Colaboraciones

Recuperar la Pampa sumergida, sus islas y el continente

El incidente del submarino ARA San Juan ha puesto a buena parte de los argentinos a mirar donde casi nunca ponemos nuestra atención: nos ha hecho mirar hacia nuestro espacio marítimo.
Agrandar imagen
El territorio argentino abarca tres tipos de espacios relacionados entre sí: el terrestre, el marítimo y el aéreo. Sobre ellos, el Estado argentino ejerce la soberanía, es decir que es la máxima autoridad de esos territorios. Y el área marítima está compuesta por el mar adyacente a las costas continentales de Argentina y de sus islas, así como también, el lecho y subsuelo de sus áreas marinas, sus recursos vivos y minerales y sobre su espacio aéreo marino, de una superficie de 1.783.278 kilómetros cuadrados.

El Estado Argentino se ha ocupado históricamente de dejar asentada su soberanía marítima, sin embargo, luego de la derrota de Malvinas, de los problemas económicos que nos dejó la deuda externa y de un desarme unilateral de nuestro país, la posición argentina se ha debilitado en los hechos e incluso, en parte, de derecho.

El llamado “Acuerdo de Madrid” (de 1990) fue un pésimo antecedente para nuestra posición internacional, aunque en sentido estricto, fue una Declaración conjunta de las delegaciones de la Argentina y del Reino Unido dado que este instrumento jurídico no pasó por el Congreso, lo cual le resta valor. Pero hubiera sido importante que los gobiernos posteriores hubieran dejado sin efecto ante la comunidad internacional esa declaración, ya que al no hacerlo, le otorgamos un reconocimiento implícito a la posesión británica.

En sentido contrario, la 40° Comisión de Límites de la Plataforma que depende de la Organización de Naciones Unidas, por unanimidad, aprobó en 2016 el pedido argentino de extensión de su plataforma marina continental, que incluyó las Malvinas, las islas del Atlántico Sur y Antártida. Lo cual es muy importante, tanto en las zonas no disputadas con Gran Bretaña como en las que sí, si bien la ONU no se expide sobre el conflicto de soberanía en nuestro límite marítimo.

AVANCE. Aquí corresponde hacer mención a una excepcional política de Estado nacida en el Congreso Nacional por obra del diputado nacional (PJ por Tucumán), pero entrerriano de Villa Urquiza, el Dr. Florencio Gilberto Aceñolaza, que junto a la legisladora Elsa Kelly (UCR) fueron autores de la Ley Nacional 24.815 a través de la cual se creó la COPLA (Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental); que durante 20 años, estudió el alcance de la plataforma marítima argentina demarcando su límite exterior el cual se presentaba como el último límite irresuelto de la República. Las conclusiones del estudio fueron presentadas ante la ONU ajustándose a las normativas internacionales de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR).

Pero tan enorme espacio marítimo está expuesto al saqueo y a la depredación ya que no tenemos Fuerzas Armadas para contener los avances británicos posteriores a 1982, ni tenemos una Fuerza de Seguridad (Prefectura Naval) capaz de controlar la pesca ilegal en el Mar Argentino, en parte, autorizada desde 1986 por el Reino Unido, cuando estableció una zona de protección de 150 millas, alrededor de las islas a través de la Declaración de Pesquerías en el Atlántico Sudoccidental. Y que luego extendió a las 200 millas en diciembre de 1990. Y también en forma unilateral, decidió extender su control sobre las aguas que rodean a las Georgias y las Sandwich de 12 a 200 millas. Lo que sumado al sector antártico extiende la disputa con Londres a un total de 2.000.000 de kilómetros cuadrados.

ALCANCES. También es importante hacer notar nuestra falta de voluntad de contener la entrega de permisos de explotación de licencias de exploración y explotación de hidrocarburos que se iniciaron en el año 2010, mediante sanciones económicas, ya que no se ha aplicado la Ley Nacional N° 26659 que prohíbe hacer actividades petroleras en la plataforma continental argentina sin autorización, que incluye a las Islas Malvinas. Entre las sanciones contempladas se incluye la pérdida de las concesiones petroleras en territorio nacional, aunque la empresa que opere ilegalmente en Malvinas sea sólo accionista de la empresa concesionaria, pero las mismas nunca se efectivizaron.

Es evidente que el pueblo argentino no es consciente del enorme territorio y de lo que implicaría como riqueza la explotación sustentable de los recursos de nuestro mar, para comprenderlo sólo bastaría ver cómo ha crecido el nivel de vida de los kelpers en las últimas décadas. Pero esto no es parte del debate electoral, ni de presiones sociales, entonces los gobiernos no se sienten interpelados por estas cuestiones y sólo hechos anormales como el registrado con el submarino San Juan nos recuerdan esta problemática.

Ojalá sirva este lamentable incidente para comprender primero el nivel de indefensión de nuestro país y el abandono que hemos hecho de nuestra Pampa sumergida, porque si no cambia la percepción de nuestro espacio, de nuestra riqueza y de nuestra dignidad como pueblo nos seguiremos hundiendo en la decadencia material y espiritual en que ya estamos.


*Profesor. Docente. Integrante del Centro Cultural Hijos de Fierro.
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.