DE UN CLAN FAMOSO. Entre variada incursión artística, finalmente abrazó el tango

Claudia Mores, una historia de vida

La inevitable referencia a Mariano Mores (cumplirá 94 años este sábado), soslaya esta vez su extraordinaria trayectoria para dedicar la nota a una mujer que fuera integrante del clan familiar más famoso de la escena y la televisión, en épocas doradas. Se trata de Claudia Mores, que fuera esposa del muy querido Nito Mores. Soportó duros golpes en su vida, que sobrellevó con gran entereza.
Lunes 13 de Febrero de 2012 Hs.
Claudia Mores, carismática y con personalidad, actuó durante cuatro décadas, superando duros trances en su vida.
Claudia Mores, carismática y con personalidad, actuó durante cuatro décadas, superando duros trances en su vida.
Gabriel Mores,tecladista y cantor, se perfila como el sucesor de Mariano en el piano y la conducción de la orquesta
Gabriel Mores,tecladista y cantor, se perfila como el sucesor de Mariano en el piano y la conducción de la orquesta
Nació el 14 de octubre de 1950 en la Capital Federal, con el nombre de Mercedes Beatriz Bayo. Hija única, su infancia transcurrió en Lanús. Desde niña su intención era ser cantante y a los 13 años superó una prueba para el programa de Canal 13 ‘Escala musical’. Debutó en 1964 con el nombre artístico de Claudia, cantando temas del repertorio de Violeta Rivas. Muy pronto escaló posiciones y se ganó el mote de ‘La chica de los sombreritos’, porque en cada actuación arrojaba al público su sombrero. El cine no tardó en convocarla, interpretando el tema ‘Aquellos secretos’ –incluido en su primer disco simple- en ‘Bicho raro’, filme protagonizado por Luis Sandrini. Su popularidad iba en meteórico ascenso. Alejandro Romay la contrató para reemplazar en Canal 9 a Violeta Rivas. Intervino en el ciclo ‘Sábados Continuados’ hasta 1967 y en la telecomedia ‘Todo es amor’, compartiendo cartel con Marta González, Zulma Faiad y Duilio Marzio. Ese año filmó otras películas: ‘Cómo te extraño, mi amor’ en pareja protagónica con Leo Dan; ‘Muchachos impacientes’ (coproducción en México) y la versión fílmica de ‘Escala musical’ con varias figuras de la ‘nueva ola’.

INGRESA AL CLAN. En 1967, Claudia tuvo como compañero en ‘Sábados Continuados’ a Nito Mores, cantante de tangos e hijo del gran Mariano, quien sería pronto su primer novio. Así fue que se sumó a la telecomedia ‘La familia Mores’ por Canal 9, junto al célebre pianista, su esposa Myrna y sus hijos Nito y Silvia. Comenzó a incorporar algunos tangos a su repertorio, como ‘Madreselvas’ y ‘Dímelo al oído’. El 16 de abril de 1968 Claudia y Nito se casaron por civil, y al día siguiente en la Basílica Nuestra Señora de la Merced. Tanto el casamiento como la fiesta en el Club Hípico, fueron transmitidos por Canal 9. Audiencia récord para la emisora: 60 puntos de rating. Tras una luna de miel en Estados Unidos y las Islas Bahamas, retornaron a la actividad en programas ómnibus como ‘Sábados de la bondad’ y ‘Tropicana club’. Claudia quedó embarazada pero continuó trabajando hasta 15 días antes del parto. El 8 de octubre de 1969 nacieron las mellizas Marcela y Silvia. Al ingresar a la familia Mores, Claudia se proyectó en el tango. Intervino por Canal 9 en ‘Grandes valores’ y cantó en Michelángelo. En 1971, se volcó definitivamente al género que cultivó siempre su ilustre suegro, agregando ese apellido a su nombre artístico.

PRIMER GOLPE. En junio de ese año, Claudia Mores recibió su primera gran amargura: su hija Silvia falleció de un tumor cerebral. Con gran entereza volvió al trabajo, en el programa de Mariano Mores por Canal 13 y ‘Sábados de la bondad’ por el 9. En 1972 Claudia estaba embarazada de nuevo. A raíz de una serie de amenazas de muerte sufrida por toda la familia Mores –al igual que otras figuras, como Palito Ortega- de parte de la izquierda combativa, el grupo familiar decidió viajar a México. En salas de primera línea fueron gran éxito. El 3 de octubre nació Gabriel, que más tarde se convertiría en cantante y tecladista de la orquesta. En 1973 retornaron al país, presentando el espectáculo ‘Yo canto a mi Argentina’ en Mar del Plata. Luego actuaron en el teatro Cómico porteño, junto a grandes estrellas, ballet y despliegue escénico, al estilo Mores. También protagonizaron Claudia y Nito la telecomedia de Canal 7 ‘Claudia y yo’. En 1974 el clan volvió a Mar del Plata, esta vez en la ‘Carpa Celeste y Blanca’, que convocaba a miles de espectadores. Con el patriarca Mariano a la cabeza, siguieron los deslumbrantes shows. En 1978 realizaron una gira de ocho meses por América, incluyendo Estados Unidos. Agotaban localidades.
De regreso a Buenos Aires, las presentaciones televisivas y teatrales no tenían pausa. En 1980 Claudia y Nito, acompañados por la gran orquesta lírica-popular, interpretaron ‘Adiós Pampa mía’, en el film ‘Sucedió en el fantástico Circo Tihany’. En el ‘82 hicieron otra gira por el mundo y, al retornar, nuevamente los convocó ‘Mardel’. Además, Claudia y Nito actuaron por TV en ‘La Botica del Tango’, de Bergara Leumann.

ADIÓS NITO. A fines de 1983 se le descubrió a Nito Mores un tumor y su salud se deterioró rápidamente. En marzo de 1984, Mariano emprendió una gira por Japón, sin Claudia y Nito. La salud del cantante empeoró y, ante el inminente desenlace, regresó al país. El 1º de mayo de ese año Nito dejó de existir a los 39 años de edad. Costaba creer que ese muchacho de gran pinta, vigor y simpatía, se fuera de golpe y tan joven. Su padre quedó muy golpeado, se lo vio llorar muchas veces en escena.
Claudia volvió al trabajo tiempo después, asumiendo la realidad. Hizo una gira por Brasil y en 1985 actuó en el Festival de Cosquín. En ese año decidió emprender una nueva etapa en su carrera, por lo cual se desligó artísticamente de los Mores. Bergara Leumann la convocó para ‘La Botica de tango’ por Canal 11. Allí inició una amistad con el cantante Rolando Luque, que se convirtió en relación sentimental. Una vez más, Alejandro Romay la llevó a Canal 9 para ‘Grandes valores del tango’ y debutar como actriz dramática en la telenovela ‘El camionero y la dama’. Actuó en varios ciclos televisivos, entre ellos: ‘Gánele al dos’ donde surgió como cantante su hijo, Gabriel Mores. En 1993 su relación con Rolando Luque llegó a su fin. Ese mismo año conoció al arquitecto José Ángel Barchetti, con quien se casó el día en que cumplió 43 años, por civil y por Iglesia. Después de este paso trascendental en su vida y de una intensa carrera artística, Claudia espació su actividad hasta que resolvió retirarse definitivamente. Dejó importante legado discográfico. En 2002 se radicó junto a su esposo en Milán, lugar donde reside en la actualidad.


Discografía de Claudia con Mariano Mores

Como cantante de la llamada ‘nueva ola’ más su giro hacia el tango, Claudia Mores grabó varios LP y discos simples para los sellos Odeón y Raff de México. He aquí algunas de sus interpretaciones del género: ‘Frente al mar’ (dos veces, una en México), ‘Enteramente Argentina’ (junto a Nito Mores), ‘Vals de la egresada’, ‘El vals de los 15 años’. En la placa ‘Recordando a Gardel’ cantó: ‘Silencio’, ‘Golondrinas’, ‘Arrabal amargo’, ‘Guitarra mía’, ‘Mi Buenos Aires querido’. En el CD ‘Disco de Oro Mariano Mores’ (reeditado en 1993) hizo: ‘Cristal’, ‘Adiós’, ‘Frente al mar’, ‘Adiós Pampa mía’, entre otros más.

UNA OPINIÓN. “Claudia fue una referente significativa para aquellas ‘púberes’ que nos gustaba cantar y una estrella emblemática para todos los jóvenes de los dorados años ‘60. Tenía todas las características de un ídolo para su generación: talento, belleza, simpatía, gracia, osadía. Era aquella adolescente que todas queríamos ser...Y yo me sentía intrínsicamente identificada con su estilo, todas las añoradas veces que ella aparecía en televisión y arrojaba sombreritos al público. Cuando Mercedes Beatriz Bayo surgió en el espectro cultural popular del tango con Mariano Mores, se reveló como una cantante acorde a las grandes divas que la precedieron. Supo sobreponerse a adversidades y trabajó duramente. Se retiró como una grande; hoy quizás algo olvidada”. (Susana).

Frente al mar
Tango - 1963

Frente al mar,
frente a Dios
empapada de noche y de pena mi voz
se estremece en el último adiós...
Frente al mar,
frente a Dios,
yo te ruego que, al menos,
me digas por qué me castigas...
Frente a Dios,
frente al mar,
yo pregunto si acaso el delito fue dar,
siempre dar, sin pedir más que amar...

Ya no sé, qué pasó,
yo no sé por qué fue
que la luz del amor se apagó...
Sólo sé que te vas
y que el viento, en tu nombre,
parece gritar: ¡Nunca más!

Letra: Rodolfo Taboada.
Música: Mariano Mores.
HUGO GREGORUTTI
1 susana  - 27/02/12 | (16:58 Hs.)
Señores del diario,como ferviente admiradora de Claudia solicito quese haga lacorrección de la firma que figura al pie de la opinión, debajo del artículo, ya que la misma esde mi autoría.aSi bien hubo "un agregado"en el final, mi nombre es Susana, no Mercedes. Por otra parte me siento halagada por haber citado una opinión queemití enel 2008 en un blogsobre música.Entiendo q no hubo intenciones de plagio. Les agradeceríala pronta corrección por la justicia, seriedad y objetividadque un diario devuestras características debe manifestar.Desd ahora me declaro acordialmente una lectora más.
Diseño: Grupo Octógono  |  Management Technology: Advertis  |  Powered by: SigloCero