Colaboraciones

Desvelando el poder, la filosofía en los contextos de encierro

Este artículo tiene por finalidad comunicar la experiencia de un taller de Filosofía de la Uader en la Unidad Penal N° 1 de Paraná.
Agrandar imagen
Este artículo tiene por finalidad seguir comunicando la experiencia de un grupo de tres estudiantes de Filosofía (me incluyo) de la Universidad Autónoma de Entre Ríos que vienen realizando en la Unidad Penal N° 1 de hombres “Doc. Juan José O´Connor” de la ciudad de Paraná un taller de filosofía. Dicho taller, se desarrolla en encuentros semanales los viernes de cada mes en el horario de 8.30 a 10.30 con la participación de aproximadamente 20 estudiantes privados de su libertad. El objetivo principal es que los estudiantes puedan adquirir/aprehender conceptos filosóficos fundamentales para pensar por un lado su situación de cárcel y por el otro el contexto sociopolítico actual. Las nociones estudiadas son por ejemplo las de Poder, Subjetividad, Derecho, Autonomía, Libertad entre otras.

A raíz de un incremento en el número de participantes en este taller (de 8 estudiantes pasamos a tener cerca de 20) decidimos preguntarles los motivos por los cuales se sumaron al curso, a lo cual respondieron (son sus palabras textuales no parafraseadas):

Estudiante 1: “Vengo a clases para superarme, intercambiar opiniones, aprender más sobre mí mismo y mis reacciones. Ser mejor persona. Aprender”.

Est 2: “Lo que espero de este curso es ampliar mis conocimientos con respecto a desenvolverme lo mejor posible en la vida. Lo que me motiva es el aprendizaje” .

Est 3: “Me motivo a venir al taller de filosofía la materia de filosofía en la escuela, me parece muy productivo, te deja mucho para repreguntarse y lo que se valora mucho son las personas que se toman su tiempo para poder enseñarnos. Como alumno del taller de filosofía estoy muy conforme y así también con las personas que lo hacen”.

Est 4: “Lo que me motivo a venir a este curso es que pueda relacionarme, dialogar con otras personas, compartir ideas, poder despejar mi mente, y lo principal aprender cosas nuevas. Y agradezco la oportunidad a la dirección por el curso para poder seguir aprendiendo”.

Est 5: “Es la tercera vez que estoy en la clase de filosofía y me parece muy interesante las cosas que están explicando y estoy muy motivado para venir cada clase, porque me parece muy interesante el aprender día a día algo más, tendría una pregunta, sería: ¿De dónde y cómo se formó las especies que están en la tierra y el ser humano?”.

Est 6: “Me parece muy bueno el curso de filosofía, te hace ver la realidad de cómo son las cosas, se comparten muchas cosas. Me hace sentir bien. Miramos videos que son reales. Te explican diferentes cosas desde otras perspectivas. ¿Que espero? Espero que esto continúe porque cada vez somos más en el grupo. Además el curso está abierto para todas las personas porque todos somos iguales a la hora de interactuar”.

Est7: “La clase me parece muy interesante ya que también la doy en la escuela y me gusta, espero poder seguir viniendo y terminar el curso. Los profes de 10 para un 11”.

ESTIMACIONES. Podemos sacar como conclusiones, siguiendo los aportes de mi anterior artículo “La filosofía abriendo las rejas del encierro” http://www.eldiario.com.ar/edicion-impresa/la-filosofiacutea-abriendo-las-rejas-del-encierro.htm que el taller de filosofía se posiciona como “el lugar de lo posible”, donde tanto universitarios como estudiantes en contexto de encierro disputan los sentidos de la realidad social y política que nos toca vivir. En este espacio, la palabra es acción, la educación es práctica de libertad, lo humano sale a la luz más allá de cualquier causa judicial.

Los tres estudiantes que llevamos adelante este taller nos ponemos como meta tratar que los estudiantes detenidos puedan pensarse como sujetos con derechos y obligaciones (persona jurídica) que habitan en una estructura social donde prevalece el interés económico por sobre la condición humana (capitalismo). Trabajar en contextos de encierro implica interactuar con “subjetividades laceradas” (vidas construidas en la marginalidad) por lo cual la tarea principal del taller es ayudar a construir pensamiento crítico (construir relato dirá el psicoanálisis) en los estudiantes para que puedan introducirse en la sociedad (nada de reinsertar ya que el detenido jamás tuvo un lugar en la sociedad). En fin, el objetivo es construir subjetividad, es formar identidad simbólica en el estudiante (“soy alguien porque tengo conocimiento de lo que pasa”) para que pueda afrontar la vida de otro modo. También otro punto, es que se “despierte” el deseo de seguir conociendo, de aprender más, de ampliar las ganas de saber lo que ofrece la cultura. Por tanto, en este taller la educación se entiende como la acción transformadora que interactúa a partir de las creencias de los detenidos para construir sobre ello pensamiento/discurso racional (consistente del mundo diría Alain Badiou) mediante la capacidad crítica de la filosofía (Enseñamos a pensar seriamente para transformar “vidas” humanas). Para lograr esto, se utilizan recursos pedagógicos como el cine, la literatura y la música, que acercan desde la vida cotidiana a ciertas problemáticas filosóficas. Por ejemplo, en un encuentro trabajamos la importancia de la filosofía en relación al contexto de encierro con el video “La Alegoría del mito de la caverna de Platón” del programa televisivo “Mentira la Verdad” del filósofo argentino Darío Sztajnszrajber. En otra ocasión, para trabajar las construcciones sociales sobre el delito miramos un capítulo “No matarás” de la serie dramática “El Decálogo” (1989) del director polaco KrzysztofKiéslowski. Los estudiantes con estas producciones se sienten muy a gusto, ya que los introduce en un mundo ficticio que invita a pensar problemas muy humanos. También, el cine es un buen recurso para que los mismos puedan brindar sus opiniones al respecto.

MOTIVACIONES. Por tanto, se puede observar que en el taller de filosofía nos proponemos interactuar con la cultura, introducir al mundo de los significados, habitar el lugar en el cual los sueños le ganen a los miedos y las palabras eviten la violencia (palabras cuidadas ya que también los discursos generan violencia). Para esto, desde la perspectiva de Foucault, pensamos que la importancia en los contextos de encierro es la de enseñar a “cuidarnos” de los discursos de saber y de poder que dominan y construyen el tejido social. Alertar sobre la legitimidad de ciertos discursos nos pone en la discusión sobre las prácticas sociales que nadie cuestiona porque pertenecen a la vida cotidiana y al sentido común. Ejemplo (dado en clase): Cuando vas al médico a hacerte un estudio de la próstata (puede ser un estudio ginecológico en la mujer) dejas que te toque las partes íntimas porque reconoces que tiene autoridad (saber) para tocarte (tiene un título de médico),y por tanto escuchas atentamente lo que te dice (aceptas su discurso). Este discurso tiene efectos en la vida humana ya que las palabras del médico (el diagnóstico) provocan cambios de ánimo en el paciente (puede tranquilizarse o alarmarse). Imagínense si el médico no tendrá poder que con solo decirte “desvestite” uno empieza a quitarse la ropa. La pregunta evidente es ¿Quién cuestiona este tipo de prácticas? ¿Por qué no puede ser entendido el hecho como una violación? ¿Acaso no es la sociedad la que construye el poder? En resumidas cuentas en las instituciones abunda el poder y no es más que el conjunto de los discursos y las prácticas que la sociedad quiere escuchar (legitima como válidos a partir del derecho).


Especial para EL DIARIO.
*Alumno de Filosofía de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la UADER.
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

¿Deseas reportar este comentario?

No Si
Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación... [X]

¡Escribí tu comentario!

[X]
* 600 caracteres disponibles
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. eldiario.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.