todos los miércoles, a la peña con sus amigos en el bar de Tito Castelli. En la mesa lo esperaban 25 personas, entre las que encontraban Mario y su compañero de trabajo: Norberto Barreto, quien tuvo a su cargo la confección de la boleta.
El ganador se abrazó con varios de ellos y luego se sentó a la mesa, comió buseca y de postre, pidió al cantinero que le fíe una ronda de whisky para todos los amigos. Con ese brindis, el afortunado jugador selló el acuerdo para que nadie de los presentes (aunque en Nogoyá ya se sabe de quién se trata) revele su nombre.

PUEBLO DE SUERTE. Nogoyá, según los dichos de sus propios pobladores, es un pueblo de suerte, ya que es la tercera vez que ese tradicional juego de azar, favorece a vecinos nogoyaenses.
El primer Quini 6 que quedó en la cuidad, fue hace 17 años. En aquella oportunidad tres jugadores compartieron una única boleta, que curiosamente jugaron en la agencia 534, del barrio Villa 3 de Febrero, donde se confeccionó también la de este miércoles. El segundo sorteo ganador, fue hace casi cuatro años, y el favorecido cobró unos 800.000 pesos.
"Si bien acá se sabe quién es el ganador, nosotros no lo vamos a decir. Lo único que podemos decir es que el ganador es un trabajador como nosotros y que siempre juega en esta agencia. Desde hace muchos años que repite esa jugada (7, 9, 15, 18, 21, 23), porque son las fechas de cumpleaños de su familia", señaló Mario.
No revelar a los medios el nombre del ganador tiene sus motivos. Todavía muchos recuerdan el caso Oscar Moreyra, el primer ganador entrerriano del Quini 6, quien sufrió la muerte de su pequeña hija Daiana, de tan sólo un año y ocho meses.
Ese hecho que conmocionó al país, ocurrió en octubre de 1993. Moreyra había salido a decir a viva voz que era el afortunado ganador del Quini 6 y hasta fue fotografiado y filmado en varios medios nacionales. El victoriense era un hombre humilde, chofer de una ambulancia, y no pudo ocultar su felicidad al enterarse de que había ganado 2,3 millones de pesos/dólares. Dinero que le cambiaría para siempre su vida. El 1 de octubre de 1993 secuestraron a su hija, para extorsionarlo con el pago de 250 mil pesos de rescate. Sin embargo, antes de que se produzca el pago, un segundo llamado le advirtió que la pequeña había sido encontrada muerta en una casa de la ciudad de Victoria.
Según las pericias, los secuestradores taparon a la bebé con un colchón para que no se escuche su llanto y así la mataron; murió por asfixia. Por esta causa fueron condenados dos personas: Julio Charpetier, quien vivía en la casa donde encontraron el cadáver y Carlos Giménez. A ambos se les dictó la pena de prisión perpetua por el secuestro seguido de muerte de la niña Daiana.
Desde entonces, el nombre de los ganadores de sorteos millonarios no se revela.

SORPRESA. "A la hora del sorteo yo no estaba mirando televisión, porque estaba en una reunión. Y por mensaje de texto me entero que la agencia de mi cuñado, en la que trabajo, se había jugado la boleta ganadora; inmediatamente pregunté los números, porque quería saber si la suerte me había tocado a mí", confesó Mario.
"La verdad que no lo podía creer. Es la segunda vez que se vende un Quini ganador, así que nos fuimos a la peña, donde también participa el ganador, y la verdad que no podíamos ocultar la emoción que sentíamos. Este hombre, hace cuatro años que juega la misma boleta y por suerte el premio cayó en buenas manos: en un laburante y sencillo", describió Mario.
Diseño: Grupo Octógono  |  Management Technology: Advertis  |  Powered by: SigloCero