letras

Aguafuertes y relatos breves, sustanciosos, nunca insustanciales

En su primer libro, Wendel Gietz comparte una serie de textos en los que propone al lector transitar desde el plano de los hechos cotidianos a la reflexión, con un trasfondo en el pensamiento filosófico.
Agrandar imagen El autor comparte un enfoque sobre temas diversos que aborda a partir de acontecimientos cotidianos.
El autor comparte un enfoque sobre temas diversos que aborda a partir de acontecimientos cotidianos.
Wendel Gietz no escribe `porque sí´. Para él el acto de plasmar sus historias en textos es un compromiso profundo, correlato de su pasión por la lectura, actividad por la cual siente respeto reverencial.

Como todo lector avezado, este letrado paranaense albergó durante décadas un secreto escritor. Años estuvo entre sus anhelos poder pasar de un plano al otro. Finalmente, luego de mucha cavilación y también algunas tribulaciones –que expresan ciertamente genuino pudor y honesta humildad- acaba de editar `De pino o roble. Aguafuertes y relatos´, su primer libro, que presentó días pasados en el Centro Cultural La Vieja
Usina.

`En una biblioteca estamos rodeados por muchos cientos de queridos amigos encarcelados por un encantador en papel y cajas de cuero´. La cita de la frase escrita por el filósofo Ralph Waldo Emerson da la bienvenida al lector al mundo diverso y variopinto que Wendel Gietz despliega en 156 páginas.

Así, la frase del título da la clave a este trabajo –editado por Dunken- que, puede decirse, es una incitación a la lectura, un desafío formulado a otros por un lector voraz y consuetudinario.

`De pino o roble´ -que nomina una de las aguafuertes- encierra en sí mismo una opción con derivaciones posibles en la lectura y la interpretación. Una de ellas, filosófica, es la que se percibe gusta transitar este autor que plantea una dicotomía en torno a dos tipos de madera con las cuales se construyen objetos. Una de ellas, la de roble, fuerte, noble, costosa, duradera; más accesible y flexible, pero menos valorada y de menor duración, la otra.

`De pino o roble´ instala entonces, en sentido figurado, la posibilidad de especular sobre la durabilidad de las cosas, el horizonte de expectativas, los criterios que orientan las acciones, las obras, las realizaciones personales y las perspectivas con las que se encaran los proyectos y la existencia. Este registro reflexivo recorre cada pieza del volumen ya que es en el territorio especulativo del ensayo literario –género transitado con frecuencia décadas atrás pero hoy oculto, sin merecimiento en un cono de sombra-, en el cual se instala Gietz.

No hay pretensión desmedida en la prosa de Gietz. Su estilo es llano, directo, ameno, lo que no implica renegar de la profundidad del pensamiento. Los conceptos, puestos a la altura del lector común, dan cuenta del conocimiento del escritor y del estudio de materias filosóficas, sociológicas, históricas, antropológicas.

Lo anterior no implica que el lector avezado no halle también en estas páginas material de interés.

EXIGENCIA Y CORRECCIÓN. Nacido en Paraná, este abogado políglota que conoció gracias a su padre – a quien dedica el libro- la fascinación del encuentro con amigos más allá del tiempo y la distancia en los libros, ha cultivado desde su adolescencia un vínculo profundo con pensadores, escritores, poetas.

Con este marco, y conciente de sus propios límites en el arduo oficio de la escritura, Gietz ha acometido con prudencia la tarea de darse a conocer, de exponer públicamente algo de su universo íntimo. Para ello ha trabajado con exigencia la escritura y ese esfuerzo se traslada satisfactoriamente al resultado que con muchas prevenciones ha dado a conocer.

Por esta razón en esta serie de aguafuertes sobresalen la corrección en el empleo del lenguaje, el cuidado en la selección de los términos –con la inclusión de algunos vulgarismos-, corrección en la sintaxis y la claridad en lo que el autor desea transmitir y compartir.

“Después de incursionar en otras variantes narrativas –confía Gietz en el prólogo- elegí para compartir públicamente ésta: el Aguafuerte. Porque me siento cómodo escribiendo en voz alta, expresándome sin vueltas ni barroquismos en la brevedad del género que cultivaron antes con maestría Roberto Arlt, nuestro Fray Mocho y, en éstos días, el español Pérez Reverte”.

Y agrega, al fundamentar su elección: “Me aprovecho ex profeso de la concisión híbrida del Aguafuerte, que permite jugar caprichosamente con la ficción, tomar prestados recursos de la crónica; y, fundamentalmente, porque me brinda la intimidad del ensayo para proponerle al lector una mirada sobre ciertas cosas e interpelarlo”.

INTERPELACIÓN. Precisamente en este juego de interpelación es donde aparece más claramente la convocatoria que se efectúa al lector: la invitación al pensamiento. Se trata de reflexionar sobre diversas cuestiones a partir de considerar lo que sucede en lo cotidiano.

La finitud de la existencia, el destino, los encuentros imprevisibles, la lectura, el lenguaje, la tecnología, el futbol y tangencialmente la política y los recuerdos son puntos que se presentan a lo largo de estas aguafuertes en que campea el humor, la ironía, entre otros en una serie dedicada a personajes y estereotipos (`El bufón´, `el encarador serial´).

Sobresalen también un texto especial dedicado a Jorge Luis Borges, y otro a la novena Sinfonía de Beethoven, que se alternan con la crónica social enfocada desde la mirada del testigo que refleja la crudeza de situaciones (`Miseria´).

Tonificantes, estos relatos pueden transitarse a modo de pequeñas grageas diarias con las que se incorpora al organismo el necesario suplemento vitamínico que le permita desarrollar y desplegar un poco más sus potencialidades.

`De pino o roble´ entrega así un conjunto de relatos inspiradores y viscerales en los cuales con claridad se vislumbra su autor a través de las palabras.

Temas:

letras
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.