JOVENES POR LA MEMORIA

Un documental del Gaucho Rivero, la identidad y la soberanía

Los estudiantes de la Escuela Nº 52 del Gaucho Rivero de Paraná presentaron un audiovisual que retrata lo que fue la lucha del barrio para que no se le cambie el nombre al establecimiento educativo.
Jueves 22 de Noviembre de 2012 Hs.
Gaucho Rivero, identidad y soberanía, realizado por alumnos y docentes del sexto año de la escuela Nº 52 de Paraná.
Gaucho Rivero, identidad y soberanía, realizado por alumnos y docentes del sexto año de la escuela Nº 52 de Paraná.
La historia que se cuenta une espacios y tiempos diversos con un hilo conductor claro: la lucha por la soberanía en el sentido más amplio. En una punta del ovillo, el Gaucho Rivero, Antonio, que lideró un alzamiento popular en las Islas Malvinas, en 1833, y que hizo flamear la bandera argentina en el territorio ya colonizado por Inglaterra. En la otra, una población de Paraná, la del Gaucho Rivero, que reivindica el nombre de ese héroe popular y defiende que su escuela y su barrio lleven su nombre a modo de homenaje cuando intentan cambiárselo.
Gaucho Rivero, identidad y soberanía es el nombre del documental realizado por alumnos del sexto año de la escuela del barrio, la Nº 52 Gaucho Rivero, con el acompañamiento de un equipo encabezado por el docente Gustavo Landeira, profesor de Ciencias Sociales, en el marco del programa Jóvenes por la Memoria.
El trabajo audiovisual de media hora fue presentado el martes, en el salón y comedor escolar, ante una veintena de estudiantes, hacedores y protagonistas del video; vecinos del barrio; docentes de la escuela y de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Uader; conocedores del tema Malvinas y de la historia del barrio; y representantes de los ex combatientes que han rescatado la figura de Rivero.
El video enlaza varias dimensiones: la lucha argentina por la soberanía en las Islas Malvinas cuando relata la historia del gaucho Rivero; enfoca luego al paso lo que fue la Operación Cóndor, en 1966, protagonizada por Dardo Cabo y otros militantes que secuestraron un avión y lo hicieron aterrizar en Malvinas para allí izar la bandera nacional; el trabajo aborda también 1982, la guerra, y hace una mención al planteo que sostiene el gobierno nacional, actualmente, en reclamo de la soberanía sobre las Islas.
En otra dimensión, el trabajo rescata la figura del “héroe colectivo” y menciona a Rivero, pero también a El Eternauta, el personaje de la historieta de Héctor Oesterheld, a José Gervasio Artigas, entre otros íconos históricos que, según marca en el documental el profesor César Ricciardino, han sido “negados por la historiografía oficial” aunque remarca que “América Latina hoy vive un contexto de profundas reivindicaciones de esos procesos populares”.
Destaca el cambio cultural en esta parte del continente americano que se haría visible en que en los últimos años hubo “tres presidentas mujeres, Cristina (Kirchner), Dilma (Rousseff) y Michelle Bachelet; tengamos el primer presidente obrero; el primero presidente mulato; el primer presidente de los pueblos originarios en Bolivia; el primer obispo de la Teología de la Liberación en Paraguay; y el primer economista heterodoxo como el presidente (Rafael) Correa”.

EL BARRIO

El audiovisual, finalmente, hace foco en el barrio. Allí, los protagonistas son los estudiantes, los docentes, directivos y el personal de la escuela Gaucho Rivero. También los vecinos que fueron partes en la defensa del nombre de la institución educativa, que también es el nombre del barrio.
En el documental, una vecina recuerda que en aquel contexto, hace una década, quedó claro que “la lucha del Gaucho Rivero era como la que estaban dando los vecinos por la educación de sus hijos en esta escuela”. “Era la lucha que se da en defensa de la camiseta, de defender algo propio”, recuerda en la entrevista, realizada en una de las aulas.
El argumento de quienes impulsaban el cambio del nombre era que “era un gaucho matrero, un gaucho subversivo”. La posición del documental enmarca esa perspectiva en la mirada inspirada por Domingo Faustino Sarmiento y la confronta con toda la corriente denominada “nacional y popular”.
El audiovisual termina con la palabra de los estudiantes del sexto año que dan cuenta de algunos de los mensajes que quedan plasmados en el trabajo y la última imagen es la de una pintada en el patio de la escuela en la que se refleja el mapa de Malvinas, con los colores celeste y blanco, y de fondo el rostro del Gaucho Rivero que inspiró el trabajo de los jóvenes.
Diseño: Grupo Octógono  |  Management Technology: Advertis  |  Powered by: SigloCero