Recuerdo

El día que Paraná lloró a su ídolo

El 3 de enero de 1990, el emblema de Echagüe perdía la vida en un accidente automovilístico. El triple con Entre Ríos ante Tucumán, su obra eterna.
Agrandar imagen Cortando las redes en el Butta, la noche que se transformó en héroe.
Cortando las redes en el Butta, la noche que se transformó en héroe.
Se cumplen hoy 28 años del fallecimiento de Aníbal Sánchez, el gran ídolo de Echagüe, el “10 entrerriano”, uno de los deportistas más importantes del deporte paranaense, quien cuando se encontraba en el mejor momento de su carrera profesional perdió la vida en un accidente automovilístico cuando viajaba desde la capital entrerriana hacia Bahía Blanca, retornando a Olimpo, equipo que había comprado su pase unas temporadas atrás al AEC.

Aquel 3 de enero de 1990 fue un verdadero baldazo de agua fría para todo el mundo deportivo, no solo de Paraná.
Con tan solo 26 años, el Nene, como le decía Orlando Chungo Butta, se trasladaba hacia la localidad bonaerense junto a su esposa, Patricia Cipriani -estaba embarazada de dos meses de su hija María Agustina-; y María Florencia, su hija mayor.

Alrededor de las 16, a unos 200 kilómetros de Bahía Blanca, el auto en el que iba con su familia se despistó tras una mala maniobra cuando Aníbal se dio vuelta para hacerle un mimo a Agustina, mientras Patricia le cambiaba los pañales.

Aníbal nació en Paraná el 20 de septiembre de 1962. Hijo de Gladis Walquiria Caisso y Sirilo Sánchez, y hermano de Daniel, el mayor, y de Claudia.

Su historia con Echagüe surgió de muy pequeño, cuando vivía en calle Ruiz Moreno 1.080, a pocas cuadras del club.
A los 7 años, ya socio del Negro donde empezó natación, entrenando en la pileta del club el profesor Carlos Scocco, también monitor de básquet, lo llevó a practicarlo.

La imagen de Aníbal Sánchez entrenándose todo el día, pasándose horas y horas picando la pelota, era una fija por aquel entonces. Alguna vez Luis Zoff, otro histórico del AEC, resumió esto al contar que “no se despegaba ni un minuto de la pelota, y mientras sus amigos jugaban a la cachada, a la escondidas y al fútbol, Aníbal se pasaba horas y horas tirando al aro”.

El 11 de marzo de 1989, ese triple desde nueve metros contra Tucumán que le dio la victoria por 92 a 90 y el primer título en el Campeonato Argentino de Mayores a Entre Ríos, el cual hizo estallar de alegría al estadio Luis Butta, fue la obra que lo glorificó.
Fuente: EL DIARIO

Temas:

Recuerdo
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.