BASQUET

Talleres cerró mejor, le volvió a ganar a Olimpia y es bicampeón

El Rojo logró el objetivo, defendió la corona y se consagró bicampeón. En un partido muy disputado, gano 88 a 82 en suplementario, tras igualar en 71. Otra vez gran marco de público.
Agrandar imagen
La adrenalina al máximo, un final dramático y una definición caliente. No fue un buen juego, pero poco importó atentó a que la definición tuvo todos los condimentos. Ganó Talleres y es bicampeón. Se quedó con la copa y repitió el mismo festejo que la edición pasada. Así, le agregó una tercera estrella a su historia.

Es verdad que no jugó bien, pero al que levanta el título no se lo discute. El Rojo consiguió lo que fue a buscar y lo logró. Fue 88 a 82 ante Olimpia en suplementario, después de empatar en 71 en el tiempo regular.

Párrafo aparte para Olimpia, que tuvo sensibles bajas pero así y todo hizo un gran partido, a tal punto que casi da el golpe. Jugó sin Adrián Almeida, Andrés Horst y Baltazar Claudé, todos lesionados. Igual, entregó todo.

¿El partido? De discreto nivel, pero de elevada emotividad y nerviosismo. El torneo local se volvió a vestir de rojo.
CON SACRIFICIO
Una primera mitad con mucho vértigo pero poca claridad. A los dos le costó encontrar el mejor ritmo, respetaron poco los sistemas y forzaron mucho. Lo manejó Talleres porque tuvo mayor diversidad para anotar que su rival, que ante las ausencias por lesiones tuvo que redoblar esfuerzos.

En sí, lo mejor del Rojo apareció en el cierre del primer cuarto, en cambio, lo más rescatables del Azulgrana estuvo en el arranque del segundo chico.
Con un Jaime inspirado y con Pastori generando en el juego interior, Talleres tuvo aciertos como para anotar seguido y sacar la máxima del primer tiempo, 21 a 10.

De repente, el CAT dejó de pasarse la bola y el CAO, con actitud y perseverancia, empezó a limar la desventaja. Un parcial de 13 a 2 le permitió quedar 23 iguales.

A partir de ahí todo fue más parejo, con poco criterio para jugar y con más arrestos individuales y que juego colectivo. Talleres apretó el acelerador y así se fue al descanso arriba por 41 a 33.

A todo ello, Olimpia sintió las ausencias. Abusó de lanzamientos de triples y con baja efectividad perdió chances. Su rival apostó siempre a Pastori, aunque no siempre sacó réditos.
CALIENTE
Para Talleres la idea en el complemento era acomodar las ideas y ser paciente para encontrar los momentos. Para Olimpia, no aflojar y armar el partido de atrás para adelante.

En esa tesitura transitó la acción, siempre con el Rojo al frente. Al igual que en el primer cuarto, los de Marcelo Solanas volvieron a tomar distancia. Se fueron 55 a 46 y al ratito, con un encendido Rivero, lograron la máxima 62 a 48.

A esa altura, Olimpia dependió solo del aporte de Agasse, quien fue el hombre más importante y decisivo.

Si bien no brilló, a Talleres que poco le alcanzó para tomar una luz importante para el futuro del partido.

Obligado a cambiar, el CAO entró al tramo decisivo en una posición incómoda. Así y todo, dio pelea. Con un Agasse en llamas quedó 67-62 abajo. Y se entusiasmó. Y volvió a descontar para quedar ahí, 70-69.

Y así como Olimpia levantó con actitud, Talleres dejó de pensar y equivocó los caminos. En ese repunte el CAO erró sietes libres seguidos como para pasar al frente, a 2 minutos del final. Así y todo, le puso todo y logró quedar arriba, 71 a 70. Nico Nader empardó en 71 y todo quedó ahí. Suplementario.
PELEADO
Dramático por donde se lo mire. Sacó 4 de luz Talleres y lo empató en 82 el Azulgrana. Y al toque el CAT volvió a irse 82 a 78 a 1’19’’ por jugar. Un par de intervenciones de Pastori fueron decisivas. Olimpia se quedó sin resto, Talleres estuvo fino desde la línea y el partido quedó para el Rojo.
EL COLOR FINAL
Nunca estuvieron solos

Quien dice que no hay pasión en el básquet paranaense, sabe y entiende muy poco del deporte local. Si bien quizás en estas instancias finales es donde mayor concurrencia hay en los encuentros, nadie le quita la pasión al hincha y el amor que llevan por estos colores.

Si hablamos de actualidad, sin dudas los dos principales protagonistas y animadores en el ámbito local. Talleres y Olimpia, el CAO y la T, quienes en estos últimos años no solo vienen animando los campeonatos, sino que también llegan y los ganan.

En esta noche de miércoles, primaveral pero bastante cálida, fue Olimpia quien ofició de local en el estadio Luis Butta, en el segundo punto de esta serie final. Por el otro lado, y con mucha concurrencia, estuvo el Rojo de calle Feliciano e Irigoyen, quien además llegaba con la capa dorada de campeón, siendo el último en festejar en el ámbito de la Asociación Paranaense de Básquet.

Unos y otros con los mismos objetivos, alentar, alentar, acompañar y festejar por parte de unos (Talleres), o bien estirar la serie y la ilusión desde el otro bando (Olimpia).

Es la emoción que genera el básquet local, ese deporte que tantos adeptos tiene, en cada semana, en cada encuentro, con la mayoría de protagonistas totalmente amateur, pero que palpan y sienten el deporte de la americana como todos.

LLEGARON PRIMEROS. A la popular que da a calle Urquiza, un gran marco de público de Olimpia se hizo presente. Llegaron pasadas las 21, con gran antelación al inicio del cotejo, colocaron sus trapos azul y rojo, se acomodaron y alentaron hasta que llegó el cotillón, minutos previos al salto inicial del juego.

LO HICIERON DESPUÉS. Casi comenzado el cotejo, se hicieron presentes sobre la cabecera que da a calle 25 de Mayo, y parte de la preferencial. Se trata de los hinchas de Talleres, quien en su mayoría con camisetas rojas y los mismos trapos identificatorios, alentaron a su equipo hasta el final.

ENTRÓ RUFFO. A poco menos de 4´ de comenzado el primer cuarto, hubo alguien en el parqué que quiso ser protagonista en la noche. Un perro ingresó, vaya a saber desde donde, al rectángulo de juego, por lo que se vio demorado unos segundos el cotejo. Todos quieren estar, y el no quiso ser ausente de esta noche de fiesta para el básquet local.

SE ACORDARON DEL ASCENSO. Ya es un clásico instalado en la Asociación Paranaense de Básquet y en el deporte de la ciudad. Olimpia y Talleres, quienes tanto han disputado en este último tiempo. Y por eso mismo, desde calle La Rioja, se acordaron del pasado inmediato de Talleres, quien quedó al margen en la semifinal de la Liga Provincial justamente ante el CAO. Por eso mismo la dedicatoria en la canción, haciendo alusión a que se quedaron sin ascenso. El folklore del deporte.

CONTESTARON A TIEMPO. Lejos de quedarse en silencio, desde la parcialidad Roja llego la respuesta ante estos cánticos. En este caso acordándose del denominado ascensor, en alusión al sube y baja por la categoría, habida cuenta del mal presente que atraviesa en el Torneo Federal, luego del ascenso desde la Liga Provincial.

DESDE CHICO YO TE VENGO A VER. Muchos recordarán este tradicional cántico. Sobre todo la gran cantidad de jóvenes, adolescentes y hasta más pequeños que se vieron en ambas tribunas, muchos de ellos jugadores de las canteras de Talleres y Olimpia.
SÍNTESIS
OLIMPIA 82 (71)

Agasse 38
Guanco 15
Nasi 3
Alfonso 14
Marzilli 8

Carboni 0
Albanese 2
Sánchez 2

DT: H. Camisasca


TALLERES 88 (71)

Jaime 13
N. Nader 14
Rivero 16
Lenardon 8
Pastori 21

Godoy 8
Gómez 0
A.Nader 2
Guaita 0
Dreiszigacker 6

DT M. Solanas


Parciales: 15-23, 33-41 y 52-64. Árbitros: Martín Tesoro-Leandro Cuello-Claudio Páez. Estadio: Luis Butta (local Olimpia)
Fuente: EL DIARIO

Temas:

BASQUET
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.